Híbridos y Eléctricos

SALÓN DE LOS ÁNGELES 2019

Bollinger presenta oficialmente el B1 y el B2, sus dos todoterreno eléctricos radicales

Bollinger ya comienza a admitir reservas del B1 y del B2, los dos 4x4 eléctricos radicales que destacan por el minimalismo de su equipamiento y porque han sido concebidos para afrontar cualquier terreno, por difícil que este sea.

Bollinger B1.
Bollinger B1.

Bollinger Motors ha presentado en el Salón de Los Ángeles sus dos 4x4 eléctricos y radicales, uno en formato pick-up, el B1 y otro en formato todoterreno, el B2, para los que ya ha abierto las reservas previas a través de un depósito reembolsable. Esta señal forma parte del precio final de estos vehículos, que Bollinger ya ha dicho que estarán disponibles a partir de 125.000 dólares en Estados Unidos. Esta cantidad los convierte en un vehículo premium por precio, aunque minimalista por sus equipamientos y cuya diferenciación es su desempeño para atravesar cualquier terreno y para funcionar durante mucho tiempo,

Tanto el Bollinger B1 como el B2 están basados ​​en la plataforma tipo patinete desarrollada internamente por la empresa. El chasis y la carrocería están fabricados en aluminio, lo que aligera su peso y los hace sencillos de fabricar y reparar, puesto que los paneles de la carrocería se reemplazan con mucha facilidad.

Bollinger B2

Bollinger B2.

Diseñados para un uso todoterreno extremo, los dos tienen una distribución de peso 50-50, una altura libre al suelo de 40 centímetros (y variable entre 25 y 50 centímetros), unas suspensiones capaces de ofrecer hasta 25 centímetros de recorrido y frenos de disco ventilados completos de 30 centímetros de diámetro. La capacidad de remolque de 3.402 kg y la carga útil que pueden transportar es de 2.359 kg, con una puerta de carga de la zona de almacenamiento patentada por la marca.

Las dos variantes utilizan el mismo tren de potencia eléctrico formado por dos motores eléctricos, uno en cada eje, que les proporcionan tracción a las cuatro ruedas. La potencia total combinada es de 458 kW (614 CV) y un par motor de más de 900 Nm capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h. Todavía se desconoce la autonomía que homologará la inmensa batería de 120 kWh de capacidad. La de los prototipos previos, de 100 kWh, homologarían, según la empresa, hasta 320 kilómetros, por lo que es de suponer que con un 20% más puedan acercarse a los 400 kilómetros.

Bollinger B1-2

Bollinger B1.

Para suplir la ausencia de una reductora, como en el caso de los 4x4 de combustión, Bollinger ha introducido una caja de cambios automática de dos marchas, una para las velocidades altas y otra para las bajas, combinadas con bloqueos de diferencial electrónicos en los ejes delantero y trasero. Esta configuración les permite manejarse tanto en los terrenos más complicados como en una carretera convencional.

Bollinger dice que hasta 30.000 personas han expresado ya su interés por estos dos nuevos vehículos para los que planea comenzar la producción en 2021. 

Rivales

Los dos Bollinger competirán con rivales como el R1T y el R1S de Rivian o el todoterreno más vendido en Estados Unidos, el Ford F-150, que próximamente también contará con una variante eléctrica. Cuando, en 2015, el diseñador industrial Robert Bollinger comprobó cómo los modelos tradicionales tenían grandes deficiencias para funcionar en un ámbito agrario se propuso “reinventar los todoterrenos, no solo electrificarlos". Por eso, con Bollinger Motors se propuso hacer algo nuevo, construir el mejor todoterreno del mundo, sin concesiones al lujo, y casi indestructible, lo que lo diferencia de los todoterrenos mucho más lujosos de la competencia.

Conversaciones: