52% DE LAS VENTAS

Las ventas de coches híbridos y eléctricos ya son mayoritarias en Noruega

Por primera vez los vehículos híbridos y eléctricos vendidos en Noruega superan el 50% y ya son mayoría.

Las ventas de coches híbridos y eléctricos ya son mayoritarias en Noruega
Las ventas de coches híbridos y eléctricos ya son mayoritarias en Noruega

Las ventas de automóviles eléctricos e híbridos aumentaron a más de la mitad entre los nuevos coches en Noruega en 2017, un récord impulsado por los generosos subsidios del gobierno que extendieron el liderazgo del país en el cambio de los motores de combustible fósil por vehículos de nueva energía.

Los coches eléctricos puros y los híbridos representaron el 52% de las ventas globales de automóviles nuevos el año pasado en Noruega contra el 40% en 2016, dijo el independiente Norwegian Road Federation (OFV).

"Nadie más está cerca" en términos de una participación nacional en movilidad eléctrica, dijo el jefe del OFV, Oeyvind Solberg Thorsen. "Por primera vez tenemos una participación en el mercado de combustibles fósiles por debajo del 50%".

Noruega exime a los automóviles eléctricos nuevos de casi todos los impuestos y otorga beneficios valorados en miles de euros al año en términos de estacionamiento gratuito o subsidiado, recarga, peajes, etc.

El año pasado, la Agencia Internacional de la Energía (IEA) dijo que Noruega estaba muy por delante de otras naciones como Holanda, Suecia, Francia, Gran Bretaña y China en ventas de coches eléctricos.

Según la IEA, las ventas de automóviles eléctricos en Noruega aumentaron del 29% en 2016 al 39% en 2017. Las ventas de automóviles eléctricos en el país escandinavo en 2017 estuvieron encabezadas por el Volkswagen e-Golf, BMW i3, Toyota Rav4 y el Tesla Model X.

"Noruega es un modelo a seguir sobre cómo se puede promover la movilidad eléctrica a través de incentivos inteligentes", dijo un portavoz de la sede de BMW en Múnich a Yahoo. "La situación probablemente sería diferente si se eliminaran estos incentivos".

El año pasado, el parlamento de Noruega estableció una meta de que para el 2025 todos los vehículos vendidos deberían ser de cero emisiones. Entre otras naciones, Francia y Gran Bretaña planean prohibir las ventas de automóviles de gasolina y diésel para 2040.

En general, las ventas de automóviles sin emisiones en Noruega aumentaron desde el 16% en 2016 hasta 21% el año pasado.

Por el contrario, las ventas de automóviles de diésel cayeron a 23% en 2017, de 31% en 2016. Algunas regiones de Noruega han empezado a cobrar peajes más altos a los automóviles de diésel y gasolina.

Las políticas del coche eléctrico en Noruega son difíciles de imitar. Noruega puede ser generosa porque los altos ingresos de la producción de petróleo y gas le han ayudado a acumular el mayor fondo de riqueza soberana del mundo, con un valor de 1 trillón de dólares (830.000 millones de euros).

Para ilustrar las ayudas que ofrece el gobierno, tengamos en cuenta que un automóvil eléctrico Volkswagen e-Golf se vende por 262.000 coronas (26.700 euros) en Noruega, apenas por encima del precio de importación de 260.000 coronas (26.500 euros), según la Asociación Noruega de Vehículos Eléctricos.

Mientras que un Golf de gasolina, que cuesta solo 180.000 coronas al importarlo (18.350 euros), termina costando 298.000 coronas (30.400 euros), después de cargos que incluyen impuesto al valor agregado, impuestos sobre el carbono y otro impuesto basado en el peso del vehículo.

Conversaciones: