Híbridos y Eléctricos

DEFECTOS GRAVES

Un cliente alemán demanda a Tesla por defectos de fabricación graves en su Model 3

Un cliente alemán ha demandado a Tesla después de encontrar en los bajos de su Model 3 defectos de fabricación graves, los cuales pueden poner en riesgo la integridad de la batería al subir el coche al elevador, además de dejarlo sin posibilidad de pasar la ITV.

cliente-aleman-demanda-tesla-defectos-model-3_portada
Un cliente alemán demanda a Tesla por defectos de fabricación graves en su Model 3

Imagina comprar nuevo un flamante Tesla Model 3. Has pagado 54.000 euros y, en principio, todo funciona bien. Hasta que tienes que subirlo al elevador para hacer un cambio de neumáticos y descubres unas feas grietas en los bajos del coche. Esto es de manera resumida lo que le ha ocurrido a un cliente alemán, una pesadilla que ha acabado en los tribunales.

El cliente en cuestión recibió su Model 3 en febrero de 2021. Algunos meses después, con la llegada del buen tiempo, cambió los neumáticos de invierno que traía el coche por unos neumáticos de verano. Al subir el coche al elevador para hacer el cambio de neumáticos, el cliente -que es ingeniero, dicho sea de paso- se dio cuenta que en los bajos, y más concretamente en varios puntos de sujeción, había grietas y abolladuras de distinta consideración.

Preocupado, el cliente se puso a investigar y pronto reparó en que no era el único afectado. Había más clientes con defectos similares en sus coches. Según informes internos de Tesla, al parecer, un robot en la línea de producción de la fábrica de Fremont (Estados Unidos) es el culpable de este fallo. Sin embargo, la compañía ha rehusado hacerse responsable de los defectos y, por supuesto, ni hablar de correr con los gastos.

defectos-bateria-tesla-model-3_02
Los puntos de sujeción del Model 3 presentan grietas y abolladuras de distinta consideración

Los puntos de sujeción defectuosos forman parte del paquete de la batería, de manera que la humedad o la sal podrían penetrar más fácilmente, especialmente en invierno. A eso hay que añadir posibles ruidos parásitos durante la conducción y la inseguridad cada vez que toque subirlo al elevador. El propietario del vehículo se puso en contacto con Service Center de Tesla en Berlín en junio de 2021, donde intentaron solucionar el problema con un poco de pintura alegando que era solamente un defecto cosmético.

En julio, el cliente (cuya identidad no ha trascendido), solicitó a Tesla que le cambiara su Model 3 defectuoso por un coche de igual valor. Tesla se negó, alegando que los daños no suponían un riesgo para la seguridad y la fiabilidad del coche no se veía afectada. No es algo que cubra la garantía, según Tesla. Eso sí, desde la marca le ofrecieron la posibilidad de solucionar el problema cambiando toda la batería a cambio de unos módicos 15.000 euros a cuenta del cliente.

Como Tesla se desentendió, el propietario del coche decidió llevar el caso a los tribunales, para lo cual buscó un abogado especialista en todo lo relacionado con automoción y concretamente, con vehículos eléctricos: accidentes, defectos de fabricación, disputas legales para obtener subvenciones, etcétera. Con toda la documentación encima de la mesa, el letrado repara en un escrito de Tesla que reza lo siguiente: «El proceso de fabricación fue mejorado el 26 de abril de 2021». Para el abogado, esa frase es la admisión de que los daños se produjeron en la fábrica y que, obviamente, se conocían antes de la entrega. Por tanto, y teniendo en cuenta las condiciones de la garantía, Tesla estaría obligada a reparar los defectos del coche de su cliente.

defectos-bateria-tesla-model-3_01
La solución de Tesla es cambiar la batería a coste del cliente. El cliente pide un coche nuevo sin defectos

Como Tesla se negó a sustituir el coche defectuoso por otro nuevo y también a sustituir la batería pagando los costes de su bolsillo, el caso derivó al Tribunal Regional de Múnich. Este encargó un examen del vehículo a un perito independiente, que se ha realizado hace poco, el pasado mes de abril. Hay que tener en cuenta que, llegada esta fecha, el cliente lleva alrededor de un año batallando con Tesla.

Si no se repara el coche, se queda sin ITV

En un extenso informe emitido a finales de mayo, el perito confirma estos defectos y concluye que «la afirmación del demandante de que (...) tres de los cuatro puntos de enganche están dañados, en particular por grietas, es (...) correcta». No obstante, el perito dice que el peligro potencial durante un uso normal es «bastante bajo» pero no se atreve a confirmar si la corrosión aumentará con las grietas. Sin embargo, afirma que en el caso de que el vehículo se suba en un elevador, «la integridad de la carcasa de la batería especificada por la fábrica ya no se da por completo». 

Resumiendo, el perito dice que el cliente tiene razón, los fallos son graves y podrían afectar a la integridad de la batería cuando se suba a un elevador, aunque hay poco riesgo para la conducción en condiciones de uso normal. La conclusión final, no obstante, es tajante: debido a los daños encontrados en la batería, el vehículo no puede aprobar la ITV (conocida como TÜV en Alemania). La primera ITV en Alemania se pasa a los tres años, con lo cual al protagonista de esta historia le tocaría pasarla por primera vez en 2024. Hasta esa fecha, puede circular legalmente con su coche.

Según el perito (de la compañía DEKRA), debe sustituirse la batería de alta tensión. Como ya hemos dicho, el coste son aproximadamente 15.000 euros. La disputa judicial continúa, a la espera de que Tesla se pronuncie, ya sea para presentar un recurso o hacerse cargo de la reparación. En caso de recurrir, será un tribunal quien decida cuál de las partes tiene razón. El cliente, no obstante, no pide que se le devuelva el dinero, sino que le cambien el coche por otro Model 3 fabricado en China, que tienen mejor calidad de fabricación, y no en Estados Unidos.

Fuente: EFahrer vía Autoevolution

Conversaciones: