Híbridos y Eléctricos

DESARROLLADO POR WMC

La tecnología de la moto “del agujero” ahora en un scooter híbrido eléctrico de la policía

El scooter híbrido eléctrico WMC300FR First Responder hereda la tecnología de la WMC250EV, una motocicleta eléctrica diseñada para reducir la resistencia aerodinámica y batir el récord del mundo de velocidad gracias a un agujero longitudinal que la atraviesa.

WMC300FR First Responder scooter hibrido electrico-portada
El scooter híbrido eléctrico WMC300FR First Responder emplea un motor eléctrico para moverse a bajas velocidades y la aerodinámica del agujero de Venturi que lo recorre para ahorra gasolina cuando la velocidad se incrementa.

White Motorcycle Concepts (WMC) ha presentado el WMC300FR First Responder, un revolucionario scooter híbrido eléctrico que emplea la misma tecnología aerodinámica que la WMC250EV, la “moto del agujero”, que cuenta con un canal longitudinal que la atraviesa para mejorar el paso del aire. Este scooter está diseñado específicamente para su uso como un vehículo de primera respuesta completamente operativo para ser incorporado a los servicios de emergencia.

La empresa británica con sede en Northamptonshire y fundada por su director ejecutivo Rob White, ha basado el WMC300FR First Responder en la misma tecnología patentada con el que pretende batir el récord mundial de velocidad con una moto eléctrica, actualmente en propiedad de Voxan y su Wattman, en el transcurso de los próximos 12 meses. En este caso los objetivos de este vehículo no son lograr altas velocidades sino incrementar significativamente la autonomía lo que le permite ser viable para las flotas de servicios de emergencia reduciendo los costes operativos y la huella de carbono de las empresas.

arquitectura WMC300FR First Responder scooter hibrido electrico

Arquitectura interna del WMC300FR First Responder, con el agujero de Venturi longitudinal y el motor eléctrico del sistema híbrido.

El scooter de tres ruedas ha sido desarrollado en colaboración con la policía del condado de Northamptonshire y la cooperación y orientación del jefe de policía de la fuerza de Northants, Nick Adderley. Es el resultado de casi tres años de investigación sobre la reducción de la resistencia aerodinámica que, junto con la última generación de tecnología híbrida, podrá reducir las emisiones de CO2 hasta en un 50 %.

El aire se canaliza hacia el agujero de Venturi gracias a la forma especial de los guardabarros delanteros.

El scooter cuenta con el conducto Venturi patentado de WMC, que reduce la resistencia gracias a que deja pasar el aire a través del vehículo, en lugar rodearlo. Este sistema cuenta con la ayuda de guardabarros delanteros aerodinámicos que canalizan el aire hacia el agujero, reduciendo la resistencia frontal general lo que se traduce en que requiere menos energía para propulsarse. El scooter está basado en el Yamaha Tricity 300 que utiliza un motor de cuatro tiempos de un solo cilindro y 292 cc. Pero el WMC300FR First Responder cuenta además con un sistema eléctrico alimentado por dos baterías de iones de litio extraíbles 56 V 12 Ah (672 Wh) suministradas por EGO.

El sistema eléctrico está alimentado por baterías extraíbles de 672 Wh de capacidad.

El sistema híbrido de asistencia cuenta con una potencia de hasta 5 kW y funciona predominantemente a bajas velocidades, lo que mejora la aceleración y la autonomía. Cuando la velocidad se incrementa, entra en juego la aerodinámica del conducto de Venturi, reduciendo el consumo de gasolina. Las baterías se pueden cargar rápidamente en múltiplos de seis con un enchufe estándar de tres clavijas, eliminando los tiempos muertos de inactividad.

En la mayoría de los países, el scooter puede conducirse con una licencia de automóvil, lo que también es una ventaja para las empresas que gestionan las flotas ya que no es necesario que contraten personal que disponga de una licencia específica para motocicletas.

El proyecto y el desarrollo del WMC300FR First Responder ha sido financiado por la Oficina de Vehículos de Emisión Cero (OZEV) del gobierno británico, el Centro de Propulsión Avanzada (APC) y la Red de Vehículos de Nicho (NVN). Al hacerse realidad, el plan devuelve beneficios a la comunidad a través de la creación de empleo, el crecimiento económico, el ahorro de impuestos y en un futuro más sostenible.

Conversaciones: