Híbridos y Eléctricos

ÓXIDOS DE TUNGSTENO DE NIOBIO

Nuevos electrodos para acelerar la recarga de las baterías

Una investigación realizada en la Universidad de Cambridge ha logrado aumentar la velocidad y la seguridad durante el proceso de carga de las baterías, con el uso de electrodos de óxido de tungsteno de niobio.

Óxidos de tungsteno de niobio para aumentar la velocidad de carga de las baterías.
Óxidos de tungsteno de niobio para aumentar la velocidad de carga de las baterías.

Un estudio realizado en la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, ha desvelado el potencial de una nueva clase de electrodos que podrían permitir acelerar la recarga de las baterías. La investigación revela que los óxidos de tungsteno de niobio cuentan con varias propiedades muy prometedoras que mejoran las ofrecidas por los electrodos tradicionales de grafito.

Según el Dr. Kent Griffith, del Departamento de Química de la Universidad de Cambridge, uno de los autores del proyecto, “muchos materiales utilizados en baterías se basan en las mismas dos o tres estructuras de cristal, pero estos óxidos de tungsteno de niobio son fundamentalmente diferentes". Su principal característica, además de que son fáciles de producir, es que evitan la formación de las dendritas, uno de los inconvenientes que no pueden evitar los diseños basados en grafito. Además, su tamaño de partícula es relativamente grande, formando estructuras que permiten que los iones viajen libremente. Una propiedad que implica el consiguiente aumento en la velocidad de carga, ya que la potencia de una batería y el tiempo de carga dependen de la velocidad a la que se transporten los iones.

Griffith explica que estos óxidos se mantienen abiertos por unas estructuras similares a pilares de oxígeno, lo que permite a los iones de litio moverse con facilidad en tres dimensiones. “Los pilares de oxígeno, hacen que estos materiales sean más rígidos que otros compuestos de la batería de modo que, además de sus estructuras abiertas, los iones de litio pueden moverse a través de ellos mucho más rápidamente”, ha añadido.

La seguridad es una de las características principales que se tiene en cuenta cuando se hace uso de la recarga rápida de las baterías. Esta debe ser probada y analizada en cualquier circunstancia operativa. El profesor Clare Gray, autor principal del proyecto, aclara que “estos materiales, y otros potencialmente similares, deberían ser tenidos en cuenta en las aplicaciones de carga rápida de baterías, puesto que son una alternativa mucho más segura que el grafito”.

Conversaciones: