Híbridos y Eléctricos

LG MAGNA E-POWERTRAIN

Ante la gran demanda de componentes para coches eléctricos, Magna y LG unen sus fuerzas

Las dos empresas crean LG Magna E-Powertrain, con el objetivo de acelerar el  tiempo de comercialización y la escala de fabricación de componentes para vehículos eléctricos y la integración del software y los sistemas.

Acuerdo Magna LG
LG Magna E-Powertrain surge para abastecer con garantías la gran demanda de componentes para los vehículos eléctricos.

La empresa canadiense Magna International y la surcoreana LG Electronics han anunciado la creación de una empresa conjunta cuyo objetivo es satisfacer la demanda mundial de componentes para vehículos eléctricos. El escenario al que se dirige la industria del automóvil, con todos los fabricantes electrificando sus flotas, ha hecho crecer la demanda de nuevos componentes que ahora forman parte fundamental del tren motriz. El mercado de los motores eléctricos, los inversores y los  cargadores mantendrá su crecimiento, que ambas empresas quieren aprovechar  con la creación de LG Magna e-Powertrain.

Si bien los términos financieros del acuerdo no han sido desvelados por ahora, la información que ha publicado la agencia Reuters afirma que la empresa conjunta tendrá un valor de mercado superior a los mil millones de dólares. Centrará sus operaciones en Corea del Sur, China y EE.UU, donde contará con más de 1.000 empleados, la gran mayoría de ellos ya trabajadores de LG y Magna que, además, trabajarán en las instalaciones existentes.

Los primeros clientes de la nueva empresa serán General Motors y Jaguar Land Rover, que comenzarán a recibir  motores eléctricos, inversores y cargadores procedentes de la nueva empresa de manera prácticamente inmediata. Swamy Kotagiri, recientemente nombrado director ejecutivo de Magna International sustituyendo a Don Walker, retirado el pasado  1 de enero, asegura que “la electrificación es una tendencia sostenible en el futuro, aunque pueden existir diferencias de opinión sobre la velocidad a la que se está acercando”. En una entrevista a Automotive News Canadá, afirma que en 2030, el 15% de los vehículos vendidos en todo el mundo serán eléctricos. También explica que su estrategia se ha centrado desde siempre en la búsqueda de bloques “modulares y escalables  en la cadena de suministro de vehículos eléctricos: dos de los más importantes son los inversores y los motores eléctricos”.

LG es uno de los fabricantes más importantes de componentes específicos para el tren de potencia de un coche eléctrico. Por ejemplo, todos los componentes del Chevrolet Bolt proceden de LG, (incluida la batería, aunque en este caso es suministrada por otra división de la empresa, LG Chem). Sus motores y sus inversores encajan con el plan de Magna para reforzar su posición en la cadena de suministro de vehículos eléctricos.

En la actualidad, Magna Steyr construye, bajo pedido, varios modelos para otros fabricantes en su planta de Graz, en Austria. Entre ellos está ya un SUV eléctrico como el Jaguar I-Pace y otros modelos de combustión como el Jaguar E-Pace, El Mercedes Benz Clase G, el BMW Z4 o el Toyota Supra.

En esta asociación cada empresa tendrá una labor concreta. Mientras Magna acelerará el tiempo de comercialización y la escala de fabricación de componentes, LG aportará la integración del software y los sistemas a la empresa conjunta. Kim Jin-yong, presidente de LG Electronics, afirma que “la combinación de nuestra destreza y la experiencia y la extensa historia de Magna transformarán el espacio del tren motriz de los vehículos eléctricos  más rápido que si procediéramos solos”.

Según las previsiones, la empresa comenzará a operar en julio de 2021, cuando finalicen las transacciones administrativas, que están sujetas a una serie de condiciones, como la aceptación del acuerdo por parte de los accionistas de LG y las aprobaciones regulatorias necesarias. 

Conversaciones: