Híbridos y Eléctricos

NUEVAS ESTIMACIONES

Arrival, la compañía de furgonetas eléctricas, se está quedando sin dinero

La startup de vehículos eléctricos se está quedando sin fondos. Así lo afirma el Banco Alemán, aunque desde la propia compañía no afirman tal hecho. 

Arrival está paasando por ciertos apuros económicos en el año en que tendría que comenzar su producción de vehículos eléctricos
Arrival está paasando por ciertos apuros económicos en el año en que tendría que comenzar su producción de vehículos eléctricos

Arrival, la startup de vehículos eléctricos, está pasando por ciertos apuros económicos, según ha anunciado el Banco Alemán en un reciente comunicado. La compañía presentó hace dos años su intención de comercializar una nueva furgoneta eléctrica de diseño minimalista y con altas capacidades de autonomía, especialmente apta para labores de entrega y reparto de última milla. De hecho, compañías como UPS, DHL o Royal Mail pusieron sus ojos sobre ella para que le proporcionase toda una flota de vehículos. Ahora esto queda en el aire por las recientes afirmaciones del banco alemán. 

Según el estamento germano, a la compañía no debió bastarle -económicamente hablando- la inversión de 100 millones de dólares por parte de Hyundai, con la que se hizo con un 2,57% de la empresa, o el enorme pedido llevado a cabo por UPS de 10.000 furgonetas eléctricas con opción a 10.000 más adicionales. Estas apuestas aumentaron la confianza de todos los que pusieron su vista sobre Arrival y elevó su valoración bursátil hasta los 13.600 millones de dólares. Actualmente dicha valoración ha caído hasta los 1.200 millones, según el precio de las acciones a día de hoy. 

El propietario y directivo de la marca, Denis Sverdlov, continúa creyendo que su modelo de fabricación basado en microfábricas flexibles sigue teniendo la posibilidad de generar hasta 100 millones de dólares en ganancias brutas anuales por cada una de estas fábricas tan particulares. Desde Berenberg Bank se posicionan positivos con esta compañía y continúan recomendando la adquisición de acciones de la misma a pesar de haber disminuido las estimaciones de adecuación de las microfábricas flexibles, pues la directiva de Arrival aseguró en sus inicios la puesta en marca de 31 de ellas para el año 2025, mientras que actualmente estima un máximo de tan solo siete. 

Arrival desarrolla junto a Uber un coche eléctrico de transporte de personas
Arrival desarrolla junto a Uber un coche eléctrico de transporte de personas

El pasado día 2 de marzo, Arrival confirmó públicamente que disponía de un total de 134.000 pedidos no vinculantes, entre los que se encuentra el mencionado anteriormente por UPS. Esto supuso para la compañía un impulso económico vital, pues en su presentación ante la SEC aseguraron disponer de fondos suficientes para ejecutar su plan comercial a corto plazo, entre los que se incluyen la comercialización y producción de su autobús y su furgoneta eléctrica a lo largo del tercer trimestre de este 2022. Sin embargo, la directiva de la empresa, también puntualizó que, aunque sus fondos sean óptimos para iniciar dicha producción, estos sí se quedarían escasos para sus planes comerciales a largo plazo. 

Para este inicio de producción, Arrival espera invertir alrededor de 75 millones de dólares sobre su planta afincada en Bicester, Inglaterra, la cual consideran como su particular laboratorio de pruebas para pulir el concepto de microfábrica flexible. En esta planta se dará completa prioridad a la fabricación de la furgoneta eléctrica, pues este será su modelo clave con el que presentar su modelo de negocio al mundo. 

A día de hoy, Arrival está desarrollando un autobús eléctrico y una furgoneta eléctrica con dos tamaños de carrocería, en ambos casos enfocados de forma directa a un uso estrictamente comercial. Adicionalmente, también se encuentran trabajando en un coche eléctrico junto a Uber, el cual tiene previsto su lanzamiento para el próximo año 2023. Desde Arrival confirmaron a Autocar que esperan culminar el año 2022 con un montante económico de entre 150 y 250 millones de dólares, lo que iría destinado de forma casi integral al inicio de fabricación y puesta a punto de sus microfábricas flexibles. 

Conversaciones: