Híbridos y Eléctricos

CON UN PRESUPUESTO DE 323.000 EUROS

Una universidad española lidera un proyecto para reutilizar baterías de coches eléctricos

La UPV lidera un proyecto para reutilizar baterías de litio de vehículos eléctricos. A finales de año espera tener la primera batería que se probará en el eco-barrio La Pinada de Paterna.

Una universidad española lidera un proyecto para reutilizar baterías de coches eléctricos.
Una universidad española lidera un proyecto para reutilizar baterías de coches eléctricos.

La Universidad Politécnica de Valencia lidera junto a Sustainable Towns, promotora del eco-barrio La Pinada de Paterna, un proyecto europeo para reutilizar baterías de litio de vehículos eléctricos para almacenar energía que, con un presupuesto de 323.000 euros, espera a finales de este año entregar la primera batería.

El proyecto, que cuenta con otros empresas como Albufera Energy y Fibernova, se desarrollará en 18 meses y a finales de este año se deberá entregar la primera batería de segunda vida a Sustainable Towns, que la integrará y probará en sus instalaciones de La Pinada Lab como parte de las pruebas piloto que se van a llevar a cabo.

Esta iniciativa Lions2Life, un proyecto europeo promovido por EIT-Climate-KIC, pretende reutilizar las baterías de litio de los vehículos eléctricos para almacenar energía y está orientado sobre todo a los sistemas de movilidad eléctrica compartida que empiezan a proliferar en nuestras ciudades: patinetes, bicicletas y motos eléctricas.

Economía circular sostenible

Ante el auge en las ciudades de este tipo de vehículos busca "la manera de no generar montañas de este tipo de residuos, sino que formen parte de una economía circular sostenible, donde al final de su vida, las baterías pasen a formar parte de los sistemas de almacenamiento de energía renovable".

El proyecto ha generado una gran expectativa tanto en el sector de la movilidad compartida como en el de las energías renovables, según los impulsores que han detallado que los primeros buscan una forma de poner en valor sus baterías usadas, mientras que los segundos buscan soluciones de almacenamiento que sean rentables y les permitan acomodar la oferta y la demanda de energía.

Tanto es así que los responsables del proyecto se plantean la posibilidad de ofrecer alianzas a dichas empresas para ofrecerles el desarrollo de las soluciones tecnológicas que necesitan.

Ayuntamientos como los de Ribarroja del Turia o Paterna, socios del proyecto, coordinados y representados por la asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (AVAESEN) a través de su Think Tank Smart Cities han mostrado también su interés y Otros ayuntamientos están en proceso de evaluación.

Entidades medioambientales como ECODOM (Italia) y Recyclia (España) coordinan sus esfuerzos dentro del proyecto para que la re-utilización de las baterías sea una realidad que pueda trasladarse al resto de países de la Unión Europea.

Existe mucha incertidumbre sobre la duración de las baterías de Litio y su posible reutilización, según los responsables del proyecto que han explicado que por eso se van a desarrollar equipos y sistemas de medida de dichas baterías para establecer criterios de reutilización.

Soluciones técnicas

Las baterías que utilizan los vehículos eléctricos son de distintos tipos y provienen de diversos fabricantes, pero todas comparten un mismo elemento unidad: las células del formato 18650. Este proyecto va a desarrollar las soluciones técnicas necesarias para extraer dichas células, analizarlas, clasificarlas, y construir con ellas una nueva batería.

Estas nuevas baterías podrán instalarse en una vivienda con paneles solares, donde podrán durar diez años y hacer que la vivienda sea completamente autónoma. O podrán formar parte de una instalación industrial más grande que se utilizará para almacenar los excedentes de energía solar de un campo fotovoltaico.

El proyecto también va a estudiar cual es la situación actual del sistema de reciclado de las baterías de Litio, y cuales son las claves para que se aumente el porcentaje de reutilización y de reciclado de las mismas.

También se va a cuantificar la cantidad de baterías que se desechan al año, y compararlo con las necesidades de almacenamiento de energía, para cuantificar el tamaño potencial de este mercado de reutilización.

Finalmente se va a promover a través de los ayuntamientos la creación de sistemas de economía circular en los que las baterías de los sistemas de movilidad eléctrica acaben utilizándose para almacenar parte de la producción de energía renovable.

Conversaciones: