Híbridos y Eléctricos

EN LA FÁBRICA DE NANJING

Arranca la producción del Byton M-Byte, un SUV eléctrico “todo pantalla”

Con el arranque de la fabricación del M-Byte, Byton ha aprovechado para mostrar su nueva planta de producción, capaz de ofrecer una calidad de fabricación a la altura del mercado europeo, que es uno de sus objetivos.

Pantalla de 48 pulgadas del Byton M-Byte
Pantalla de 48 pulgadas del Byton M-Byte, que llega de serie a los modelos de producción.

La salida de China de la crisis del coronavirus, que actualmente asola Europa y Estados Unidos, se refleja en la apertura de algunas de las fábricas de automóviles. En este caso se trata del Byton M-Byte, que tiene previsto comenzar a venderse en China en 2021 y que también llegará a algunos países europeos, aunque por ahora no al nuestro. Además de la apertura de la fábrica, que ya de por sí es una buena noticia, la otra es que el M-Byte conserva la gran pantalla de 48 pulgadas que se ha convertido en su seña de identidad durante la fase previa a su producción final.

La fábrica de Byton está situada en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, al este de China. Se trata de una instalación de grandes dimensiones, que ocupa una superficie de 80.000 m2. Allí la empresa china ha montado sus líneas de producción sobre las que ha establecido un alto control, con el objetivo de lograr unos niveles de calidad comparables con los estándares europeos, uno de sus mercados objetivos.

Según declaró a CleanTechnica Mark Duchesne, Vicepresidente de Operaciones de Byton, el objetivo de Byton es eliminar el estigma negativo de “baja calidad” que los productos chinos tienen en los mercados europeo y estadunidense. La estrategia es imitar lo que ya ha logrado China con la tecnología móvil, salvando las distancias entre productos, porque el nivel de seguridad, fiabilidad y precio no son comparables.

Línea de producción del Byton M-Byte en la fábrica de Nanjing

Línea de producción del Byton M-Byte en la fábrica de Nanjing.

La base del plan de Byton es esta gran fábrica creada desde cero. En las fotografías que ha proporcionado el fabricante, las líneas de producción ofrecen una sensación de una gran limpieza y organización de los trabajos. Los vehículos que aparecen en ellas son el primer lote de prototipos de preproducción que se empleará en las pruebas finales antes de que línea de montaje reciba la luz verde para arrancar producción final. La veintena de unidades acabadas casi todas ellas en color blanco, van marcadas en la matrícula con el distintivo PP-xx. Las unidades de otros colores van dirigidas a la flota de vehículos de prensa, para demostraciones y como unidades de exposición en presentaciones.

El Byton M-Byte estará disponible con dos opciones de tren motriz. En su nivel básico, cuenta con un único motor trasero de 200 kW (270 CV) alimentado por una batería de 72 kWh. La autonomía en este caso es de aproximadamente 360 kilómetros con los parámetros de homologación europeos. La otra versión dispone de dos motores que ofrecen 300 kW (400 CV) de potencia, tracción total y una batería de 95 kWh de capacidad.

Si algo destaca en las dos versiones es la enorme pantalla del salpicadero, que ocupa todo el frontal de lado a lado. El lema de la marca, “priorizar el poder de los datos sobre los caballos de fuerza”, se hace realidad en la experiencia digital que ofrece esta instrumentación. La inteligencia de este coche le permitirá convertirse en un vehículo conectado pensado para la movilidad compartida y la conducción autónoma. En ella puede mostrar diferentes contenidos en paralelo en el llamado modo de pantalla dividida. Esto se complementa con dos pantallas más, para el conductor y para el pasajero de 7 y 8 pulgadas respectivamente.

Primeras unidades de preproduccion del Byton M-Byte

Primeras unidades de preproducción del Byton M-Byte.

En Europa, la comercialización arrancará en algunos mercados seleccionados. Byton ha firmado acuerdos con socios minoristas para asegurar su servicio en varios países europeos, incluidos Hedin Automotive en Noruega y Suecia, ByMyCar en Francia, Louwman Group en los Países Bajos y Modern Driving en Suiza. En Alemania, Byton está estudiando varias opciones y revelará los detalles finales más adelante.

Su precio de partida será de 45.000 euros antes de impuestos y también las diferentes ayudas a la compra de vehículos eléctricos en estos mercados.

Conversaciones: