Híbridos y Eléctricos

PRECIOS OFICIALES

Karma reivindica los coches eléctricos de autonomía extendida con la nueva gama del GS-6

Karma ha anunciado los precios oficiales de su nuevo modelo eléctrico de autonomía extendida, el GS-6, derivado del antiguo Fisker Karma y heredero de la tecnología del Revero. En un futuro les acompañarán una versión totalmente eléctrica y la serie de SUV eléctricos GX-1.

Karma GS-6
Gama Karma GS-6, compuesta por dos eléctricos de autonomía extendida y un eléctrico puro.

Karma Automotive ha revelado los precios de la gama GS-6 que está formada por dos versiones eléctricas de autonomía extendida. La versión base denominada GS-6 tendrá un precio de 83.900 dólares (69.200 euros), y estará propulsada por un dos motores eléctricos y un generador de gasolina. El mismo esquema mueve el GS-6S, que ofrecerá un mayor rendimiento y elevará el precio hasta los 103.900 dólares (85.700 euros). Por último, la versión totalmente eléctrica, que se ofrecerá en dos capacidades de batería y equipamiento arrancará en 79.000 dólares (65.200 euros)

Junto a los precios oficiales en Estados Unidos de la gama GS-6, que está previsto que lleguen al mercado este mismo año, Karma adelantó la Serie del GX-1, un SUV eléctrico que tiene prevista su llegada para el año que viene. Empleará la nueva plataforma eléctrica global y de la que derivan todos los eléctricos de autonomía extendida y eléctricos puros alimentados por baterías de la marca.

Serie del GX-1 SUV electrico

Futura Serie Karma GX-1, formada por diferentes variantes de un mismo SUV eléctrico.

En 2014, Fisker tuvo que declarar la bancarrota tras una corta existencia en la que no pudo hacer frente a las exigencias de la industria de la automoción. A partir los restos de Fisker y con el apoyo del grupo chino Wanxiang, su fundador Henrik Fisker, se hizo con la compañía por una suma de alrededor de 150 millones de dólares. El Fisker Karma inspiró el nombre de la marca pero cambiaba de apellido para pasar a ser el Karma Revero, que fue relanzado en 2017.

Gama GS-6, dos eléctricos de autonomía extendida a los que se sumará un eléctrico puro

La inversión en la empresa de más de 2.000 millones de euros ha dado como resultado la nueva gama GS-6, que, exteriormente, parece idéntica al Fisker Karma que fue presentado en el Salón del Automóvil de Detroit en 2008. El GS-6 es esencialmente un modelo basado en el Revero GT 2020, que ya se apoyaba en el diseño del Fisker Karma original, aunque con tecnologías evolucionadas, mayor autonomía eléctrica y, según la opinión de los expertos, ofrecía mejores sensaciones de conducción.

Según Karma Automotive, habrá que esperar una década o incluso algo más para que los coches cien por cien eléctricos sean la tecnología dominante. En este periodo de transición, Karma cree que las tecnologías híbridas serán las protagonistas. El GS-6 funciona como un vehículo eléctrico de autonomía extendida en el que el único motor que mueve el coche es el eléctrico, siendo el de combustión un generador de energía.

La batería de 28 kWh de capacidad alimenta a dos motores eléctricos traseros cuya combinación genera 400 kW de potencia (536 CV) y 746 Nm de par. El motor de combustión, fabricado por BMW es un tricilíndrico de gasolina con turbo de 1,5 litros que genera 170 kW (228 CV), pero que funciona únicamente como un generador para recargar la batería.

Las versiones, Standard, Luxury y Sport, se diferencian por el equipamiento y las prestaciones. La aceleración de 0 a 100 km/h (0-60 mph o 96,56 km/h) puede ser de 4,5 segundos pero se reduce a 3,8-3.9 segundos dependiendo si se añade el sistema de vectorización del par, que se incluye en el GS-6S.

Plataforma E-Flex de Karma Automotive

Plataforma Karma E-Flex, con 22 configuraciones diferentes.

El GS-6 ofrece una autonomía eléctrica de 129 kilómetros. Una vez agotada la batería se convierte en un híbrido en serie, es decir, continua moviéndose gracias a los dos motores eléctricos, pero en este caso es el motor de combustión el que genera la electricidad que ser almacena en la batería gracias a un tanque de combustible de 39 litros. La autonomía total que pueden alcanzar es de 580 kilómetros.

Los inversores que convierten la corriente continua en alterna según se almacene en la batería, se utilice en el motor o provenga del generador o del sistema de regeneración de energía de la frenada, han sido desarrollados internamente por equipo de tren motriz de Karma. La transmisión corre a cargo de una caja de cambios de una sola velocidad que se encuentra situada entre los dos motores gemelos. Debido a que los inversores están integrados en los motores de accionamiento, el módulo RDM es un paquete extremadamente compacto y ligero.

El conductor del GS-6 puede elegir entre tres modos de funcionamiento: “Stealth”, en el que el vehículo solo funciona con la batería, “Sustain”, en el que es el generador el que alimenta la batería y esta a los motores y el “Sport” en el que los dos motores eléctricos reciben energía tanto de la batería como del generador. Para mejorar la experiencia de conducción, Karma también ha implementado un sistema de escape activo específicamente programado para proporcionar una nota sensorial deportiva en este modo.

Entre los servicios que incluye el GS-6 se encuentran la actualizaciones vía OTA para el firmware del coche mediante la conexión permanente a internet, que también permite el diagnóstico de averías en remoto. El equipamiento de serie es amplio con control de crucero adaptativo, frenado automático de emergencia, asistente de mantenimiento de carril, monitor de punto ciego, faros delanteros adaptativos y un sistema de cámara de 360 grados.

Plataforma Karma

Toda la gama de modelos de Karma se basa en la misma plataforma eléctrica.

Estrategia y producción del G6-6

La estrategia del fabricante con el GS-6 es la búsqueda de un cliente más joven pero con un alto poder adquisitivo, de manera que se sitúa como un vehículo puente entre los fabricantes tradicionales que no ofrecen un producto eléctrico completamente adaptado al nuevo mercado y las nuevas empresas que solamente ofrecen productos eléctricos, como Tesla o Nio.

En su planta de producción situada en Moreno Valley, con una superficie de 51.000 metros cuadrados, es capaz de producir hasta 15.000 vehículos cada año. Allí se fabricará el GS-6 y el resto de los modelos futuros de la marca con las baterías de su antiguo proveedor A123, causante de su bancarrota y también adquirido por Wanxiang.

El vicepresidente de ventas globales, Joost de Vries asegura que Karma es una startup madura que está “comenzando a sentirse como un fabricante de automóviles más completo. En total, se han recorrido alrededor de 10,5 millones de kilómetros de prueba, lo que equivale a haber entregado 1.000 unidades. A través de su red de concesionarios Karma ya realiza entregas en todo el mundo por lo que solo necesita incorporar más productos a su gama.

Conversaciones: