Híbridos y Eléctricos

SE PRODUCIRÁ A PARTIR DE DICIEMBRE

Un vehículo eléctrico y anfibio a prueba de tsunamis, creado por un ex de Toyota

La startup japonesa Fomm ha creado un vehículo eléctrico capaz de desplazarse en la tierra y el agua, con una autonomía de 160 kilómetros.

Un ex ingeniero de Toyota creó un vehículo eléctrico anfibio a prueba de tsunamis
Un ex ingeniero de Toyota creó un vehículo eléctrico anfibio a prueba de tsunamis

Hideo Tsurumaki observó las gigantescas olas del tsunami del 11 de marzo de 2011 cuando se estrellaban en la costa noreste de Japón y arrastraban automóviles llenos de personas que intentaban escapar. Tsurumaki pensó que si los automóviles hubiesen podido flotar, menos personas habrían perecido en esta catástrofe natural.

Dos años más tarde, el ex empleado de Toyota comenzó a construir un pequeño vehículo anfibio eléctrico que puede flotar en las inundaciones o incluso navegar a baja velocidad. Su empresa, una startup llamada Fomm, cuenta con algunos notables patrocinadores, un prototipo que funciona, y planea producir 10.000 automóviles por año a partir de finales del 2018 en una fábrica cerca de Bangkok, en Tailandia. "Tendré uno en casa, y probablemente muchos querrán hacer lo mismo", dijo Tsurumaki, de 55 años, a Bloomberg.

El vehículo no tiene una estructura tan resistente para soportar la ferocidad de los maremotos o la fuerza de las corrientes durante una inundación. En el mejor de los casos, lo visualiza como un pequeño vehículo eléctrico, un segundo automóvil para muchas familias.

Tsurumaki renunció en 2012 a su puesto como ingeniero de Toyota Auto Body, compañía en la cual dirigió el desarrollo de un vehículo eléctrico monoplaza. Después fundó la startup Fomm con un capital inicial de 200.000 yenes (1.470 euros), y construyó a mano el primer prototipo desde su pequeño apartamento de una sola habitación. En ese momento nació el Fomm Concept One.

fomm

Tsurumaki trabajó durante tres años con investigadores de la Universidad de Tokio sobre cómo conducir el automóvil en el agua con todas las llantas sumergidas, y finalmente decidió usar ruedas en forma de turbina que extraen agua mientras giran, y un componente en la parte delantera que libera el agua.

El vehículo anfibio de Tsurumaki, que tiene un tamaño similar al de un carrito de golf, cuenta con un cuerpo liviano y baterías debajo de cada uno de sus cuatro asientos. Se acelera tirando de una palanca en el volante y las baterías son reemplazables. El automóvil viajará hasta 160 kilómetros con una carga, con una velocidad máxima de 80 km/h.

1600x-1

Sin embargo, todavía falta conocer la repuesta del público sobre el vehículo de Fomm, que saldrá al mercado a un precio aproximado de 14.830 euros, suficiente para comprar un vehículo mucho más grande, aunque no sea eléctrico ni anfibio. Tsurumaki asegura que intentará reducir 4.000 euros del precio pautado inicialmente, al comprar componentes producidos en masa a menores costes.

Importantes asociaciones

En 2016, Fomm creó una sociedad con Trinex Assets, una compañía de bienes raíces tailandesa cuyo presidente también dirige una firma fabricante de componentes para automóviles, para construir el vehículo, que ahora está en su cuarto prototipo. La producción está programada para comenzar en diciembre, y el automóvil saldrá a la venta más o menos al mismo tiempo.

Tsurumaki ha atraído a algunos inversores japoneses de renombre, incluyendo a Yamada Denki, la mayor cadena de artículos para el hogar del país, y Funai Electronics, un fabricante de equipos audiovisuales que ayudará a producir el automóvil en Japón.

Conversaciones: