Híbridos y Eléctricos

MERCADO DE OCASIÓN

Hay Tesla usados que cuestan más que uno nuevo, ¿el motivo?

La actual crisis de semiconductores que está sufriendo la industria está llegando a afectar el precio de los coches eléctricos del mercado de ocasión, en especial el de los Tesla, que en múltiples casos cuestan más que una unidad a estrenar.

Tesla Model 3
Tesla Model 3.

Aunque paulatinamente, las ventas de los coches eléctricos van mostrando una constante evolución, liderada a nivel global por la que es la firma más representativa de este tipo de coches, Tesla. El fabricante comandado por Elon Musk recientemente anunciaba que la producción destinada a venderse durante los seis primeros meses del año de sus coches eléctricos se encontraba adjudicada, lo que ha afectado a la cotización de las unidades del mercado de ocasión.

Hay muchos factores que están propiciando que los coches eléctricos vayan aumentando su popularidad en el mercado, y sin duda uno de ellos es el impulso que han recibido por parte de la legislación con incentivos a su compra en toda Europa. En España, por ejemplo, el Plan Moves III ayuda con hasta 7.000 euros a quienes en la compra de un coche eléctrico nuevo entreguen a cambio un coche de más de siete años para su achatarramiento.

Sin embargo hay un factor que está afectando a todos y cada uno de los fabricantes, la escasez de semiconductores. Son varios los titulares que esta crisis está generando, en último de ellos tuvo como protagonista al Land Rover Defender híbrido enchufable, ya que la firma británica no puede abastecer la demanda dada la falta de este elemento.

Si bien la crisis está afectado a todo tipo de coches, y especialmente a los coches eléctricos, esto no está siendo un problema para Tesla, quien parece haber esquivado la falta de microchips adaptando el software para que puedan trabajar con un semiconductor proveniente de cualquier fabricante de hardware, así no se limitan a un sólo suministrador de este componente, permitiéndoles proseguir con su ritmo normal de producción. Mientras tanto otros fabricantes, como Ford, han tenido que llenar descampados enteros de miles de coches nuevos a falta de completar su fabricación con los semiconductores necesarios.

Tesla Model 3 eléctrico.

Tesla Model 3.

Es esta tesitura la que está haciendo que por un lado las listas de esperas para coches nuevos se esté alargando de manera pronunciada, haciendo que los potenciales clientes de cualquier tipo de coche nuevo acuda al mercado de segunda mano, con el consecuente aumento del precio de la oferta usada.

Desde el ejercicio pasado los Tesla anunciados en el mercado de ocasión están siendo los modelos que menos tiempo pasan a la venta, no obstante, también muestran una significativa conversación de su valor, pues hay mercados en los que de media los coches eléctricos de Tesla son los que menos se deprecian.

Tesla no es ajena a esta situación, y hay usuarios que están empezando a señalar que la cotización que les daba Tesla por su unidad meses atrás no sólo se ha mantenido, sino que ha aumentado sustancialmente con respecto a la última vez que lo consultaron.

Si dedicamos unos minutos a escudriñar el mercado de ocasión en España centrándonos en el Tesla Model 3 como ejemplo, es fácil constatar que las largas listas de espera ya están afectando al precio de las unidades de segunda mano en nuestro país. Recordemos que el Model 3 en estos momentos de 45.990 euros, mientras que la versión de Gran Autonomía hace lo propio desde 52.390 euros, a lo que aún hay que descontar la ayuda estatal.

Las unidades usadas más fiables anunciadas en estos momentos se sitúan en la barrera de los 50.000 euros (algunas algo por debajo). Si atendemos a las versiones Performances el precio de las unidades usadas casi calga los 62.990 euros que cuesta este modelo nuevo. A ello aún se ha de descontar la ayuda del Plan Moves III, siempre y cuando esté dispuesto a esperar unos meses hasta que se materialice su entrega.

La situación, no obstante, debería regularizarse de manera natural durante los próximos compases. Si bien es cierto que aún existen dudas en torno a cuándo dejará la crisis de semiconductores dejar de afectar a la producción, la reactivación del mercado tras las pausas impuestas por el COVID-19 invita a pensar y los esfuerzos por parte de los fabricantes invitan a pensar que se trata de una situación pasajera.

Conversaciones: