Híbridos y Eléctricos

PUSO A LOS OCUPANTES EN PELIGRO

Este youtuber devuelve un Tesla Model 3 de prensa antes de tiempo por un polémico fallo

Paul Wallace, que corre a cargo del canal de Youtube Supercars of London, devolvió antes de tiempo el Tesla Model 3 Performance del que disponía durante una semana tras un polémico fallo que lo puso a él y su pareja en un serio peligro.

Paul Wallace, el youtuber, junto al Tesla Model 3 en cuestión
Paul Wallace, el youtuber, junto al Tesla Model 3 en cuestión

Si eres aficionado al spotting de deportivos y superdeportivos deberías conocer SoL, el canal de Youtube que se corresponde a las siglas de como se llamaba al principio, Supercars of London, que creó la tendencia de avistar coches exóticos por las calles y compartirlos en redes sociales. El canal corre a cargo de su fundador, Paul Wallace, un aficionado a los coches deportivos que últimamente está pasándose al lado de los coches eléctricos, poco a poco, y en su último vídeo habría dado a conocer sus impresiones del Tesla Model 3 que estuvo probando durante unos días.

Paul Wallace es un confeso admirador de los motores V12 de combustión interna de Lamborghini, pero últimamente está experimentando los coches eléctricos en sus propias manos, y hace pocas semanas probó también el Porsche Taycan en versiones Turbo y 4S, dando a conocer su experiencia como muy positiva, llegando a decir en redes que quería hacerse con uno para él. De hecho, uno de sus compañeros, piloto de carreras, Archie Hamilton, anunció hace unos días haber encargado para sí mismo un nuevo Porsche Taycan 4S.

Siguiendo con esta tendencia Paul Wallace pidió al departamento de Tesla de Reino Unido probar durante una semana la que es ahora mismo la estrella de la gama del fabricante de coches eléctricos americano, el Tesla Model 3, permutándolo durante la semana con un BMW M2 Competition y así ver cómo es la vida con un coche eléctrico a diario. La experiencia durante los primeros días, declara que fue genial, con una cómoda y silenciosa conducción dominada por una sensación de innovación y tecnología como nunca antes había experimentado.

Se muestra incluso emocionado al conducir el Model 3 durante los primeros compases de la prueba, mostrando cómo el coche identifica todo los objetos alrededor del mismo, y queriendo reflejar lo diferente que supone conducir un Tesla con respecto a cualquier coche normal.

El vídeo empieza con un sonoro funcionar de los polémicos limpiaparabrisas de Tesla, que no habría ningún problema con ellos de no ser porque estaban en modo automático funcionando con un parabrisas completamente seco, sin lluvia ninguna.

El principal problema viene cuando el youtuber, con su pareja, ponen rumbo al norte, al circuito de Donington Park donde se celebraba ese fin de semana la Porsche Cup de Gran Bretaña. Declara que las condiciones meteorológicas durante el viaje eran complicadas dada una densa lluvia, por lo que decidió no hacer uso de Autopilot, pero sí viajar con el asistente TACC activado, entre cuyos sistemas de seguridad se encuentra la frenada de emergencia automática.

En mitad de la autovía británica M1 el coche decidió tensar los cinturones de seguridad y hacer una parada de emergencia que dejó a ambos ocupantes perplejos y clavando el coche en mitad de la autovía, poniéndolos en peligro a ellos y a quien viajase detrás, pero por fortuna en ese momento se encontraban solos en ese tramo de carretera, por lo que no hubo que declarar ningún herido ni accidente.

Paul Wallace dice que lo único que se encontraba enfrente del Tesla Model 3 en ese momento era un puente que cruzaba la autopista por encima de ellos, y dado que se aproximaba a una velocidad de crucero de autopista, relativamente alta pero legal, y dada la densa lluvia que estaba teniendo lugar en ese momento no o identificó bien, lo confundiría con un objeto en su camino y llevó al cerebro del coche a tomar esa decisión de realizar una frenada de emergencia.

Este incidente lleva de nuevo a la palestra la polémica cuestión de si está el software preparado para tomar decisiones por sí solo, porque si en condiciones meteorológicas adversas, cuando más se debería necesitar de las ayudas de estos sistemas, pasan de ser un elemento de seguridad a convertirse en la causa de un accidente, ¿realmente nos están haciendo un favor?

Está claro que todavía queda mucho margen para que esta tecnología mejore, pero el propio Paul Wallace, que devolvió el coche a Tesla tan pronto como pudo tras la mala experiencia, dijo que bajo su punto de vista,de momento no hay nada como un humano para tomar decisiones tras un volante, ya que la tecnología, por ahora, no está a la altura.

Conversaciones: