Híbridos y Eléctricos

EL DIÉSEL SOBREVIVIRÁ MENOS, UNOS 20 AÑOS

BMW asegura que seguirá fabricando motores de combustión interna durante al menos 30 años

El jefe de I+D de BMW ha asegurado en una entrevista que, a pesar de la electrificación que se está viviendo en la industria, esperan continuar fabricando motores de gasolina durante al menos 30 años.

BMW asegura que seguirá haciendo motores de combustión interna durante al menos 30 años
BMW asegura que seguirá haciendo motores de combustión interna durante al menos 30 años

Aunque cada fabricante a un ritmo distinto y de manera diferente, la mayoría de ellos están electrificando sus gamas paulatinamente. En el caso de BMW, el fabricante bávaro lanzará 25 nuevos modelos electrificados de aquí a 2023, de los cuales trece serán 100% eléctricos, en una apuesta por la electrificación con la que el año que viene esperan vender un millón de coches híbridos y eléctricos. Sin embargo, la electrificación total queda todavía lejos, pues BMW ha asegurado que seguirá fabricando motores de combustión interna durante, al menos, treinta años más.

Así lo ha asegurado Klaus Fröhlich, jefe de I+D en BMW, en una entrevista concedida a Autonews. En ella ha hablado sobre las perspectivas de los diferentes tipos de propulsión en los coches, y la manera en que lo afrontarán desde la compañía alemana. Fröhlich reconoce que están aumentando en todo el mundo las regulaciones en materia de motores de combustión interna, por lo que tienen que actualizar sus motores prácticamente cada año, especialmente en China.

No obstante, y pese a las normativas anticontaminación, a los motores de combustión parece quedarles todavía mucha vida. Al menos en BMW, pues Fröhlich asegura que seguirán fabricando motores de gasolina durante al menos los próximos 30 años. Algo menos extensa es la previsión para los motores diésel de cuatro y seis cilindros, que no obstante seguirán fabricándose durante 20 años más.

Eso sí, la electrificación de sus coches traerá consigo ciertos cambios en su gama de motores de combustión. BMW dejará de fabricar su motor diésel de seis cilindros y cuatro turbos, ya que es demasiado complejo y costoso de fabricar, y abandonará también el diésel tricilíndrico de 1,5 litros. Aunque más a largo plazo, los grandes motores de gasolina tienen los días contados.

Hablamos de los bloques V8 y V12 de gasolina, empleados en los modelos más potentes y más lujosos de la marca. El doce cilindros es el que tiene un futuro más aciago, pues será el primero en caer. Actualmente solamente se emplea en el BMW M760Li xDrive, del que se fabrican apenas unos miles de unidades al año en todo el mundo (vendidas principalmente en Oriente Medio y Asia), y cada año se enfrenta a normativas de emisiones más estrictas.

Por otro lado, será también difícil mantener en el mercado el motor V8 biturbo de gasolina, sobre todo si tenemos en cuenta que BMW cuenta con una mecánica híbrida enchufable de seis cilindros capaz de entregar alrededor de 600 caballos de potencia, de sobra para ofrecer prestaciones al máximo nivel en sus modelos más deportivos. Aunque la mecánica V8 sigue siendo ampliamente utilizada en la actualidad en los modelos más potentes de la marca, es susceptible de ser descartada con la electrificación de los modelos M más grandes, como los M5, X5 M o X6 M.

BMW prevé que en 2021 la cuarta parte de sus matriculaciones en el mercado europeo corresponderá a modelos híbridos y eléctricos, mientras que en 2025 representarán un tercio del total y en 2030, el 50%. Este mismo año llegará el BMW iX3, un SUV eléctrico que se fabricará en Shenyang (China), y el año que viene llegarán otros dos modelos eléctricos más: el BMW iNEXT y el BMW i4, una berlina eléctrica que tendrá 600 kilómetros de autonomía y 530 caballos de potencia.

Conversaciones: