Híbridos y Eléctricos

RECUPERA PARTE DE LA MODERNA TECNOLOGÍA DE TESLA

Este clásico Ford Cortina es ahora un coche eléctrico gracias a un Tesla Model X desguazado

Un Tesla Model X desguazado ha servido como base para reconvertir un antiguo Ford Cortina Mk1 de los años 60 en un coche eléctrico. Su batería de 28 kWh le proporciona 180 km de autonomía y su motor eléctrico tiene más del doble de potencia que el motor original.

Este antiguo Ford Cortina es ahora un coche eléctrico gracias a un Tesla Model X desguazado
Este antiguo Ford Cortina es ahora un coche eléctrico gracias a un Tesla Model X desguazado

En los últimos años hemos visto varios casos de coches clásicos reconvertidos a eléctricos, en una especie de simbiosis -que algunos consideran una herejía- que reúne un aspecto tradicional con un propulsor eléctrico moderno. Casos como el Jaguar E-Type Concept Zero o el Ford Mustang eléctrico de Charge Automotive son algunos ejemplos. Sin embargo, en esta ocasión se trata del caso particular de Tim Harrison, un australiano que, ante la imposibilidad de comprarse el coche eléctrico que le gustaba, ha decidido transformar un antiguo Ford Cortina de primera generación.

Según comentaba Harrison a los compañeros de The Driven, su deseo era tener un Tesla, pero es evidente que no todos los bolsillos se pueden permitir uno. En su afán de poseer un coche eléctrico, decidió reconvertir un antiguo Ford Cortina de primera generación. Para ello, se sirvió de un Tesla Model X desguazado del que aprovechó parte de su batería y la instaló en la simpática berlina de Ford.

El Cortina monta una batería de 28 kWh de capacidad, un tamaño lo suficiente grande como para tener 180 km de autonomía, y lo suficientemente pequeño como para no añadir demasiado peso y tener que modificar la suspensión, los frenos o restar espacio al maletero original. El peso final supera por poco los 1000 kg, un incremento no muy grande respecto a los 900 kg del coche de serie, con una distribución 50-50 entre ambos ejes. El motor eléctrico es un NetGain Hyper 9, síncrono de imanes permanentes, con 136 CV de potencia máxima.

ford-cortina-electrico-tesla-model-x-02

La toma de carga en corriente continua está ubicada donde iría el tubo de escape originalmente.

Una de las máximas del proyecto era mantener el aspecto del Cortina lo más original posible, y de hecho lo han conseguido. Tanto es así que, para no hacer ninguna modificación en la carrocería, la toma de carga en corriente continua se ubica en el tubo de escape del coche original. El enchufe de corriente alterna, por su parte, se encuentra en el tapón del depósito de combustible. El sistema de 120 voltios usado por Harrison en el Cortina permite una recarga a 20 kW de potencia máxima, por lo que se puede hacer una carga completa en menos de dos horas.

Instalar este sistema, y que funcionase correctamente, ha sido el aspecto más difícil de la conversión. No obstante, Harrison sabía que era buena idea instalar ambos sistemas de carga, pues se dedica a planificar la instalación de cargadores para coches eléctricos en su país natal. Pese a su aparente condición de coche clásico, tampoco ha dudado en añadirle comodidades de nuestra época como el aire acondicionado y un sistema de recuperación energética en las frenadas.

Conversaciones: