Híbridos y Eléctricos

CHINA ESPERA DOMINAR EN BATERÍAS Y MATERIAS PRIMAS

Las ambiciones de China con el coche eléctrico y sus baterías

China es el principal mercado para coches eléctricos. Sin embargo, su control sobre materiales como el cobalto, necesarios para producir baterías, asusta al resto de la industria mientras el país busca ser el líder del ecosistema eléctrico.

NIO, una de las startups más importantes de coches eléctricos en China.
NIO, una de las startups más importantes de coches eléctricos en China.

China ya es el principal mercado de coches eléctricos en el mundo, llevándose ya más de la mitad de las ventas mundiales de estos vehículos. Sin embargo, no solo en ventas de automóviles lidera el Gigante Asiático, sino que además es la primera potencia productora de baterías, gracias a su control sobre las materias primas y los procesos químicos necesarios para producirlas. Las ambiciones del país pasan por dominar el ecosistema eléctrico y la producción de baterías para coches eléctricos e híbridos.

Los esfuerzos para dominar el sector eléctrico tienen varias motivaciones. La primera es el problema endémico del país, la contaminación, con la mayoría de sus ciudades envueltas en una nube de polución perjudicial para sus habitantes. El vehículo eléctrico es, en ese sentido, un gran aliado para reducir la contaminación en las ciudades. 

Producción de baterías

En 2015, el Gobierno chino lanzó el programa ''Made in China 2025'', en el que esboza un futuro en el que la industria local era líder en distintas áreas, pasando por la robótica, los materiales, la medicina, la tecnología de la información y las baterías. Apoyado por las administraciones, el país se ha convertido en el mercado más importante para vehículos eléctricos, contando con el 54,3% de la cuota de mercado mundial en 2017. Además, pequeñas startups han florecido con el cometido de lanzar eléctricos en el país. Las previsiones de NIO, una de las startups, indican que, en 2022, habrá 3,6 millones de vehículos con batería en el país, habiendo aumentado una media del 37,1% cada año desde 2017 hasta el citado 2022.

En cuanto a las baterías, el Gigante Asiático también lidera en el mundo, gracias a la producción del 63% de la capacidad instalada mundial, 91 GWh en 2017. No obstante, según estimaciones de Benchark Mineral Intelligence, en 2028 su producción podría ser de 587 GWh.

Una amenaza para la industria

El resto de la industria ve en la capacidad de producción de baterías de China una amenaza, ya que el país asiático controla gran parte de las materias primas necesarias para su producción en el mundo y está haciendo todo lo posible para que no salgan de su territorio. Sin embargo, hay zonas que empiezan a erigirse como grandes productores de baterías y están convirtiéndose en rivales potenciales para el Gigante Asiático. La Europa Occidental por ejemplo es uno de estos nuevos centros de producción, sobre todo por su proximidad con el cliente por unos costes de fabricación bajos.

Actualmente, en el mundo, los máximos productores de baterías son BYD, de China, CATL, de China, LG, de Corea del Sur, Samsung, de Corea del Sur, SK, de Corea del Sur, Panasonic, de Japón, y Tesla, de Estados Unidos. Mientras Panasonic lideró la producción mundial en 2017, se espera que CATL le quite el primer lugar este año. La industria no sufre por la producción de baterías en sí, sino por el control de los materiales necesarios para fabricarlas, sobre todo el cobalto, el litio y el grafito, indispensables hoy por hoy para crear celdas de batería. 

1488937294243

Refinería de cobalto.

Aunque el cobalto, uno de los materiales más importantes, se extrae principalmente en la República Democrática del Congo, el 60% de las refinerías que lo tratan se encuentran bajo el control del Gigante Asiático y la industria extranjera teme que China bloquee la salida de estos materiales al resto del mundo, algo que ya hace mediante varias alianzas y podría condenar a algunos mercados a padecer falta de oferta.

Con todo, China se posiciona como uno de los países más importantes en cuanto al futuro ecosistema eléctrico que dominará la movilidad y un estado con el que toda la industria tendrá que mediar para poder producir sus eléctricos. De hecho, ya hay marcas, como por ejemplo Volkswagen, que se han gastado miles de millones en contratos para asegurar una cantidad de stock importante de batería de cara a los próximos años, y como BMW, que específicamente ha firmado acuerdos con CATL, la empresa china, para que el suministro de sus baterías.

Conversaciones: