Híbridos y Eléctricos

DEMORA LA PRODUCCIÓN DEL R1T Y DEL R1S

Rivian muestra el avance de su fábrica de coches eléctricos antes de cerrar sus instalaciones

Rivian tenía previsto arrancar la producción del R1T y del R1S antes de finales de este año en su fábrica de Illinois, que actualmente está en fase de remodelación, pero el coronavirus le ha obligado a detener los trabajos.

Progreso de la fábrica de Rivian en Normal, Illinois.
Progreso de la fábrica de Rivian en Normal, Illinois.

Además de todas sus oficinas, la pandemia del coronavirus también ha obligado a Rivian a detener la remodelación de la factoría en la que fabricará los dos coches eléctricos que ya ha presentado, el R1T y el R1S. Antes de llegar a este punto, la empresa americana grabó un vídeo, que ahora publica, en el que se muestra el avance de los trabajos de adecuación de la antigua fábrica de Mitsubishi situada en lllinois. La crisis actual obligará a retrasar el cronograma de trabajos, que la empresa ha dicho que tratará de minimizar, aunque dependerá de cómo evolucione la situación.

De la mano de su CEO, RJ Scaringe, Rivian no ha seguido la estrategia de otras startups creadas al albor de la electrificación de la industria del automóvil. En lugar de anunciar grandes lanzamientos y fechas de entrega antes de tener nada sólido detrás de sus paredes, se ha centrado en su tecnología eléctrica. De hecho se mantuvo en secreto desde 2009 a 2017 hasta tener todos los cabos bien atados para sus modelos y para sus planes de fabricación. Rivian se ha convertido en una de las startups mejor financiadas del mundo, gracias a las sucesivas inversiones que ha recibido como los 700 millones de dólares de Amazon, los 500 millones de Ford y los 350 millones de Cox Automotive.

El Rivian R1T y el R1S serán más baratos de lo esperado

Rivian R1T y el R1S.

Desde la presentación de los dos coches eléctricos que inaugurará su catálogo, el pick-up R1T y el SUV R1S, construidos sobre la misma plataforma, ​ha estado modernizando la fábrica para producir esos vehículos eléctricos, una antigua instalación en Illinois en desuso propiedad de Mitsubishi.

Debido a la crisis del coronavirus, Rivian dejó de trabajar en la fábrica, aunque los empleados han podido seguir desde su casa en aquellas tareas que es posible hacer de forma remota. “Hemos cerrado todas las instalaciones para proteger a nuestro equipo y ayudar a frenar la propagación de COVID-19”, afirma en un comunicado. Si bien Rivian tenía previsto arrancar la producción a finales de este año, esta situación ha obligado a redefinir los flujos de trabajo para continuar avanzando. “Si bien esperamos cierto nivel de demora, estamos trabajando para minimizar la interrupción de nuestro cronograma para el lanzamiento de nuestros vehículos”.

Antes de cerrar la fábrica, Rivian grabó un vídeo en el que muestra el avance de los trabajos. Aunque en principio iba a ser dedicado a uso interno para que el equipo interno pudiera ver el progreso, la empresa ha decidido hacerlo público.

Rivian también está trabajando en el despliegue de una red de estaciones de recarga en ubicaciones clave que hasta ahora no han sido contempladas por ninguna otra red actual, como como parques nacionales y zonas de aventura. El R1T y el R1S se aprovecharán de las redes existentes, ya disponibles en la actualidad, para las recargas en carretera puesto que su sistema es compatible con la mayoría de ellas.

Conversaciones: