Híbridos y Eléctricos

EL NOMBRE DEL PRODUCTO

Las estrategias de los fabricantes para la nomenclatura de sus coches eléctricos

Dependiendo de cada fabricante, la estrategia empleada para la nomenclatura de sus coches eléctricos es diferente. Así hay quien mantiene la misma que para los de combustión y quien ha preferido una línea de producto totalmente diferenciada.

nombre de los coches electricos
Cada fabricante de automóviles ha optado por una estrategia para los nombres de sus eléctricos que le permita diferenciarlos y a la vez convencer a sus clientes.

Durante los últimos años, los fabricantes de automóviles han tenido que hacer hueco es su oferta de productos a sus nuevos coches eléctricos y con ello a decidir qué estrategia utilizar para comercializarlos. En esta juega un papel fundamental la nomenclatura del modelo. En este aspecto los enfoques son claramente diferentes en cada casa. La velocidad a la que se está produciendo la electrificación y el cambio tan grande que conlleva ha provocado que existan diferentes líneas de pensamiento a la hora de nombrar sus productos. ¿Es mejor estrategia mantener los nombres de los de combustión o es mejor, simplemente, empezar de cero?

En Europa hay de todo. Algunos fabricantes han decidido separar como una familia completamente diferenciada a los nuevos coches eléctricos de su catálogo. Los fabricantes alemanes, BMW, Mercedes, Audi y Volkswagen, son una evidencia de ello. En el caso de los de Bavaria han optado por añadir una “i” a la nomenclatura de su gama de combustión. Mercedes ha creado la familia EQ para diferenciar sus eléctricos, aunque para 2030, cuando solo venda esta tecnología y no existan coches térmicos en su gama, retomará su denominación clásica.

Volkswagen comenzó añadiendo una “e” al nombre de sus primeros coches eléctricos, cuando todavía eran modelos derivados de la gama térmica (e-up!, e-Golf). Pero todo cambió cuando llegó su familia I.D que se ha convertido en una identidad por sí misma y que ha generado una nueva denominación para todos sus eléctricos. Por su parte Audi decidió mantener los nombres habituales añadiendo el llamativo apellido e-tron a aquellos que contaban con propulsión eléctrica.

Audi A6 e-tron concept
El apellido e-tron aparece en todos los coche eléctricos de la marca de los cuatro aros.

Por otro lado están las marcas francesas. En el caso de Stellantis, la estrategia de electrificación trata de mantener, en casi todas sus marcas, una misma carrocería para albergar tanto variantes de combustión, como eléctricas, como híbridas enchufables. En este caso, el añadido de la letra “e” delante o detrás del nombre es suficiente para distinguir unos de otros. El caso de Renault empezó siendo diferente porque en su gama ha mezclado un coche como el Zoe, creado como eléctrico con nombre propio, la variante eléctrica de su furgoneta Kangoo, y también el desaparecido Fluence, que para diferenciarse recibieron el apellido Z.E. Actualmente, con su nuevo plan Renaulution y sus pasos hacia la electrificación, su intención es mantener los nombres de los vehículos y añadirles el apellido E-Tech, hasta llegar a ser una marca completamente eléctrica.

Al otro lado del charco, en Estados Unidos, la mayoría de los fabricantes de automóviles tradicionales han optado por emplear nombres iguales o muy similares a los que ya venían utilizando antes de la transición a los que han añadido la etiqueta EV (electric vehicle) para diferenciarlos. Es el caso del Chevrolet Blazer EV o el Silverado EV, aunque también hay nuevos nombres para algunos modelos como el Chevrolet Bolt o el Cadillac Lyric. Ford, que es uno de los grupos que más está apostando por el cambio, también está jugando con esta estrategia, aunque de una forma diferente. Por un lado la versión eléctrica de su pick-up de más éxito ha recibido un apellido diferente: Ford F-150 Lightning, mientras que para su primer turismo eléctrico ha preferido apuntar a las emociones y le ha colocado el mítico nombre que emplea para sus deportivos más icónicos, Mustang, con un apellido para diferenciarlo como eléctrico.

kia-ev6-portada
Kia ha decidido emplear la nomenclatura EV para sus coches eléctricos.

En Corea, Hyundai y Kia han adoptado enfoques ligeramente diferentes. Kia ha decidido cambiar por completos sus nombres habituales para pasar a la denominación EV seguida de un número, cuyo primer representante es el EV6. Hyundai, que empezó lanzando un modelo bajo el nombre IONIQ, ha acabado quedándose con él para crear prácticamente una marca nueva que se basará en la numeración para distinguir sus tamaños.

Cada una de las marcas ha apostado fuerte para asegurarse de que sus vehículos eléctricos sean fácilmente identificables para los clientes y que estos acepten su esquema de nombres. Será interesante comparar las estrategias actuales con las que se emplearán dentro de diez años, cuando probablemente ya no sea necesario distinguirlos de los de combustión, porque no existirán.

Conversaciones: