Híbridos y Eléctricos

SU ACTUAL BATERÍA ACUMULA 500.000 KM

El Tesla Model S más usado del mundo está en Alemania y ya ha superado 1 millón de kilómetros

Hansjörg Gemmingen es el orgulloso propietario del Tesla Model S P85 que ha superado el millón de kilómetros, entrando de lleno en el Libro Guinness de los Récords.

El Tesla Model S más usado del mundo está en Alemania y ya ha superado 1 millón de kilómetros
El Tesla Model S más usado del mundo está en Alemania y ya ha superado 1 millón de kilómetros

No es demasiado frecuente ver un coche superando el millón de kilómetros, especialmente si no se dedica, por ejemplo, al sector del taxi. Y es aún menos frecuente verlo en un coche eléctrico. No obstante, un hombre alemán propietario de un Tesla Model S P85 acaba de superar la cifra del millón de kilómetros por primera vez en un Model S, convirtiéndolo en el Tesla más usado del mundo.

El protagonista en cuestión es Hansjörg Gemmingen, que durante los últimos años ha estado a la cabeza del ranking mundial de los Tesla con más kilómetros recorridos. En su caso, conduce un Model S P85 del año 2013 (aunque Gemmingen lo compró en 2014 con 30.000 kilómetros) con el que asegura hacer viajes de 600 kilómetros en el mismo día por puro hobby. No obstante, la media de kilómetros recorridos desde que tiene el coche ronda los 500 kilómetros diarios.

Dos cambios de batería y un total de cuatro motores

Evidentemente, con este trasiego de kilómetros el coche no ha estado exento de recambios. La batería que venía de fábrica fue sustituida en garantía a los 290.000 kilómetros. Medio año y 150.000 kilómetros después hubo que volver a cambiar la batería, pero la tercera y actual batería acumula ya más de 500.000 kilómetros.

El propietario del coche asegura cuidar la batería intentando recargar en casa preferentemente, con carga lenta y manteniendo el nivel de carga entre el 10% y el 90%. También dice evitar altas velocidades en autopista y aceleraciones bruscas para no sobrecalentar innecesariamente la batería. Un buen cuidado sin duda ayuda a la longevidad de cualquier coche y, en este caso concreto, a que la batería actual sufra muy poca degradación -una característica habitual en las baterías de Tesla- y siga funcionando después de medio millón de kilómetros.

La peor parte quizá viene de los motores eléctricos, ya que era uno de los puntos débiles en los primeros Tesla Model S. Gemmingen ha usado cuatro motores distintos (contando el actual), si bien el último goza de una notable mejora en la fiabilidad y acumula 680.000 kilómetros recorridos.

Se ha gastado unos 13.000 euros en mantenimiento

Afortunadamente, la mayoría de los cambios importantes se han hecho bajo la garantía de Tesla -que incluye ocho años sin límite de kilómetros para el motor y la baterías-. Gemmingen dijo en una entrevista que el coste de mantenimiento y averías ha rondado los 13.000 euros, de los cuales 3.100 euros fueron para arreglar la pantalla y el ordenador central cuando la memoria flash dijo basta.

Tuvo que cambiar el cargador, pero entró en garantía, y ha usado solamente dos juegos de frenos. Lo que no menciona Gemmingen es el gasto en neumáticos, que no puede dejarse al margen pero a buen seguro se habrán llevado buena parte de esos trece mil euros que menciona. En cuanto a la recarga, dispone de carga gratuita e ilimitada en los Supercargadores y el coste de la electricidad en su casa es de 7 céntimos por kWh.

Gemmingen también recorrió algo más de 630.000 kilómetros en un antiguo Tesla Roadster, en una época en que no existía la tecnología de carga rápida ni la infraestructura de Supercargadores que hay actualmente. Ahora pasará a formar parte del Libro Guinness de los Récords, pero ha asegurado que su próximo reto es superar la barrera del millón de millas: es decir, los 1,6 millones de kilómetros. 

Conversaciones: