Híbridos y Eléctricos

EMPRESAS CONJUNTAS Y VEHÍCULOS COMERCIALES

Renault se prepara para vender 550.000 vehículos eléctricos en China para 2022

Renault planifica su futuro eléctrico en China basándose en la colaboración con las empresas locales para impulsar sus vehículos eléctricos y en las oportunidades que ofrece el mercado de los vehículos comerciales de reparto urbano.

Renault planea su futuro en el mercado del coche eléctrico en China.
Renault planea su futuro en el mercado del coche eléctrico en China.

Los datos de ventas de Renault en China durante el primer trimestre de 2019, son un reflejo de la caída general que el mercado chino de la automoción lleva sufriendo durante los últimos nueve meses. Ante este desafío, el Grupo Renault confía en los vehículos eléctricos y en los comerciales ligeros para cumplir con los ambiciosos objetivos de ventas que se ha impuesto en el mayor mercado del automóvil del mundo.

Renault aspira a alcanzar un volumen de ventas de 550.000 vehículos en China en el año 2022. Esta cantidad representa un aumento de más del 150% con respecto a 2018, en el que vendió 216.000 vehículos, incluyendo los 163.000 matriculados bajo la marca LCV y fabricados por su socio en China, Jinbei Brilliance.

Los resultados del primer trimestre de 2019 muestran el desafío al que se enfrenta Renault en China, donde las ventas generales de automóviles llevan nueve meses consecutivos de caída. Las ventas del grupo bajaron un 21%, hasta un total de 42.687 unidades. De ellas 6.306 corresponden a la marca Renault con una caída del 64%, mientras que las de Jinbei se mantuvieron estables con 36.381 unidades vendidas, que supone incluso un pequeño aumento del 0,4%.

Monovolumen eléctrico de Dongfeng para el mercado chino

Monovolumen eléctrico de Dongfeng para el mercado chino

A la vista de estos datos, Guillaume Sicard, jefe de ventas y marketing de Renault en China, afirma que el grupo llega tarde a este mercado y, que, ya que “el crecimiento orgánico no es posible”, necesitan de las empresas conjuntas para acelerar el crecimiento.

Los socios de Renault en China

En 2013. Renault estableció la primera empresa conjunta en china con, Dongfeng Motor Group (DRAC), con la que comenzó a producir, en 2016, dos de sus SUV, el Kadjar y Koleos, en una nueva planta situada Wuhan. El año pasado, la fábrica operó a aproximadamente un tercio de su capacidad anual máxima, 150.000 unidades, por lo que a sus líneas de producción se agregará un nuevo modelo este mismo año.

DRAC ha sido el punto de partida del grupo francés al que ya ha añadido tres nuevas iniciativas. La empresa eGT que desarrollará coches eléctricos, de la que posee en 25% del capital y que está formada por Dongfeng, que cuenta con el 50%, y Nissan, que cuenta con el 25% restante. Renault Brilliance Jinbei, es una empresa conjunta que se centra en el sector de los vehículos comerciales ligeros (LCV, Light commercial vehicle, por sus siglas en inglés). Por último, están en marcha las negociaciones con JMEV, la filial dedicada a la producción de vehículos eléctricos del conglomerado Jiangling Motors Corporation Group (JMCG), en la que Renault quiere tener “una participación significativa”.

Renault confía en sus asociaciones con fabricantes chinos para aumentar sus ventas

Renault confía en sus asociaciones con fabricantes chinos para aumentar sus ventas.

Renault también acaba de abrir un centro de diseño global en Shanghái, que se une a los que ya posee en Rumania, Brasil e India. Su objetivo no es necesariamente crear diseños nuevos para el mercado chino, sino garantizar que los modelos creados para el mercado europeo y para el resto del mundo satisfagan las necesidades de los compradores chinos, que prefieren, por ejemplo, vehículos con mayor distancia entre ejes y más espacio para las piernas en el asiento trasero.

Actualmente, Renault vende tres SUV de combustión en China: el Captur, el Kadjar y el Koleos, cuyas ventas se están desplomando, según Sicard “por la falta de nuevos productos”. Sin embargo, el mercado está preparado para un cambio profundo hacia la electrificación, y Renault espera beneficiarse de ello. 

Las ventas de vehículos eléctricos aumentaron un 70% el año pasado en China, con un volumen de ventas de cerca de 760.000. La evolución de las ventas, según las previsiones gubernamentales alcanzará los dos millones en 2020, los siete millones en 2025 y los 16 millones en 2030.

El nuevo Renault K-ZE

En el Pasado Salón del Automóvil de Shanghái, Renault mostró el nuevo City K-ZE, una versión eléctrica del Kwid, un pequeño SUV vendido en India y Brasil. Su venta se iniciará durante el cuarto trimestre de este año bajo la marca Renault y cuatro marcas más: Venucia, la marca de la empresa conjunta Nissan-Dongfeng en China y tres marcas de Dongfeng, el principal socio de Renault en China. Su precio estará en la línea de vehículos eléctricos similares en tamaño que se venden por unos 70.000 yuanes, unos 9.000 euros. Francois Provost, jefe de operaciones del Grupo Renault en China, afirma que la ventaja competitiva de K-ZE es que es el primer vehículo eléctrico de su tamaño fabricado para el mercado chino por una empresa conjunta.

Renault City K-ZE

Renault City K-ZE.

Renault no ha especificado las expectativas de ventas para el K-ZE que se producirá como parte de la nueva empresa conjunta eGT en la fábrica de Dongfeng en Shiyan, China, capaz de producir 120.000 unidades al año.

Su batería de 26,8 kWh de capacidad alimenta un motor de 33 kW de potencia y 125 Nm de par motor. Según Renault, su autonomía será de unos 250 kilómetros en condiciones reales, según las pruebas realizadas por Renault-Dongfeng en la propia fábrica de Wuhan. Gracias a la carga rápida puede recuperar el 80% de su capacidad en 50 minutos y la totalidad, en una toma convencional, en cuatro horas.

Normativa y ayudas en China

Según las reglamentaciones anunciadas por el gobierno chino el otoño pasado, los fabricantes de automóviles que producen más de 30.000 vehículos al año deberán incluir un 10% de vehículos de Nueva Energía, según se determina una fórmula que tiene en cuenta la producción de híbridos enchufables y de vehículos eléctricos. Los créditos también se pueden comprar y vender entre los distintos fabricantes. Renault asegura que los créditos obtenidos por el K-ZE se aplicarán a la empresa conjunta principal Renault-Dongfeng y posteriormente utilizará esta herramienta de compra-ventas para distribuirlos entre las en las cinco marcas que lo comercializarán de forma que todas alcancen el nivel requerido.

El K-ZE también es una pieza clave para cumplir con las normativas para acceder a los subsidios a los vehículos eléctricos de China en 2019. Los vehículos eléctricos necesitarán al menos un rango de 250 kilómetros para poder acceder a ellas. En general, estos se están reduciendo drásticamente en un promedio de alrededor del 65%, según un informe de la firma de análisis Alliance Bernstein. Los requisitos que afectan a la energía de la batería tienen la intención de garantizar que solo quedaran en el mercado productos de alta calidad.

Sicard asegura que la forma en la que afectarán los recortes en los subsidios y el sistema crediticio al mercado de vehículos eléctricos es un "juego de adivinanzas “. La pregunta clave, dijo, es si los fabricantes de automóviles o los consumidores absorberán esta reducción de los subsidios, que alcanzan un promedio de “alrededor de 4.000 euros por vehículo”.

Renault presenta la renovación de su gama de vehículos eléctricos comerciales

Renault presenta la renovación de su gama de vehículos eléctricos comerciales.

El mercado de las furgonetas eléctricas

El otro mercado clave para Renault en China son las furgonetas, los autobuses y las camionetas, en el que participa a través de su empresa conjunta con Brilliance Auto, de la que Renault posee el 49% de las acciones y administra las operaciones.

En la actualidad, Jinbei no es rentable, por lo que la empresa conjunta ha desarrollado un plan de cambio en el que incluye un nuevo logotipo en el que aparecen el rombo de Renault y el escudo de Jinbei, una nueva red de distribuidores, y una campaña de marketing en redes sociales y plataformas digitales chinas.

Jinbei tiene en su catálogo con 100 modelos diferentes entre furgonetas y minibuses. Los nuevos modelos que se incorporarán incluyen tres vehículos completamente eléctricos, una gran furgoneta Renault basada en Master y un SUV bajo la marca Jinbei. Thierry Plantegenest, vicepresidente de ventas y mercadeo de LCV a nivel mundial, asegura que el mercado de las furgonetas también se está desarrollando en China a medida que crece el comercio on line y, por lo tanto, el reparto urbano diario en ciudades con poblaciones de entre uno y tres millones de habitantes.

Conversaciones: