Híbridos y Eléctricos

SEGÚN LA TENDENCIA ESTADÍSTICA DE LA CURVA DE VENTAS

Noruega no quiere esperar a 2025: todos los coches eléctricos en abril de 2022

Si la línea de tendencia de la venta de automóviles en los últimos cinco años no se rompe, el último automóvil nuevo de gasolina o diésel en Noruega se venderá dentro de siete meses, en abril de 2022.

Noruega fin coches combustion abril 2022
Según la tendencia estadística de la curva de ventas, en Noruega se venderá el último coche de combustión en abril de 2022. Muchas gasolineras ya han comenzado a reemplazar los surtidores de gasolina por puntos de recarga.

Si la tendencia de ventas de coches de gasolina y diésel se mantiene como en los últimos cinco años, el último coche térmico se venderá en Noruega en abril de 2022. Esto es lo que se deduce del gráfico de tendencia de la NAF, la Asociación automovilística noruega (Norges Automobil Forbund). Una fecha que adelanta, por mucho, la fecha prevista por los gobernantes del país escandinavo para prohibir la venta de vehículos térmicos, que tienen previsto eliminarlos gradualmente hasta que en 2025 dejen de estar disponibles.

Que Noruega es el país del mundo que más ha adoptado la electrificación de su parque de automóviles es algo demostrado mes tras mes por los datos de ventas que se publican. Según las series históricas de los últimos diez años publicadas por Norwegian EV Association y la Agencia Reuters la progresión del mercado de vehículos electrificados, incluyendo los híbridos convencionales, los híbridos enchufables y los eléctricos puros, no deja lugar a dudas. Si en 2011 estas tres tecnologías no alcanzaban ni el 5% de la cuota de mercado, en 2020, su suma está por encima del 80%, lo que supone un ascenso de 68%, una cifra sin precedentes en ningún mercado mundial. En julio de este año, las matriculaciones de coches de gasolina y diésel cayeron por primera vez por de debajo de las 1.000 unidades.

La política noruega desde hace más de 20 años va encaminada a lograr el objetivo de convertirse en un país libre de emisiones para el año 2050. Uno de los pasos necesarios para lograrlo es frenar las ventas de coches diésel y gasolina dando paso a los eléctricos, de manera que en 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan entre un 50 y un 55 %. Este plan pasa por prohibir la venta de vehículos de combustión a partir de 2025. Para dar ejemplo y como parte de este plan, a partir de 2022 las administraciones públicas solo adquirirán vehículos eléctricos.

Sin embargo, la tendencia de ventas del país nórdico advierte que cada vez es menor la participación de los vehículos diésel y gasolina, tanto, que es posible que 2025 sea una fecha demasiado lejana en el tiempo. Según un análisis estadístico realizado por la NAF, la Asociación automovilística, y publicado por la revista Motor.no, la tendencia a la baja de las ventas de vehículos de combustión es tan consistente y pronunciada que la previsión indica que en siete meses, en abril de 2022, se vendería el último vehículo con estas tecnologías.

El Norwegian Council for Road Safety (Consejo de Tráfico por Carretera de Noruega) publica todos los meses las cifras de los automóviles vendidos en el país escandinavo diferenciados por las tecnologías que los propulsan. En el último informe los automóviles que no cuentan con ningún tipo de electrificación suponían tan solo el 10 % de las ventas, frente al 21 % del año anterior. Si esta progresión persiste como lo ha hecho en estos años la línea de tendencia de la curva de ventas llegará a cero en abril de 2022, mucho antes de 2025.

Tendencia ventas coches combustión Noruega

En el gráfico, la línea de puntos muestra la tendencia de los registros de ventas de coches de combustión mes a mes desde enero de 2017 (el eje y muestra el número de automóviles registrados con motores de combustión interna). Fuente: OFV/NAF.

Es importante resaltar que en esta contabilidad se incluyen todos los vehículos electrificados que, además de los híbridos enchufables (PHEV) y los 100 % eléctricos (BEV), también incluye a los híbridos completos (HEV), cuando estos vehículos reciben toda su energía de la gasolina de sus depósitos. De cualquier forma, hay que tener en cuenta que el porcentaje de vehículos de este tipo que se venden en Noruega es inferior al 10 %.

La propia web noruega que publica el informe reconoce que esto no es más que un “artificio” estadístico y que efectivamente el último coche de combustión probablemente no se venderá en Noruega en abril de 2022. El mercado continuará ofreciéndolos y siempre existirán casos particulares fuera de la estadística. Sin embargo, la tendencia es clara y lo que sí ocurrirá es que dentro de poco los coches de combustión serán en Noruega un nicho similar al que son hoy los eléctricos en muchos países del mundo.

Coches electricos noruega iva

La oferta de coches eléctricos en Noruega es la más grande de todos los mercados mundiales.

Desde hace 20 años en el país escandinavo los coches eléctricos no pagan IVA, mientras que el tipo general de un modelo de combustión es del 25%. Tampoco pagan impuesto de circulación ni aranceles de importación, y tienen una reducción mínima del 50% en peajes de carretera, ferrys o zonas de aparcamiento regulado. Descuento que puede aumentar dependiendo de la localidad. Además, existe un quórum entre todos los partidos políticos para mantener la expansión de la infraestructura de carga. Sin embargo, dada la evolución del mercado, el Gobierno noruego y el resto de los partidos políticos se está planteando la eliminación de este privilegio, empezando por los modelos más caros, lo que puede moderar la tendencia de la curva de ventas.

Este cambio podría suavizar ligeramente la tendencia de la curva de ventas. De cualquier forma, lo que impulsa el aumento de las ventas de vehículos eléctricos allí es una oferta muy amplia de modelos y una tendencia cultural general hacia la adopción de vehículos eléctricos. Dado que se está haciendo evidente que los vehículos diésel y gasolina están a punto de desaparecer, nadie querrá cargar con un vehículo que dentro de 10 años tendrá complicado encontrar una estación de servicio en la que repostar. Sobre todo teniendo en cuenta que muchas gasolineras noruegas están comenzando a reemplazar los surtidores tradicionales por puntos de carga.

Conversaciones: