Híbridos y Eléctricos

MOTORIZACIÓN HÍBRIDA

Nissan estudia electrificar el próximo GT-R para hacerlo aún más rápido

En Nissan están estudiando la posibilidad de electrificar el próximo Nissan GT-R, aunque manteniendo el V6 biturbo como motor principal. De momento, hacer un GT-R totalmente eléctrico está descartado.

Nissan-GT-R_Nismo-2020-portada
Nissan-GT-R Nismo 2020

El Nissan GT-R es uno de los deportivos más rápidos del mundo a día de hoy, casi tres lustros después de que se presentase por primera vez. Eso sí, el GT-R R35 ha ido evolucionando mecánicamente para intentar mantenerse al día en un mundo cada vez más competitivo. Y dado el panorama actual, la siguiente generación del Nissan GT-R tiene cada vez más papeletas para convertirse en un coche híbrido.

Si hay algo claro en Nissan es que la próxima generación del GT-R confiará en un motor de combustión como propulsor principal. Con el nuevo Nissan 400Z ni siquiera se han planteado la electrificación en modo alguno, pero con el próximo GT-R, el hermano mayor del 400Z, la electrificación sí está sobre la mesa.

En declaraciones a Autocar sobre el futuro del buque insignia de la marca (en cuanto a prestaciones y excelencia técnica), el Director General de Nissan, Makoto Uchida, ha confesado que desde la marca están «estudiando» cómo pueden mejorar las prestaciones del modelo actual y, en esa tesitura, están planteándose electrificarlo parcialmente, es decir, hacerlo un coche híbrido. La idea es mantener un V6 biturbo de gasolina bajo el capó, como el modelo actual, y añadir un motor eléctrico para darle un plus de potencia y prestaciones. Hacerlo completamente eléctrico, de momento, está totalmente descartado.

Nissan-GT-R_Nismo-2020-1

Nissan GT-R Nismo MY2020.

Según Uchida, «el GT-R es una máquina profesional», sin compromisos, y en Nissan deben «trabajarlo para el futuro». Es poco probable que la próxima generación del modelo, el hipotético R36, traiga consigo profundos cambios a nivel técnico, pero la introducción de una nueva plataforma podría hacer que adoptara cierto grado de electrificación.

El objetivo final es que el GT-R R36 sea "el superdeportivo más rápido del mundo". No obstante, desde Nissan señalan que, en teoría, podrían conseguir eso sin necesidad de incoroporar un sistema híbrido: «Tanto si vamos a una gran electrificación como si no vamos a ninguna, podemos conseguir mucho [más] en cuanto a potencia. Pero no cabe duda de que estamos creando una nueva plataforma, y nuestro objetivo es claro: el GT-R tiene que ser el coche más rápido de su clase. Tiene que ser el dueño de la pista. Y tiene que jugar el juego de la tecnología avanzada. Pero eso no significa que tenga que ser eléctrico».

El GT-R actual consigue prestaciones de auténtico escándalo con un precio y potencia notablemente inferiores a otros coches con cifras similares en cuanto a aceleración pura (el GT-R hace el 0 a 100 km/h en 2,6 segundos) o en tiempos de vuelta en según qué circuitos. Sin embargo, muchos de sus rivales ya han dejado atrás al GT-R en términos de dinámica y tecnología. Un ejemplo bastante claro está en el Porsche 911, del que ha habido dos nuevas generaciones desde que el GT-R llegó al mercado.

Conversaciones: