Híbridos y Eléctricos

HASTA 2.600 CV

Rolls-Royce ofrecerá mecánicas híbridas diseñadas para grandes yates

Desde Rolls-Royce se encuentran inmersos en el desarrollo de una mecánica híbrida para próximos yates. Este tren híbrido variará su potencia y podrá ser instalado en diferentes tipos de barcos según su tamaño.

Rolls-Royce lanzará mecánicas híbridas para yates.
Rolls-Royce lanzará mecánicas híbridas para yates.

Desde la firma inglesa Rolls-Royce se encuentran inmersos en guiar al mercado hacia un horizonte más limpio y eficiente. Sus distintas ramificaciones se encuentran dirigidas tanto al sector del automóvil (como muchos la conocen principalmente), al aeronáutico o al naval. En todas ellas, la fabricación de sus propios bloques motor, toma un especial protagonismo en el enorme trabajo de ingeniería que realizan sus trabajadores. 

Hace apenas un par de meses os contamos cuál sería la hoja de ruta de Rolls-Royce con la que pretenden alcanzar la neutralidad en emisiones para el año 2050. Un plan que ya empieza a vislumbrar sus primeras plantaciones, ya que a partir del próximo año 2022, la marca confiesa que lanzará una serie de propulsores especialmente diseñados para llevar a cabo su trabajo sobre yates. Estas nuevas motorizaciones, por supuesto, incluyen nuevas variantes híbridas, algo que dará un refuerzo en cuanto a niveles de eficiencia media se refiere. 

Actualmente ya se encuentran en funcionamiento los motores basados en la serie MTU 4000, los cuales ya se encuentran con una óptima certificación IMO III. A partir del próximo año 2022 comenzarán las entregas de los primeros motores MTU 2000, los cuales montan un generoso procesamiento de los gases de escape, de manera que su emisión sea mucho más atenuada. Pero más adelante llegarán nuevas tecnologías con las que se suplirán, más aún, las carencias actuales en cuanto a las emisiones de escape.

Será el próximo año 2022 cuando la firma comience a producir motores MTU Serie 2000 con apoyos en forma de hibridación, algo que se verá incrementado en el año 2023 con variadores de energía eléctrica, algo que supondrá un importante apoyo a los bloques diésel, y que repercutirá directamente en una importante disminución en las emisiones de gases, así como en el propio confort de sus ocupantes, ya que mientras circule en modo completamente eléctrico, su emisión de ruido será prácticamente inexistente. 

Estos trenes motrices con el apoyo eléctrico rondarían una horquilla de potencia de entre 1.000 kW (1.341 CV) y 1.939 kW (2.600 CV), aproximadamente. Esta mecánica no vendría sola, ya que junto a ella se incorporarían caja de cambios, baterías, sistemas de control y monitoreo, así como otros componentes electrónicos. Este sistema híbrido de la serie MTU, se comercializará en formato kit de construcción modular para barcos de diferentes tipos y tamaños.

Esta no será la primera vez que veamos la tecnología híbrida hacer acto de presencia en el sector náutico pues, ciertamente, ya son muchas las marcas que se encuentran manos a la obra con nuevas propuestas con barcos montados sobre este tipo de movilidad notablemente más eficiente. Ciertamente este es un sector en el que se está poniendo una insistente mirada sobre la evolución de la tecnología de la pila de combustible de hidrógeno, algo normal ya que es una mecánica mucho más lógica y práctica para estos grandes vehículos acuáticos, pero hasta que esta tecnología llegue a ser una auténtica realidad para el día a día, ciertamente la hibridación proporciona una importante medida como reductor de emisiones de gases nocivos en barcos de propulsión diésel.

Conversaciones: