Híbridos y Eléctricos

EN REINO UNIDO

Toyota quiere "refabricar" sus coches usados y con ello controlar sus tres primeros ciclos de vida

La división británica de Toyota estrenará un proceso de reciclado para que los coches usados del fabricante afronten un segundo y tercer ciclo de vida con las mayores garantías y en el mejor estado posible, y siempre bajo el control de la propia marca.

Toyota pretende reciclar sus coches después de sus primeros años de vida.
Toyota pretende reciclar sus coches después de sus primeros años de vida.

En un panorama en el que las ventas de coches nuevos parecen irremediablemente abocadas a ir descendiendo paulatinamente, los coches de segunda mano tomarán más relevancia en el plano comercial. Hay firmas que ya saben de ello, como Toyota, que dará comienzo a un proceso de reciclado de sus coches mediante un reacondicionamiento tras el primer y segundo ciclo de vida.

De momento se trata de una metodología que la firma japonesa tan sólo pondrá en práctica en una de sus fábricas del mercado europeo, la del Reino Unido, sita en el condado de Derbyshare, y lo pretende hacer a través de su firma de movilidad Kinto, presentada hace tan sólo un año, aunque de momento no se tienen demasiados datos acerca del inicio de esta actividad.

En base a lo que ha expuesto Toyota, el fabricante japonés está dispuesto a afrontar nuevos procesos en su fábrica británica para renovar cada coche hasta dos veces después de haberla abandonado por primera vez como un coche nuevo, lo que derivaría un una vida útil compuesta por hasta tres ciclos. En cierto modo, la metodología que Toyota quiere estrenar supone un proceso de reciclado mediante el que pretenden dar valor a los coches usados previamente tanto por la propia Toyota como por empresas de leasing, alquiler y otros tipos de uso que vuelven al fabricante a través de contratos de buyback.

Ha sido a través de la británica Autocar como Agustín Martín, presidente y director de la división británica de Toyota, ha dado los primeros detalles acerca de este nuevo proceso de reciclaje de los coches de la firma británica en Reino Unido. En las declaraciones recogidas por la revista inglesa, Martín deja claro que uno de los objetivos de Toyota con esta novedad es cambiar la forma en la que abordan la vida útil del coche e ir más allá de la venta al primer usuario, y del segundo en caso de haber sido un coche de leasing o renting.

yariscross2-2

Fábrica de Toyota en Valenciennes, Francia.

Comentaba Marín a Autocar, más concretamente: "Creo que estamos muy familiarizados con los habituales ciclos de dos a tres años, que son extremadamente populares en el Reino Unido, pero debemos ir más allá de ese ciclo de dos a tres años y preguntarnos, ¿qué sucede en ese segundo ciclo? ¿y en el tercer ciclo?".

A falta de detalles más concisos sobre este reciclaje, probablemente se trate de un proceso de sustitución y/o saneamiento de piezas tanto interiores como exteriores que han sufrido un desgaste acusado, así como también probablemente un reacondicionamiento mecánico para afrontar su segundo y tercer ciclo de vida con suficientes garantías. Tras el tercer ciclo de vida el coche tendrá ya a sus espaldas una vida útil de en torno a 10 años, y tras ello el objetivo es reciclar en su totalidad el coche, lo que de paso ayudará también a rebajar la edad media del parque móvil de cada país.

En definitiva, y con unas ventas de coches nuevos que prometen ir descendiendo paulatinamente, lo que pretende Toyota es controlar más ciclos de vida de sus coches que el primero y con ello sacar más beneficios que los iniciales de la venta del coche a su usuario particular o al segundo dueño en caso de haber ejercido previamente de coche de alquiler o leasing.

De momento la división británica de Toyota no ha dado más detalles sobre este nuevo proceso, pero si acaba siendo una metodología viable que aporta claros beneficios al fabricante, no sería de extrañar que la exportaran a otras factorías del fabricante japonés en Europa, como la que tiene en Valenciennes, Francia, o que otras marcas se sumaran a realizar prácticas similares.

Otro fabricante que ha expuesto una visión similar sobre el modelo de propiedad de los coches es Volkswagen, quienes ya miran más allá de la propia vida útil del coche, aunque atendiendo en su caso a la batería que portarán sus eléctricos en un futuro, tal vez, no demasiado lejano. Fue el propio Herbert Diess quien durante el pasado año admitió que quieren apoderarse de las baterías de los coches eléctricos, no "regalarlas" al cliente cuando éste las compra.

Conversaciones: