Híbridos y Eléctricos

INFORME PUBLICADO POR SHIMANO

El coronavirus lleva a las bicicletas eléctricas a sus mejores datos de ventas de los últimos años

Respecto al año pasado, el número de ciudadanos europeos dispuesto a comprarse una bicicleta eléctrica ha aumentado en un 24%: la distancia social está animando a muchos a emplearlas como medios de transporte.

El coronavirus está haciendo crecer el mercado de las bicicletas eléctricas en Europa.
El coronavirus está haciendo crecer el mercado de las bicicletas eléctricas en Europa.

Según un reciente informe publicado por Shimano, el número de ciudadanos europeos que ya posee una bicicleta eléctrica ha aumentado en un 8% respecto al año pasado. Además el porcentaje de ellos que tiene pensado adquirir una este mismo año se ha incrementado en un 17% respecto año pasado. Si bien antes de la pandemia del coronavirus ya se apreciaba un incremento en las ventas, las circunstancias sanitarias, que lo han convertido en un medio de transporte seguro, han acabado de darle el gran empujón que necesitaba.

Las bicicletas eléctricas se están convirtiendo en un medio de transporte cada vez más común en las ciudades de todo Europa. Los europeos se están adaptando a grandes cambios en su vida diaria para hacer frente a la pandemia del coronavirus y las bicicletas eléctricas pueden desempeñar un papel importante en este futuro incierto. Así lo ha detectado el Shimano Steps E-bike Index 2020, un informe que tiene como objetivo comparar las actitudes hacia las bicicletas eléctricas en los principales países europeos.

El trabajo de campo para este estudio se llevó a cabo entre el 30 de marzo y el 29 de abril de 2020. La encuesta se llevó a cabo on line y la muestra entrevistada ha sido de 13.412 adultos distribuidos entre Holanda, Italia, Dinamarca, Francia, Suecia, Alemania, Reino Unido, Suiza, Noruega, España y Polonia

En sus conclusiones afirma que, en comparación con el año pasado, el número de ciudadanos europeos que ya posee una bicicleta eléctrica o tiene previsto comprarse una se ha incrementado en un 24%. Además, el 11% de sus usuarios potenciales dicen que actualmente nunca usan una bicicleta convencional.

Bicicleta eléctrica Cowboy 3

Bicicleta eléctrica Cowboy 3.

Más específicamente, Reino Unido, con solo un 7%, es el país con menor cantidad de ciudadanos dispuestos a probar esta forma de movilidad. En el otro extremo está Italia, donde uno de cada tres (el 30%) afirmaron que están dispuestos a comprar, o al menos a probar una, este mismo año. En algunos países como Dinamarca, Suiza y el propio Reino Unido, se observan signos prometedores entre las generaciones más jóvenes: entre 18 y 24 años son más propensos a usarlas que los otros grupos de edad.

El informe también ofrece datos para España. El 39% estaría dispuesto a utilizar una bicicleta eléctrica para acudir a su trabajo. Si esta cifra se hiciese realidad, significaría que en los próximos años el mercado español se disparará respecto al actual.

El debate entre el deporte y el transporte (y el medioambiente)

En todos los grupos de edad hay una pequeña percepción de que la bicicleta eléctrica no ayuda a mejorar la salud física. Sin embargo, un estudio reciente realizado por el International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity mostró evidencias de que las bicicletas eléctricas pueden mejorar la aptitud cardiorrespiratoria y que contribuyen a cumplir con las recomendaciones mínimas de actividad física diaria: “Estos vehículos son una alternativa potencial al ciclismo convencional".

El 31% de aquellos que utilizan habitualmente una bicicleta afirman que el uso que le darían a una eléctrica estaría relacionado con actividades de ocio, lo que sugiere que el atractivo de una bicicleta eléctrica no se limita sólo a servir como medio de transporte. De este grupo, el 28% utiliza la bicicleta eléctrica para sus desplazamientos habituales. Un tercio (el 32%) afirman que comprará o usará una este año para poder recorrer distancias más largas con una orografía más compleja y un 30% para mejorar su estado físico y un 22% el mental. En Holanda, donde un 78% de la población se desplaza en bicicleta al menos una vez al mes, el 39% de ellos afirma que utilizaría la bicicleta eléctrica para reducir el esfuerzo.

Uno de cada cinco (el 18%) de los encuestados antepone razones ambientales para el uso de una bicicleta eléctrica. En el grupo de edad entre los 18 y los 24 años este porcentaje alcanza la cuarta parte.

Fiido D11 bicicleta electrica plegable

Fiido D11.

Conclusiones

El salto de un sistema de transporte convencional a una bicicleta eléctrica es una decisión que se ve afectada por muchos factores diferentes. "Este informe sirve para arrojar luz sobre esos factores”, asegura el gerente de marca Shimano, Jeroen Van Vulpen.

Con la crisis sanitaria la distancia social ha adquirido mayor importancia y los medios de transportes convencionales (ferrocarril, autobuses o transbordadores) no pueden asegurarla. La demanda de seguridad ha provocado un interés cada vez mayor al mercado de las bicicletas eléctricas.

Tras el coronavirus

Actualmente, la demanda mundial de bicicletas supera la capacidad de fabricación, lo que ha hecho crecer los plazos de entrega, que siguen aumentando. En Francia, por ejemplo, las ventas se duplicaron en mayo y junio en comparación con el año anterior, según informó la agencia de noticias AFP. Para atender esta demanda en rápido crecimiento, empresas tan conocidas como Decathlon han multiplicado por cinco sus pedidos a China.

La gran pregunta es si esta tendencia al crecimiento de las ventas continuará después de la crisis actual. ¿Buscarán los europeos formas más sostenibles y activas para desplazarse? ¿Cuál será la estrategia de la industria de la bicicleta para atenderla?

Conversaciones: