NUEVA DIRECTIVA EUROPEA

Las bicicletas eléctricas podrían tener que pagar un seguro obligatorio

La Comisión Europea va a considerar las bicicletas eléctricas como vehículos a motor, lo que obligará a sus propietarios a suscribir un seguro de responsabilidad civil a terceros.

La Comisión Europea demanda un seguro obligatorio para las bicicletas eléctricas.
La Comisión Europea demanda un seguro obligatorio para las bicicletas eléctricas.

La Comisión Europea ha decidido obligar a los propietarios de una bicicleta eléctrica a suscribir un seguro de responsabilidad civil a terceros. La normativa tiene todavía carácter de borrador y ha de pasar los trámites de aprobación del Consejo y el Parlamento europeo.

La decisión de la Comisión Europea de exigir que los usuarios de una bicicleta eléctrica estén asegurados se produce tras la revisión de la Directiva relacionada con los seguros de vehículos a motor. Los nuevos desarrollos tecnológicos, especialmente los relacionados con la conducción autónoma, han obligado a las autoridades europeas a actualizar el texto de toda la normativa. 

Estrictamente hablando, las bicicletas son aquellos vehículos propulsados ​​únicamente por la fuerza muscular humana. En la legislación actual la Unión Europea había igualado legislativamente las pedelec (bicicletas con la asistencia de un motor eléctrico) a las bicicleta convencionales, liberándolas de los seguros y permitiendo su uso en los carriles reservados. Esta categoría de bicicleta eléctrica  -Pedelec25- limita la potencia eléctrica del motor a 250 W, obliga a pedalear para recibirla y retira su asistencia a partir de 25 km/h.

Bicicletas eléctricas pedelec

Aunque el texto no ha ahondado en los detalles, si el dictamen se lleva a cabo definitivamente, podría tener importantes consecuencias para la industria. La nueva propuesta las sitúa en la categoría de vehículos motorizados. La Comisión Europea afirma que las bicicletas asistidas por un motor eléctrico deberían tener un seguro completo como el del resto de vehículos a motor. Como la aportación del motor eléctrico no está necesariamente ligada a la fuerza muscular humana, los riesgos de accidente con conductores más débiles pueden aumentar, al ser vehículos más rápidos.

Sin embargo, este riesgo podría limitarse si la nueva clasificación ubicara a las bicicletas eléctricas como una categoría propia. Organizaciones como ExtraEnergy han estado pidiendo esta legislación durante años. Su propuesta es una nueva categoría de vehículo en la que se incluyan las bicicletas movidas exclusivamente por motor eléctrico. La potencia máxima se limitaría a 150 vatios, se eliminaría la necesidad del pedaleo y se elevaría el límite de velocidad a 32 km/h.

Según Adam Bodor, director de la Federación Europea de Ciclistas, “la solución tomada por la Comisión Europea puede apagar la efervescencia de uno de los mercados más exitosos en el transporte eléctrico, además de criminalizar a los ciclistas eléctricos." Si esta propuesta se convierte en ley, "se requerirá un seguro de responsabilidad civil que desalentaría a millones de ciudadanos europeos a utilizar una bicicleta eléctrica y socavaría los esfuerzos y las inversiones de varios estados miembros y la Unión Europea para promover la movilidad sostenible ".

Debido a que la normativa es todavía un borrador y tiene que pasar los trámites del Consejo y el Parlamento, todavía existe la posibilidad de que se modifique o se cancele. En cambio, si supera los trámites y es aprobada, los estados miembros son libres de decidir si eximen de su cumplimiento a sus ciudadanos. La exención exigiría que los fondos nacionales de garantía reembolsen potencialmente a las víctimas de accidentes que involucren a las bicicletas eléctricas.

Conversaciones: