Híbridos y Eléctricos

LISTO PARA SER CONSTRUIDO

Se llama Fibonacci y es un catamarán 100% eléctrico inspirado en los pianos de cola

El Fibonacci es un diseño de la firma italiana Icona, que ha creado un elegante y espectacular catamarán 100% eléctrico. Listo para ser construido, sólo falta que un adinerado cliente muestre interés por encargarlo.

Se llama Fibonacci y es un catamarán 100% eléctrico inspirado en los pianos de cola
Se llama Fibonacci y es un catamarán 100% eléctrico inspirado en los pianos de cola

Lo que tenemos ante nosotros se llama Fibonacci, el nombre por el que era también conocido el matemático italiano Leonardo de Pisa, es un catamarán completamente eléctrico, tiene un diseño inspirado en los pianos de cola. Su espectacular cubierta se quiere asemejar a la tapa de uno de estos pianos, un diseño elegante que viene acompañado de un silencioso propulsor eléctrico libre de emisiones locales.

El Fibonacci está diseñado por el estudio Icona Design, y lejos de ser un concepto en la mente de unos diseñadores, es un proyecto perfectamente configurado para llevarse a cabo tan pronto como haya un cliente interesado en construirlo. Con las embarcaciones de lujo ocurre que primero se encarga y se compra, y después se empieza a fabricar, y no al revés. Tampoco hablan de precios, ya que depende del equipamiento y los caprichos del posible comprador.

El catamarán ha sido desarrollado junto al contratista ASG Power, la empresa de arquitectura naval Hydrotec y Terra Modena Mechatronic, esta última para encargarse del propulsor eléctrico. Como decíamos antes, el apartado técnico parece estar perfectamente cubierto. 

catamaran-electrico-Fibonacci-by-icona-02

Catamarán eléctrico Fibonacci. | Imagen: Icona

Equipa dos propulsores de 200 kW (272 CV) de potencia alimentados por sendas baterías de iones de litio de 340 kWh cada una, y opcionalmente se puede equipar un extensor de autonomía con un una pila de combustible. Las baterías ofrecen una autonomía aproximada de 150 millas a una velocidad de crucero de 10 nudos, mientras que la velocidad máxima se estima en 15 nudos.

Icona asegura que tiene autonomía para navegar 12 horas y pasar otras 12 fondeando, lo cual sería suficiente suponiendo el tipo de uso mayoritario que se le da a estas embarcaciones, que tras un día o un fin de semana en el mar (por ejemplo para fiestas en grupo) vuelven a puerto.

catamaran-electrico-Fibonacci-by-icona-03

Catamarán eléctrico Fibonacci. | Imagen: Icona

El peculiar diseño asimétrico del Fibonacci cuenta con una cubierta que se puede abrir de manera análoga a la tapa de un piano. Toda la cubierta puede quedar al aire libre, quedando el entorno perfecto (obviando el apartado acústico) para un concierto en alta mar. El interior se puede configurar con dos o tres camarotes con baño privado, y siempre con materiales de primera calidad.

Al diseñar la embarcación, Icona dice haber utilizado su experiencia en el diseño de automóviles, un ámbito en el que ha elaborado algunas creaciones como ejercicios de diseño. Para Samuel Chuffart, vicepresidente y director de diseño global de Icona, el Fibonacci «tenía que ser dinámico, fácil de usar, sostenible y acogedor tanto para el capitán como para los pasajeros, que no son características típicas de los barcos convencionales».

Conversaciones: