Híbridos y Eléctricos

SE FABRICARÁN 499 UNIDADES

Renace el clásico Ford Mustang de 1960 como coche eléctrico

Charge Automotive ha desarrollado una versión eléctrica del Ford Mustang de 1960 del que producirá 499 unidades. Su precio dependerá de la configuración de la carrocería y el motor y arrancará en 230.000 euros.

Ford Mustang eléctrico desarrollado por Charge Automotive.
Ford Mustang eléctrico desarrollado por Charge Automotive.

El Ford Mustang de 1960 volverá a pisar las carreteras reconvertido en eléctrico gracias a la empresa británica Charge Automotive, que se ha asociado con el constructor de camiones eléctricos Arrival, Roborace y Michelin, para producir 499 unidades del famoso deportivo americano. La empresa planea comenzar con las entregas en septiembre de 2019, y ya admite reservas a cambio de un depósito de 5.000 libras (5.700 euros). Su precio de compra dependerá de la configuración elegida y arrancará desde las 200.000 libras (230.000 euros).

El equipo de ingenieros que ha desarrollado esta conversión trabajó anteriormente en Williams F1, McLaren Automotive y Jaguar Land Rover. Su trabajo no ha consistido únicamente en sustituir el tren motriz por uno eléctrico sino que han pretendido ir un poco más allá de lo que sería una simple transformación a eléctrico. No han tratado de electrificar un clásico sino que el Mustang eléctrico de 1960 se convertirá en un producto real del que se fabricarán 499 unidades.

Para el desarrollo se ha utilizado la carrocería del Ford Mustang de 1960 con licencia oficial. Existirá la posibilidad de elegir entre el formato Fastback original o el descapotable. En su interior se ha implementado una batería de 64 kWh de capacidad que alimenta un motor eléctrico de 300 kW (402 CV). Podrá adquirirse con dos configuraciones: tracción trasera o tracción total, pudiendo entregar hasta 1.200 Nm de par motor a las ruedas y acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,09 segundos.

Sobre la carrocería original y oficial de Ford, Charge Automotive fabricará 499 unidades eléctricas

Su autonomía es de aproximadamente 200 kilómetros, a pesar de contar con un paquete de baterías bastante grande. Su eficiencia está penalizada por su la aerodinámica del Mustang de 1960, que no es la más apropiada para ahorrar energía. Para recargar la batería cuenta con un sistema de carga rápida con una potencia de 50 kW.

El interior también ha sido rediseñado para adaptarlo a su nuevo tren motriz, con una interfaz de uso digital, protagonizada por dos pantallas, una detrás del volante y otra en el salpicadero, de grandes dimensiones, similares a las que monta Tesla en el Model S o el Model X. Desde ella se puede, por ejemplo, elegir entre tres modos de conducción, Eco, Sport y Ultimate o tres grados de suspensión, Lower, Ride y Raise.

Charge exhibirá el Mustang eléctrico de 1960 en un tour internacional de pruebas de marzo a septiembre del año que viene que pasará por Nueva York, Los Ángeles y San Francisco en EE.UU, Londres, Múnich, París y Milán en Europa y Tokio, Pekín y Shanghái y Abu Dabi en Asia.

Conversaciones: