Híbridos y Eléctricos

INFORME DE JRC

La movilidad eléctrica evoluciona de forma desigual en Europa

Un nuevo informe sobre la evolución del mercado del vehículo eléctrico en Europa destaca las desigualdades entre los diferentes países miembros, tanto en la venta de vehículos como en la disponibilidad de infraestructura de recarga.

La movilidad eléctrica evoluciona de forma desigual en Europa.
La movilidad eléctrica evoluciona de forma desigual en Europa.

El Centro Europeo de Investigación Conjunta (JRC) ha publicado un informe sobre el avance de las ventas de vehículos eléctricos en Europa en el que concluye que, aunque el sector evolucionó significativamente entre 2010 y 2017, este progreso no es lo suficientemente amplio como para considerarlo un mercado a gran escala.

En 2010, los vehículos eléctricos todavía representaban un nicho de mercado. Desde entonces, la oferta de modelos ofrecidos por los fabricantes ha aumentado y alcanzan a todos los segmentos. Los compradores tienen la posibilidad de elegir entre varias opciones en función de sus necesidades y de su presupuesto. La participación de los vehículos eléctricos en el mercado de ventas general, aunque reducida todavía, ha aumentado constantemente en Europa observándose, en algunos países, un crecimiento realmente extraordinario.

 

Evolución de las ventas de vehículos  eléctricos en Europa entre 2010 y 2017

Ventas de vehículos eléctricos

En 2010, las ventas de vehículos eléctricos en Europa se limitaron a 1.400 unidades. Siete años después, en 2017, esta cifra se ha incrementado hasta las 300.000 unidades. En este aspecto las desigualdades entre los diferentes mercados de la Unión Europea son palpables.

Los países con mercados más activos y con una evolución más constante han sido Noruega, Alemania, Holanda, Francia y Reino Unido. Por tecnologías las cifras de ventas se dividen casi a partes iguales entre coches cien por cien eléctricos e híbridos enchufables.

Reparto de ventas de vehículos eléctricos en Europa por tecnologías

Infraestructura de recarga

El despliegue de la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos es un factor fundamental para el desarrollo de la movilidad eléctrica. Aunque su disponibilidad y desarrollo, en términos generales, ha mejorado en Europa, su evolución es desigual en los diferentes países.

En la actualidad, el número de estaciones de recarga disponibles, la potencia que son capaces de suministrar y la tecnología de comunicación que se emplea ha mejorado considerablemente. Sin embargo, de nuevo la situación es muy diferente de un estado miembro a otro. Holanda es el país con mayor número de puntos de recarga instalados, con un total de 325.000. Alemania, Francia y Reino Unido, con 140.000 puestos, son los países más avanzados en este aspecto. El resto de los países europeos no superan los 5.000 estaciones de recarga.

Autobuses eléctricos

Los autobuses eléctricos son una alternativa de transporte ecológica y económicamente rentable, especialmente en las ciudades. Sin embargo, el sector de autobuses urbanos en Europa tiene todavía un largo camino por recorrer para experimentar una transición completa a la movilidad eléctrica. Un estudio de la Comisión Europea de 2017 estimó que el número de autobuses eléctricos que circulaban a nivel mundial era de 173.000 unidades, y que el 98% de ellas lo hacía en China.

Entre 2010 y 2017, ha sido Reino Unido, con aproximadamente 200 autobuses eléctricos, el que mayor número de unidades ha puesto en circulación. Le siguen Bélgica con 140, Alemania con 90 y Austria con 75.

Barreras para la movilidad eléctrica

Según el informe, a pesar de las crecientes cifras en la penetración en el mercado, las barreras para la adopción masiva de la movilidad eléctrica a gran escala siguen existiendo.

En algunos países, la falta de puntos de recarga accesibles al público ha provocado una menor confianza del consumidor para decidirse por la compra de un vehículo eléctrico. Los usuarios también aluden al excesivo precio de los vehículos eléctricos en comparación con uno de combustión de similares características mecánicas y acabados, y que además proporciona una autonomía mucho menor, que no les permite utilizarlo en todas las circunstancias.

El informe del JRC señala que algunas barreras podrían estar relacionadas con conceptos erróneos sobre los vehículos eléctricos que se han generalizado entre los compradores, como por ejemplo que son más lentos o proporcionan una experiencia de conducción inferior en comparación con los automóviles tradicionales. 

También enfatiza que, con la evolución del mercado y la tecnología, el precio de los vehículos eléctricos tiende a descender ligeramente, ofreciendo cada vez mejor rendimiento y fiabilidad.

Recomendaciones

Los incentivos para la compra y uso de vehículos eléctricos juegan un papel fundamental en su despliegue de en estas primeras etapas de desarrollo. Estas políticas de apoyo, por ahora, no están coordinadas entre los diferentes países europeos. Esta situación ha conducido a una fragmentación del mercado tanto en el número de vehículos eléctricos que circulan por las carreteras como en la disponibilidad de infraestructura de recarga de acceso público.

El informe de JRC recomienda que se armonicen las medidas de apoyo para promover el uso de vehículos eléctricos, así como el desarrollo de infraestructuras de recarga accesibles. Igualmente son necesarias medidas que apoyen la interoperabilidad y las inversiones en infraestructura.

Por último, las políticas dirigidas a informar y sensibilizar a los consumidores sobre las ventajas de la movilidad eléctrica pueden desempeñar un papel importante en la transición hacia una movilidad cero emisiones.

Conversaciones: