Híbridos y Eléctricos

PODRÍA LLEGAR EN 2022

Renault necesita un coche eléctrico del tamaño del Mégane con 500 km de autonomía real

El vicepresidente de Vehículos Eléctricos de Renault, Gilles Normand, afirma que un coche eléctrico del tamaño del Mégane, que podría llegar en 2022, es crucial para los planes eléctricos del fabricante francés.

Un coche eléctrico del tamaño de Mégane podría llegar en 2022.
Un coche eléctrico del tamaño de Mégane podría llegar en 2022.

Tras la presentación del nuevo Renault K-ZE en París y de las versiones híbridas e híbridas enchufables del Clio, el Mégane y el Captur, el vicepresidente del negocio de Vehículos Eléctricos del Grupo Renault, Gilles Normand, afirma que un coche eléctrico del tamaño del Mégane es crucial para los planes de electrificación de la compañía.

Actualmente el Renault Zoe es el coche eléctrico más vendido de Europa, por delante incluso del Nissan Leaf, que, a nivel mundial, continúa siendo el que encabeza el ranking de ventas. El K-ZE es un pequeño utilitario eléctrico, del tamaño del Twingo, en formato SUV, que inicialmente se dirige al mercado chino donde el fabricante francés quiere liderar las ventas de coches eléctricos en el segmento A. En 2022, en una segunda fase de expansión, es muy probable que también llegue a Europa.

Normand asegura que “Renault, definitivamente, necesita algo más grande. El Zoe se incluye en el segmento B, con el K-ZE bajamos al segmento A, por lo tanto, necesitamos un modelo de mayor tamaño para cubrir todos los tamaños clave en Europa: A, B y C”.

El dirigente de Renault ha insinuado que un coche eléctrico del segmento C sería del tamaño del Mégane, aunque muy probablemente más elevado para poder incorporar las baterías en la parte baja, lo que equivaldría a un vehículo similar al Kadjar. “La tendencia mundial de la industria del automóvil se dirige claramente hacia este formato, por lo que ir en esta dirección es una buena decisión”, ha añadido.

Un coche eléctrico de este tamaño debería incorporar una batería de mayores dimensiones lo que le permitiría aumentar la autonomía por encima de la del K-ZE –que rondará los 250 kilómetros– o la del Zoe. El 80% de los usuarios de este último no necesita recorrer más de los 300 kilómetros, que pueden ser cubiertos con su autonomía actual, en condiciones normales. Sin embargo para un vehículo del segmento C, el “porcentaje de usuarios a los que les sería suficiente esta autonomía es tan solo un 60%”, ha dicho Normand, teniendo en cuenta los datos disponibles por parte de la marca.

La intención de Renault es alcanzar un rango real de 500 kilómetros en 2022: “Estamos trabajando en ello”, ha dicho Normand, que además ha aclarado que el nuevo modelo se construirá sobre la plataforma común, compartida con Nissan y Mitsubishi, denominada CMF-EV, que estará disponible antes de 2022. Esta plataforma, modular, y específicamente diseñada para coches eléctricos, podrá ser utilizada por muchos de los vehículos de los tres fabricantes. Sin embargo no se espera que la próxima generación del Zoe se construya sobre ella. El nuevo eléctrico de Renault, como todos los coches basados en la plataforma CMF-EV, se construiría en la planta de Renault Douai en Francia.

Conversaciones: