Híbridos y Eléctricos

NIO POWER SWAP

Estaciones de intercambio de baterías que funcionan también como centrales eléctricas

NIO ha comenzado a utilizar sus estaciones de intercambio de baterías NIO Power Swap como centrales eléctricas virtuales, vertiendo electricidad a la red cuando hay picos de demanda o apagones.

NIO añade la opción de compra de baterías para clientes que no quieran continuar con el intercambio de las mismas.
NIO ha comenzado a utilizar sus estaciones de intercambio de baterías NIO Power Swap como centrales eléctricas virtuales

El modelo de NIO para "recargar" sus coches eléctricos en ruta apuesta por los intercambios de baterías en lugar de cargadores rápidos, aunque sin dejar de lado estos últimos. La compañía china presentó el pasado mes de julio la tercera generación de sus estaciones de intercambio NIO Power Swap y ahora ha anunciado que algunas de sus estaciones ya cuentan con la tecnología necesaria para funcionar como centrales eléctricas virtuales capaces de verter electricidad a la red.

NIO ya está probando en China la última generación de estaciones de intercambio de baterías. El objetivo principal es ofrecer a sus clientes un cambio de batería en pocos minutos, cambiando una batería descargada por otra completamente cargada. Sin embargo, las estaciones pueden tener otra utilidad: abastecer de suministro eléctrico a la red en horas punta de demanda o en caso de apagones, actuando como centrales eléctricas "virtuales".

Las altas temperaturas registradas a lo largo y ancho de toda China están provocando cortes en el suministro eléctrico en algunas ciudades. Esto ha propiciado empezar a probar la tecnología de NIO, que ya está probando este curioso experimento en 108 estaciones diferentes (58 de ellas en Shanghái). En una reciente publicación en sus redes sociales, la compañía ha explicado como pueden ayudar sus estaciones de intercambio de baterías a mitigar esta situación.

Hay dos líneas de actuación: la primera es optimizar el momento del intercambio en función de la demanda de energía en la red, promoviendo que los conductores «corten los picos y llenen los valles». Esto, lógicamente, puede ir en contra de las necesidades del cliente, que no siempre podrá (ni querrá) elegir el momento en que tiene que cambiar la batería de su coche. No obstante, la conexión a la nube de NIO facilita el intercambio de datos en este sentido, interactuando con la red eléctrica y los usuarios de sus vehículos.

segunda estacion intercambio baterias coches electricos nio noruega-portada
Segunda estación de intercambio baterías coches eléctricos en Noruega

La segunda línea de actuación es permitir que todas las estaciones de intercambio participen activamente en la red eléctrica, vertiendo electricidad en los picos de demanda o cuando haya cortes puntuales en el suministro. Según NIO, sus estaciones pueden conectarse con el regulador en cuestión y adaptarse a sus requerimientos de potencia al segundo. De esta manera, la energía almacenada en las baterías se podría utilizar para cubrir los picos de demanda.

Las estaciones de intercambio actuales (2.0) albergan en su interior trece baterías con una capacidad de almacenamiento entre 600 y 700 kWh. Cuando el conductor de un coche eléctrico de NIO sustituye su batería en la estación, los otros once o doce paquetes pueden descargarse a la red durante cinco o diez minutos, sin apenas interrumpir el servicio de la propia sustitución de baterías para los usuarios de los coches. En la ciudad de Hefei ya han empezado a utilizarlas: allí quince estaciones de NIO vertieron a la red 8 MWh en cinco días, equivalente a suplir en tiempo real la demanda de 3.000 hogares diferentes (con el consumo eléctrico diario medio de un hogar español, 8 MWh son suficientes para abastecer a cerca de 200 hogares).

NIO, que ya cuenta con más de 1.000 estaciones de intercambio en China, anunció en el último 'NIO Power Day' que su tercera generación de estaciones de intercambio ofrecerá más capacidad de batería y una disposición más flexible. Empezará a instalarlas a finales de 2022 o principios de 2023. La compañía está expandiendo su modelo también a otros mercados, incluyendo en Europa, y pretende incluso licenciar la tecnología a otros fabricantes. La compañía inauguró recientemente su segunda estación de intercambio de baterías en Noruega, y su intención es la de seguir ampliando la red. Algo imprescindible de cara a la llegada y expansión de sus coches eléctricos en el mercado europeo.

Conversaciones: