Híbridos y Eléctricos

HACKEANDO EL CÓDIGO

Tesla incluye la presión de los neumáticos y otros consumos en el cálculo de la autonomía

Tesla ha modificado el algoritmo de cálculo de estimación de la autonomía de sus coches eléctricos incluyendo la influencia de la presión de los neumáticos, la climatización del habitáculo de la batería y hasta la recarga de los móviles.

algoritmo calculo autonomia tesla presion neumaticos-portada
En la actualización 2022.20.7 que Tesla enviará a sus coche eléctricos se incluirá un nuevo algoritmo de cálculo de autonomía que tiene en cuenta la presión de los neumáticos y las operaciones de climatización de la batería antes de la recarga.

En próximas actualizaciones, Tesla modificará el cálculo de la autonomía restante en las baterías de sus coches eléctricos con el añadido de nuevos consumos energéticos que influyan en ella. Así parece deducirse de la lectura del código de su software realizada por un conocido hacker “verde” que ya ha encontrado en otras ocasiones funciones que Tesla preparaba antes de su anuncio oficial. En este caso parece que el software tendrá en cuenta la presión de los neumáticos, el sistema de climatización de la batería antes de la carga e incluso la recarga de un teléfono móvil.

Los cálculos de autonomía restante son complicados de realizar tanto para el caso de un coche eléctrico como para el de uno de combustión. Los parámetros que afectan al consumo son tantos y tan variables que los errores en estos algoritmos se pueden considerar habituales. Sin embargo, es muy importante que sea lo más exacto posible para eliminar la famosa “ansiedad de autonomía”. A pesar de la experiencia de Tesla en el software, este todavía comete errores en el consumo energético durante un viaje. Y lo hace sobre todo en invierno, cuando los factores ambientales influyen en gran medida y son complicados de cuantificar.

Al ingresar un destino en el sistema de navegación, el software de Tesla realiza los cálculos pertinentes para informar sobre el porcentaje de batería restante al finalizar el viaje y en los puntos de recarga intermedio. La ruta se calcula en función de las necesidades de recarga e incluye la duración de los tiempos de parada en cada uno de ellos. Se trata de uno de los software que mayor información ofrece, ya que utiliza tanto la información del coche como la de los Supercargadores.

algoritmo calculo autonomia tesla presion neumaticos-interior
Al ingresar un destino, el software de Tesla realiza los cálculos e informa sobre el porcentaje de batería restante al finalizar el viaje y en los puntos de recarga intermedio ya que la ruta se calcula en función de las necesidades de recarga incluyendo los tiempos de parada.

En 2018, Tesla ya agregó factores tan importantes como la orografía (ascensos y descensos en la ruta) y algunos condicionantes del clima local. Todo eso ayudó a mejorar el cálculo, pero aun resultaba poco preciso, porque depende de la velocidad a la que se conduce de las condiciones ambientales, de las condiciones del tráfico y de otros factores que influyen sobre la eficiencia. Si bien podría parecer que estos factores son un porcentaje pequeño en la diferencia en algunos viajes largos pueden resultar significativos. Por eso Tesla continúa mejorando sus algoritmos incluyendo más datos y utilizándolos lo más convenientemente posible para afinar el cálculo.

En mayo de este año añadió más parámetros relacionados con el clima para estimar el consumo: el viento cruzado, el viento en contra, la humedad y la temperatura ambiente, según los pronósticos locales.

Ahora, y según la información de un conocido hacker “verde” que es un habitual a la hora de destripar el código de los algoritmos de Tesla, se van a incluir nuevos parámetros que pueden ser importantes a la hora de ofrecer una cifra más exacta en los cálculos.

En el código se añaden varios criterios que si bien por sí mismos pueden no tener una gran influencia en el consumo energético, todos juntos pueden afectar al resultado final. Uno de ellos es la presión de los neumáticos, que hasta ahora no se tenía en cuenta. Sin embargo, es sabido que unos neumáticos desinflados son menos eficientes.

Otro parámetro que es extraño que hasta ahora no se haya tenido en cuenta es el precalentamiento y el enfriamiento de la batería antes de llegar a un Supercargador. Una operación, que sobre todo en el caso de zonas muy frías, supone un importante consumo energético para el sistema y que a partir de ahora entrará a formar parte del cálculo. Tener en cuenta este consumo podría solucionar los errores de cálculo de autonomía en invierno de los que muchos propietarios de Tesla se han quejado.

Por último, un factor que deberá tener muy poca importancia es que se tenga en cuenta si se pone o no a cargar un teléfono móvil.

Estos cambios se publican como parte de la actualización de software 2022.20.7 de Tesla que se está implementando gradualmente en la flota de vehículos.

Conversaciones: