Híbridos y Eléctricos

EL AÑO MÁS DIFÍCIL PARA ELON MUSK

El 2017 de Tesla, un año para olvidar

El año pasado Tesla sufrió varios contratiempos, desde los problemas de producción de sus coches, la falta de evolución en tecnología autónoma y las dificultades de SolarCity.

tesla-model-s-supercharger-station
El 2017 de Tesla, un año para olvidar

El 2017 fue un año difícil para Tesla. La firma de Elon Musk no pudo cumplir los objetivos de producción de sus coches y tuvo problemas con la firma SolarCity. Sin embargo, el mayor golpe que recibió la compañía de Silicon Valley fue el avance de la competencia en materia de conducción autónoma, una tecnología que Tesla emprendió hace varios años con el Model S y que podría haber descuidado demasiado durante el pasado año.

Estas son las razones por las que el 2017 fue un año año para Tesla.

Retrasos del Model 3

Se suponía que 2017 sería un año clave para el Tesla Model 3. Según las propias proyecciones de Tesla, debían producir 5.000 Model 3 por semana para finales de 2017. En cambio, la compañía fabricó 2.425 unidades durante el último trimestre.

Elon Musk ahora dice que la producción del Model 3 llegará a 5.000 unidades por semana a mediados de 2018, pero tal retraso será perjudicial para las finanzas de Tesla. La firma californiana está desembolsando más de 1.000 millones de dólares anuales en gastos operativos, mientras que invierte miles de millones para construir plantas de fabricación.

Si Tesla no logra cumplir con su meta de producción semanal, se quedará rezagada con respecto a la competencia. Recordemos que el Chevrolet Bolt vendió 23.297 unidades en 2017, superando al Model X (21.315) y no muy lejos del Model S (27.060).

Problemas de Solar City

Se han escuchado pocas buenas noticias acerca de SolarCity después de que Tesla la adquiriera. La compañía de energía solar ha despedido a miles de trabajadores y ha reducido su participación en el mercado, y este año todo indica que será superada por sus principales rivales, Sunrun y Vivint Solar.

Conducción autónoma

Según los analistas, el año pasado Tesla se retrasó en la carrera por la conducción autónoma. Mientras que General Motors, Ford y Waymo (filial de Alphabet) invirtieron miles de millones en tecnología autónoma, Tesla ha estado ocupada solucionando los problemas de producción del Model 3. No parece que en 2018 la situación de la conducción autónoma vaya a cambiar para Tesla, debido a que no tiene el capital para invertir en la tecnología, como sí lo pueden hacer sus rivales.

Conversaciones: