Híbridos y Eléctricos

REDES DE RECARGA PÚBLICA

Acuerdo de itinerancia entre la redes de recarga de ChargePoint y Greenlots

ChargePoint y Greenlots han anunciado un acuerdo de cooperación para permitir a los clientes de ambas empresas la itinerancia entre las redes de recarga que gestionan, facilitando así sus desplazamientos de larga distancia.

ChargePoint y Greenlots anuncian un acuerdo de itinerancia entre sus redes de carga.
ChargePoint y Greenlots anuncian un acuerdo de itinerancia entre sus redes de carga.

ChargePoint ha anunciado su asociación con Greenlots, para ofrecer itinerancia entre sus redes de recarga a los clientes de ambas compañías, de modo que puedan activar las estaciones que gestionan cada una de ellas. Gracias a este acuerdo, con una sola aplicación y un solo registro los usuarios podrán acceder de forma automática a una red de recarga mucho más amplía.

ChargePoint es una de las redes más grande del mundo, responsable de la gestión de 57.000 puntos de carga para vehículos eléctricos en México, Australia, Canadá y Estados Unidos. La compañía diseña, desarrolla y fabrica tanto el hardware como el software de sus equipos. Greenlots también desarrolla el hardware y el software de sus soluciones de carga e instala y explota la infraestructura, ofreciendo además el soporte necesario para garantizar su desarrollo según el presupuesto y la línea de tiempo programadas.

Estación de recarga de ChargePoint

Estación de recarga de ChargePoint.

La experiencia de muchos de los conductores de un coche eléctrico a la hora de realizar una recarga está sujeta a tres condicionantes fundamentales: disponer del conector compatible con el punto de carga, tener acceso para activar la sesión de carga y que la potencia que sea capaz de suministrar el equipo sea suficiente para que, en poco tiempo, puedan recuperar una buena parte de la capacidad de la batería.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que hoy en día la mayoría de los usuarios realizan la buena parte de sus recargas en un punto vinculado, por lo que rara vez se acercan a una estación pública. Este comportamiento evolucionará en los próximos años con la llegada al mercado de los nuevos coches eléctricos con grandes capacidades de batería aptos para realizar largos recorridos. Para ellos será necesario disponer en las carreteras de cargadores rápidos, e incluso ultrarrápidos, que sean accesibles para los conductores independientemente de la empresa que los gestione. Para que la experiencia de viajar en un coche eléctrico sea similar a la que tenemos hoy en día con los de combustión, los vehículos no solo deben ser capaces de recorrer 400 kilómetros con cada carga de su batería, sino que han de ser capaces de recuperar la autonomía lo más rápido posible.

Por esta razón este tipo de acuerdos entre compañías gestoras de redes de carga se está generalizando y acelerando. Así, por ejemplo, ChargePoint ha anunciado a finales de este año otros acuerdos en Europa, con EV Box, y en Canadá, con FLO. Las compañías que funcionan como integradores de software para dar acceso a redes de terceros, como Hubject, están trabajando para conectar las redes, hacer compatible las plataformas de cobro y compartir los datos de las aplicaciones para habilitar la itinerancia entre redes de carga.

Estación de recarga de Greenlots

Estación de recarga de Greenlots.

Según las predicciones de mercado, la industria de la recarga de vehículos eléctricos se consolidará en los próximos años, dando lugar a una menor cantidad de redes y administradores, con mayor cantidad de estaciones gestionadas por cada uno de ellos, que simplificará el proceso de carga para los conductores de vehículos eléctricos.

Durante la celebración de la Global Climate Action celebrada en septiembre en San Francisco, ChargePoint anunció su compromiso de ampliar su red de recarga para cubrir la demanda de hasta 2,5 millones de vehículos eléctricos en todo el mundo en 2025.

Por su parte, Greenlots colabora con Electrify America, subsidiaria del grupo Volkswagen, en la de la nueva red de recarga rápida para coches eléctricos, en la que está prevista una inversión de 2.000 millones de dólares en diez años.

Conversaciones: