Híbridos y Eléctricos

100 MILLONES DE DÓLARES

Bollinger busca financiación para desarrollar sus todoterreno 100% eléctricos

Bollinger busca financiación para finalizar los trabajos de ingeniería y desarrollo de sus todoterrenos eléctricos e inaugurar su factoría de Michigan, con el objetivo de ponerlos en el mercado en la segunda mitad de 2020.

Bollinger busca financiación para concluir el desarrollo de sus todoterrenos eléctricos.
Bollinger busca financiación para concluir el desarrollo de sus todoterrenos eléctricos.

El fabricante americano Bollinger Motors ha mudado sus instalaciones desde su antigua sede de Nueva York hasta la actual, al norte de Detroit. En este tiempo, ha continuado desarrollando sus todoterrenos eléctricos y ahora está buscando financiación para completar los trabajos y empezar la producción del Bollinger B1 y su variante pick-up de 4 plazas, el Bollinger B2.

En este tiempo la compañía ha contratado ingenieros y ha comenzado a seleccionar sus primeros proveedores para el suministro de los diferentes componentes, que actualmente están siendo probados en sus instalaciones de ensamblaje. Además está avanzando en otros aspectos necesarios como los sistemas de control de calidad y la futura red de distribución.

La empresa ha sido financiada hasta ahora por su fundador, Robert Bollinger, un empresario licenciado en diseño industrial, que hizo su fortuna en la industria cosmética. Ahora está buscando inversores que confíen en su proyecto y que puedan aportar 100 millones de dólares para completar los trabajos de ingeniería y comenzar la producción.

Bollinger Motors presentó en julio de 2017 el primero de sus vehículos eléctricos, el B1, un todoterreno real con tracción total, del que existirán dos variantes de dos y cuatro puertas. Por fuera recuerda en su diseño al clásico Land Rover Defender con un interior muy austero, pensado para atravesar y soportar los terrenos más complicados. En agosto del año pasado, sin perder ese espíritu radical, recibió una serie de mejoras estéticas y mecánicas, que elevaron su potencia hasta los (272 kW) 365 CV y su autonomía a los 320 kilómetros.

Bollinger B1 en su variante de cuatro puertas y Bollinger B2, en formato pick-up

Bollinger B1 en su variante de cuatro puertas y Bollinger B2, en formato pick-up.

También está desarrollando una variante pick-up llamada Bollinger B2, una versión de cuatro puertas del B1 con caja de carga y con el mismo tren motriz que el primero. Bollinger planea hacer que la producción de todos sus modelos sea de bajo volumen, es decir exclusivos y, por lo tanto, caros.

Para mediados del año 2020, cuando las primeras unidades salgan de sus líneas de producción, la compañía habrá aumentado el número de empleados de 17 a 100. El progreso de desarrollo de la versión definitiva de sus vehículos está planificado en varias fases. Después de haber concluido los trámites para poder circular con los primeros prototipos, la empresa comenzará ahora las pruebas reales en vías públicas, para poder completar el desarrollo definitivo de la mecánica y presentar las versiones definitivas en julio de este mismo año. Bollinger ensamblará sus vehículos en una fábrica que está adquiriendo a ocho kilómetros de la sede de Ford Motor, en Dearborn, Michigan.

Conversaciones: