Híbridos y Eléctricos

PLATAFORMA MODULAR ELÉCTRICA E-CMP

Así es la plataforma con la que PSA fabricará coches 100% eléctricos

El grupo francés PSA, formado por Citroën, Peugeot, Opel-Vauxhall y DS, estrenará la plataforma eléctrica e-CMP con el lanzamiento del SUV eléctrico DS 3 Crossback E-Tense en 2019.

El grupo PSA construirá todos sus vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos con las plataformas CMP y e-CMP a partir de 2019.
El grupo PSA construirá todos sus vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos con las plataformas CMP y e-CMP a partir de 2019.

Todos los turismos y la mayoría de vehículos comerciales ligeros (VCL) del Grupo PSA actualmente se basan en dos plataformas modulares que permiten diferentes fuentes de propulsión: la Plataforma Modular Común y la Plataforma Modular Eficiente (CMP y EMP2 por sus siglas en inglés, respectivamente).

Una plataforma modular consiste principalmente en el montaje del suelo, el chasis y varias motorizaciones, así como en la arquitectura eléctrica/electrónica básica. Por tanto, la plataforma es el factor decisivo para lograr un desarrollo más económico de los automóviles y representa el 60% del coste de los materiales. Las plataformas del Grupo PSA se complementan con módulos para motores, asientos, elementos de sujeción, salpicaderos y sistemas multimedia que se pueden utilizar en varias líneas de coches.

A partir de estas plataformas modulares se pueden crear diferentes variantes para distintos segmentos y mercados internacionales. La plataforma del Grupo PSA dedicada a vehículos de los segmentos B y C se denomina CMP y para los segmentos C y D de turismos, EMP2.

La nueva CMP es la base de los sistemas de propulsión convencionales y de una generación de vehículos eléctricos (desde urbanos hasta SUV). Además, la EMP2 se utilizará para la nueva generación de vehículos híbridos enchufables (SUV, CUV y vehículos de gama media y alta).

Plataforma Modular Común e-CMP

Con el objetivo de lanzar únicamente modelos electrificados a partir de 2019, el grupo francés PSA (Peugeot, Citroën, Opel-Vauxhal y DS) estrenará la plataforma e-CMP con el lanzamiento del SUV eléctrico DS 3 Crossback E-Tense en 2019 y comercializará siete versiones 100% eléctricas bajo esta plataforma hasta 2021.

La plataforma e-CMP “ha sido concebida para acomodar el tren de propulsión eléctrico sin comprometer el espacio para el almacenamiento o para los ocupantes”, señaló Eric Apode, vicepresidente de DS Automobiles. “Esperamos que un tercio de nuestros vehículos estén electrificados a partir de 2025”, añade Apode. Para cumplir el objetivo, PSA ha centrado casi todo el desarrollo de la plataforma e-CMP en los centros de producción de Velizy y Poissy, en Francia.

e-cmp-psa

Así será la estructura de los vehículos eléctricos de batería del grupo PSA.

Para el diseño de la plataforma, el grupo francés ha contado con el apoyo de DFM (Dongfeng Motors), uno de los gigantes de la industria de la automoción asiática. Además, en su lista de proveedores de tecnología aparecen firmas de reconocido prestigio internacional como Valeo, TRW, Delphi o Bosch, cada uno según las necesidades de los modelos.

Las pruebas de la nueva plataforma se realizaron en las plantas de PSA en Francia, así como en instalaciones de la compañía Idiada, especializada en la provisión de soluciones tecnológicas para la indsutria automotriz, en España, Suecia y Finlandia. A corto plazo, uno de los principales objetivos del grupo francés es electrificar toda su flota de vehículos comerciales en 2020 basándose en la plataforma e-CMP.

Reducción del peso

Eric Behr, ingeniero jefe del desarrollo de la nueva plataforma, asegura que “va un paso más allá respecto a la estructura previa”. Las más de 100 personas que han trabajado en el desarrollo de la e-CMP han conseguido reducir el peso entre 20 y 30 kilogramos. Además, es un 30% más rígida, “lo que aporta mejoras en la conducción y el manejo”, apunta Behr. La estructura está soldada y unida al coche gracias a 22 metros de adhesivo. También se ha reducido el número de partes atornilladas para disminuir el ruido y los chirridos.

La disminución del peso se pensó con el objetivo de reducir los costes de los materiales de fabricación. “Los coches con motores de combustión tienen una subestructura de aluminio que pesa entre 6 y 7 kilos y que se elimina con la nueva plataforma”, explica Behr. El uso de componentes de acero de alta resistencia de la estructura permite también ahorrar unos 20 kilogramos y además, el eje trasero tiene un diseño tubular donde el diámetro se reduce hacia el final, ahorrando otros 3 kilogramos. 

Baterías de iones de litio

Los coches 100% eléctricos que se fabricarán con la variante e-CMP tendrán un diseño distinto para maximizar el espacio entre los ejes. Esto se ha diseñado para que incorporen una batería de iones de litio de 50 kWh de capacidad, que tendrá 18 módulos con 12 celdas cada uno.

Conversaciones: