Híbridos y Eléctricos

CITROËN Y PEUGEOT

El Grupo PSA electrificará toda su flota de vehículos comerciales a partir de 2020

En 2020, PSA iniciará el lanzamiento de las versiones electrificadas de todos los vehículos comerciales de las marcas Citroën y Peugeot y la actualización de las dos furgonetas eléctricas que ya están en el mercado: Berlingo y Partner. En 2025, la gama ofrecerá una versión eléctrica en cada segmento.

PSA electrificará todos sus vehículos comerciales a partir de 2020.
PSA electrificará todos sus vehículos comerciales a partir de 2020.

En el año 2025 el Grupo PSA ofrecerá versiones eléctricas de toda su gama de vehículos comerciales tanto bajo la marca Citroën como bajo la marca Peugeot. La estrategia comprende la electrificación tanto de la gama de furgonetas de tamaño medio, Jumpy y Expert, como la de tamaño superior Jumper y Boxer, y la actualización de las versiones eléctricas de la Berlingo y Partner –ya disponibles en el mercado–.

PSA quiere cubrir un mercado en alza como es el de los vehículos comerciales de última milla. Según Gilles Le Borgne, ingeniero jefe y responsable de I+D de PSA, refiriéndose al cambio en este mercado en el que el grupo francés mantiene un alto volumen de ventas, “debemos dar una respuesta inmediata a un mercado cambiante que llevamos tiempo dominando”.

Para el Grupo PSA la estrategia de electrificación de la gama comercial pasa por la conversión de sus modelo actuales a versiones eléctricas por delante de los híbridos convencionales y enchufables, según ha declarado Philippe Narbeburu, vicepresidente de la unidad de negocio de PSA. “El objetivo en términos de autonomía es cubrir el 85% de los usos que precisan nuestros clientes “, ha añadido. Para las pequeñas empresas de servicios públicos que recorran mayores distancias se reserva la tecnología de hibridación suave basada en sistema de 48 voltios, más asequible y mejora adaptada a estos trabajos, según PSA.

El programa, llamado K-zéro, arrancará con la electrificación de las dos furgonetas de tamaño medio, Citroën Jumpy y Peugeot Expert, que PSA ya está desarrollando y que se lanzarán al mercado a mediados de 2020. Le Borgne considera que no existe ningún problema técnico importante para poder instalar las baterías bajo el piso de estos dos modelos, de forma que no se pierda capacidad ni volumen de carga. El resto de componentes eléctricos y la electrónica de potencia ocuparán el mismo lugar que hoy ocupa el motor de combustión. “Podemos comenzar electrificar estos dos modelos sin demasiado trabajo, en condiciones económicas aceptables” asegura.

Peugeot Partner eléctrica

Peugeot Partner eléctrica.

A continuación será el turno de la renovación del Citroën Berlingo y del Peugeot Partner, que ya disponen de versiones eléctricas en el mercado, a los que seguirá la electrificación de las furgonetas más grandes disponibles en su catálogo; el Citroën Jumper y el Peugeot Boxer, para los que se está planteando la posibilidad de ofrecer dos variantes de batería.

El mercado de los vehículos comerciales

Según Narbeburu “el endurecimiento de las regulaciones y la proliferación de las prohibiciones para la circulación de vehículos de reparto diésel en los centros de las ciudades nos obliga a actuar rápidamente”. Mientras que las ventas de coches eléctricos están reduciendo su tendencia al alza en los últimos meses en Francia, las de los vehículos comerciales eléctricos se están disparando. En la primera mitad del año el incremento de matriculaciones es de un 41% respecto al año anterior, con un total de 3.679 vehículos registrados, lo que supone un 1,5% de cuota sobre el mercado total.

Por ahora es Renault, con la Kangoo Z.E. la mayor beneficiada con este gran incremento, superando la oferta de PSA con el Berlingo y el Partner eléctricos, limitada y menos actualizada. Además el mercado está comenzando a recibir nuevos modelos que buscan acaparar una buena parte del pastel que todavía está por repartir.

Para aumentar su cuota de mercado PSA tiene la intención de ofrecer las versiones eléctricas de sus furgonetas con la misma cuota de alquiler mensual que las versiones de combustión. De esta forma hará que la elección eléctrica sea más atractiva para sus clientes profesionales que se beneficiarían de sus bajos costes de operación y mantenimiento. Narbeburu se marca como objetivo alcanzar una cuota de ventas del 15% para las versiones eléctricas de sus furgonetas en los primeros años.

Conversaciones: