Híbridos y Eléctricos

CRISIS DEL COVID-19

El primer híbrido enchufable de Ferrari, el SF90 Stradale, se retrasa a causa de la pandemia

El primer deportivo híbrido enchufable en la historia de Maranello viene con retrasos en la agenda dada la situación generada por la pandemia.

Ferrari SF90 Stradale
Ferrari SF90 Stradale

Ferrari estaba ya tras las últimos ajustes de cara a comercializar su primer deportivo híbrido enchufable de la historia, el Ferrari SF90. Con las primeras videopruebas rondando la por Youtube, el siguiente paso en la agenda del híbrido enchufable de altos vuelos era madurar su línea de producción, pero es estos compases en los que se ha encontrado un escollo dada la situación generada por la pandemia.

El primer Ferrari en poder moverse únicamente gracias a la electricidad también es el Ferrari de calle más potente hasta la fecha situándose así por encima del superdeportivo híbrido que hasta ahora ostentaba tal título, el Ferrari LaFerrari. El récord lo situaría el SF90 Stradale con sus 1.000 CV, por encima de los 963 del LaFerrari.

Ayer mismo os contábamos por qué la crisis sanitaria originada por la pandemia del COVID-19 estaría afectando a los planes de desarrollo y fabricación de muchos fabricantes de coches eléctricos, trayendo hoy mismo a portada el primer afectado, el Ferrari SF90 Stradale.

Según hemos podido saber gracias a Automotive News, el Ferrari SF90 Stradale habría visto truncados sus planes de llegar a las calles para este mismo año, teniendo que retrasar su llegada al mercado hasta finales de este mismo año 2020, cuando a las alturas en las que nos encontramos ya deberían haber empezado a entregarse las primeras unidades a clientes durante la primera mitad de año, y es que hace ya más de un año que Ferrari presentó su primera iteración de un modelo electrificado para producirse en serie.

Fabricar un coche con componentes eléctricos en su tren motriz conlleva contar con materias y componentes que hasta ahora fabricantes como Ferrari, nuevos en el campo de la electrificación, no encuentran tan fácilmente entre sus proveedores, habiendo sufrido grandes retrasos algunos de los componentes más importantes en la cadena de suministro.

A ello hay que sumar las declaraciones del propio CEO de Ferrari, Louis Camilleri: "El SF90 es una máquina muy compleja y nuestros niveles de tolerancia son muy estrictos en la fase de fabricación, por lo que no podemos centrarnos simplemente en cumplir con el  objetivo de volumen".

Esto podría ir a más y afectar a los planes que la compañía tenía para 2021, pretendiendo ofrecer una gama híbrida con varias alternativas para los clientes. Ferrari anunciaría que el tiempo de espera medio para un SF90 Stradale se situaría en los 18 meses desde su encargo, pero admiten que ahora esta espera sería aún mayor, una espera demasiado larga, incluso para la propia marca italiana que está acostumbrada a demorar todo lo posible sus entregas con tal de cumplir con sus estándares de calidad.

El Ferrari SF90 Stradale estaba destinado a venderse por un precio base en Italia de 430.000 euros, y la propia compañía declara que para este año contaban con la facturación que iban a generar las primeras unidades vendidas de su híbrido enchufable de altos vuelos, por lo que estos retrasos afectarán de manera negativa las cuentas de la sede de Maranello.

Conversaciones: