Híbridos y Eléctricos

COLABORACIÓN ENTRE FREUDENBERG Y QUANTRON

Estos camiones de hidrógeno de 40 toneladas aseguran una fiabilidad de 35.000 horas

Las innovaciones técnicas del sistema de pila de combustible de Freudenberg Sealing Technologies, instalado en un camión de 40 toneladas transformado por Quantron, le permitirán ofrecer una vida útil de más de 35.000 horas, que aseguran su funcionamiento continuo y fiable.
Esquema de montaje del nuevo sistema de pila de combustible de hidrógeno que desarrolla Freudenberg Sealing Technologies y que se montará en un camión de 40 toneladas transformado por Quantron.
Esquema de montaje del nuevo sistema de pila de combustible de hidrógeno que desarrolla Freudenberg Sealing Technologies y que se montará en un camión de 40 toneladas transformado por Quantron.

Freudenberg Sealing Technologies ha anunciado el desarrollo de un sistema especial de pila de combustible de hidrógeno especialmente diseñado para camiones de servicio pesado. En colaboración con la compañía alemana Quantron, especialista en la conversión de vehículos comerciales y de transporte colectivo movidos por combustibles fósiles a tecnologías limpias y eficientes. El prototipo de este nuevo sistema se instalará en el Energon, un camión de servicio pesado presentado en junio d este año, que iniciará sus pruebas reales próximamente.

Los camiones de carga pesada de 40 toneladas son los más utilizados en el sector del transporte por carretera. El consumo de combustible y las emisiones de estos vehículos siguen siendo un desafío, a pesar de que se han implementado en los últimos años nuevas tecnologías, con el objetivo de reducir sus emisiones y aumentar su eficiencia. Esta situación es especialmente grave dentro de la Unión Europea, donde los camiones representan el 25% de todas las emisiones de CO2 en el sector del transporte.

La electrificación a base de baterías ya puede considerarse eficiente y ecológica en este tipo de vehículos cuando se recorren áreas urbanas. En caso de tener que recorrer largas distancias, la tecnología de las pilas de combustible resuelve algunos de los inconvenientes que no pueden ser superados empelando únicamente baterías. Los largos tiempos de recarga que se precisan para las grandes capacidades de batería que se incluyen en estos camiones y la escasa autonomía que pueden llegar a ofrecer hacen que su funcionalidad sea limitada.

El año pasado, Freudenberg Sealing Technologies puso en marcha dos proyectos de desarrollo de autobuses movidos por hidrógeno, con FlixBus como socio, y de embarcaciones, junto con el astillero alemán Meyer Werft. Ahora, en colaboración con Quantron, el especialista en conversión de trenes de potencia eléctricos alimentados por baterías o por celdas de combustible, el objetivo son los camiones de más de 40 toneladas para el transporte pesado por carretera. Esta colaboración cuenta con el apoyo del Programa de Investigación Energética del Ministerio de Economía, Desarrollo Regional y Energía del Estado de Baviera en Alemania.

Fuel Cell Stack

La pila de combustible de Freudenberg Sealing Technologies incluye innovaciones tecnológicas que le permiten funcionar durante 35.000 horas de forma fiable.

El objetivo es probar, en condiciones reales, el rendimiento, la durabilidad y la autonomía de los sistemas de pilas de combustible. El primer vehículo de prueba dotado con la nueva tecnología de propulsión circulará por las carreteras bávaras a mediados de 2021. El vehículo, denominado Energon, se presentó al público en junio de este año. La base sobre la que ha trabajado es un Iveco Strator, un camión con el típico morro pronunciado al más puro estilo americano en su variante de transmisión 4x2 que cuenta con dos ejes y tracción únicamente en el trasero.

Los sistemas de pila de combustible existentes se desarrollaron originalmente para turismos. Sin embargo, para aplicaciones de servicio pesado, todos los aspectos de diseño esenciales del sistema deben optimizarse para una vida útil prolongada. Las celdas de combustible de hidrógeno destinadas a camiones deben cubrir unos perfiles de carga y operación completamente diferentes a los que necesitan los automóviles de pasajeros. De media, un vehículo de este tipo está en movimiento una hora al día, y permanece detenido las 23 restantes. Por esta razón, sus sistemas están diseñados para funcionar entre 5.000 y 8.000 horas. En el caso de los camiones de 40 toneladas o más, la vida útil que se requiere es de 35.000 horas, ya que su rentabilidad económica depende de la fiabilidad de un funcionamiento continuo y fiable.

El proyecto ofrece varias innovaciones adicionales. Entre ellas el uso de materiales que optimizan su vida útil, y el desarrollo de interfaces especiales para aplicaciones optimizadas para un vehículo comercial. Gracias a ellas, es posible realizar tareas de mantenimiento, reparación y sustitución con un mínimo esfuerzo, gracias a la estandarización. 

Conversaciones: