Híbridos y Eléctricos

MERCADO DE EE.UU.

El fin de las ayudas acecha a las marcas de eléctricos que más venden

Tesla y General Motors serán los primeros en quedarse sin bonificaciones en el mercado en Estados Unidos, un hecho que les dejará en posición de desventaja frente a otras marcas que aún las conservarán durante mucho tiempo.

General Motors verá como el fin de los incentivos para la compra de sus vehículos les deja en un posición de desventaja frente a otros fabricantes.
General Motors verá como el fin de los incentivos para la compra de sus vehículos les deja en un posición de desventaja frente a otros fabricantes.

En Estados Unidos, el gobierno ofrece ayudas a los compradores de vehículos eléctricos, que pueden llegar a ahorrarse hasta 7.500 dólares del precio final, un cifra bastante alta. Sin embargo, el país contempla ayudas para las marcas que aún no han superado las 200.000 unidades de eléctricos vendidos. Hace una década, cuando el ejecutivo estadounidense lanzó estas ayudas, las estimaciones eran que las marcas más grandes, como General Motors o Tesla no recibieran descuentos en el mercado gracias a las subvenciones del gobierno. Aun así, el crecimiento del mercado eléctrico ha sido más modesto de lo esperado, aunque algunas marcas empiezan a ver en el horizonte el fin de las ayudas.

De hecho, Tesla, que será la primera que verá como los interesados en hacerse con uno de sus coches no reciben ayudas. Las previsiones estiman que la empresa de Elon Musk sea la primera en romper la barrera de las 200.000 unidades este mismo julio, una cifra a la que llegará poco después General Motors, a principios de 2019, y Nissan y Ford más tarde.

2018060517490519000

La evolución del mercado norteamericano

Los vehículos eléctricos o híbridos enchufables (PHEV) representaron el 1,2% del total de las ventas en Estados Unidos en 2017, según IHS Markit, empresa que no espera que se pase el 5% hasta, como mínimo, el 2022. IHS predice que, en 2025, cuando el número de modelos eléctricos y PHEV habrá subido de los 49 del año pasado a 258, el mercado empezará a crecer más rápido y prevén, para ese año, que el 10,3% de las ventas en EE.UU. correspondan al segmento electrificado.

Las marcas necesitan estos incentivos para estimular sus ventas y que el interés por los eléctricos siga creciendo. Además, el aumento de ventas les reporta beneficios que pueden invertir en el desarrollo de más vehículos sostenibles. Por contra, hay críticos con las ayudas, que opinan que no es correcto dar ayudas a las personas que, por su nivel de ingresos, no las necesitarían.

2018-bolt-ev-design-01

Penalización injusta

El problema de las ayudas es el límite impuesto en 200.000 ventas para cada marca. Tanto Tesla como GM, los primeros que llegarán al límite, verán como se reducen las ventas al no contar los interesados en comprar uno de sus coches con bonificaciones. Según un estudio publicado en 2016, el 29% de los eléctricos y PHEV vendidos de 2010 –fecha de inicio de las ayudas– a 2014 se pueden atribuir a las mismas. Dentro de estas ventas, el 40% de los compradores del Chevrolet Volt de GM dicen que no lo habrían comprado sin el descuento de 7.500 dólares. Según el estudio, el 14% de los compradores de Tesla habrían buscado otras alternativas.

Tesla y GM, dos de las marcas que más han invertido en el desarrollo de vehículos sostenibles verán como sus esfuerzos quedan sin recompensa, no por la existencia de las ayudas, sino porque no las recibirán, dejando a los demás fabricantes en una mejor posición de cara al mercado, que será injusto para ambas compañías.

Sin embargo, en el momento en el que los compradores dejen de recibir incentivos por la compra de sus vehículos, General Motors será –según los expertos– el fabricante que saldrá peor parado. Estas ayudas afectan a las versiones básicas de cada modelo, como el Bolt en el caso de General Motors y el Model S o X en el caso de Tesla. Precisamente, según el estudio antes mencionado, el dato de que solo un 14% de los compradores de Tesla habrían mirado a otro lado hace que la firma de Elon Musk se mantenga tranquila. De hecho, ni siquiera el mismo CEO se ha pronunciado sobre el tema. Por contra, GM presiona para conseguir una extensión de las ayudas, ya que según un estudio realizado en 2016, el 40% de los compradores del Volt –el modelo anterior al Bolt, con autonomía extendida– no lo hubiesen hecho de no existir las ayudas. Así pues, según Autonews, el fabricante norteamericano sospecha que estará en una posición de grave desventaja después de que se terminen los "créditos federales" para el coche eléctrico.

model-3-mountain-pearl-1

Muchos expertos coinciden ahora en que la idea de las ayudas era buena, pero que su implantación debería haber sido temporal, no cuantitativa, creando un escenario en el que todas las marcas pudieran competir en igualdad durante un plazo de tiempo preestablecido y, después, seguir haciéndolo ya sin las ayudas. Para ejemplificar el efecto que podría tener el fin de los descuentos para GM solo hay que ver lo que pasó cuando el estado de Georgia decidió eliminarlas. En el territorio, cuando se ofrecían 5.000 dólares de descuento para los eléctricos, el Nissan Leaf era el dominante. Tras eliminar la bonificación, sus ventas se redujeron en un 90%.

El caso del Model 3

Es curioso el caso del Tesla Model 3. Si la marca llega a las 200.000 unidades entre el día 1 de julio y el día 30 de septiembre, las ayudas seguirán disponibles al 100% para los compradores que reciban sus coches hasta finales de año, al 50% de enero a junio de 2019 y al 25% desde julio hasta diciembre de 2019. Durante la conferencia con los accionistas, Musk dijo que no empezaría a producir la versión base del Model 3, la que recibe bonificación, hasta el primer trimestre de 2019. En ese caso, los que tuvieran el coche reservado antes aún podrán recibir el 50% del descuento, de 3.750 dólares.

Conversaciones: