Híbridos y Eléctricos

FINANCIACIÓN EN INDIEGOGO

Así es la minimalista bicicleta eléctrica de Scrat: cuando menos es más

Scrat ha creado una bicicleta eléctrica para aquellos que solo necesitan un vehículo sencillo sin más pretensiones que una ayuda eléctrica al pedaleo y unas luces para iluminar su camino: aquí no hay tecnologías espectaculares.

Bicicleta electrica Scrat S2-portada
Scrat S2, una bicicleta eléctrica sencilla y ligera, para circular por la ciudad que no renuncia a componentes de alta calidad.

La bicicleta eléctrica Scrat S2 busca diferenciarse de la competencia por todo lo contrario que otros fabricantes: la sencillez. A pesar de lo que muchos puedan pensar no todo el mundo quiere una bicicleta eléctrica que parezca un vehículo de alta tecnología repleto de funciones que en muchas ocasiones nunca se utilizan. La Scrat S2 está pensada para quienes solo desean tener una bicicleta de aspecto normal, ligera, con una asistencia eléctrica que les ayude en el pedaleo para sus recorridos urbanos sin renunciar a componentes de alta calidad.

La Scrat S2 ha sido creada por Scrat Bikes, una empresa de Hong Kong que la describe como una bicicleta de grava de una sola velocidad, con barra plana, asistencia eléctrica y luces integradas que sugieren que está pensada para los recorridos por la ciudad. El cuadro está fabricado en aleación de aluminio 6061 con una horquilla delantera de carbono pintada en negro que le da un carácter distintivo. El manillar y la potencia, también de carbono, ayudan a absorber las vibraciones que provoca el pavimento, ya que carece de sistema de amortiguación, a la vez que reducen el peso total de la bicicleta.

En cuanto al sistema eléctrico de asistencia al pedaleo está formado por un motor de buje trasero de 250 W que ofrece su empuje hasta los 25 km/h de velocidad máxima, tal y como exige la normativa europea para vehículos EPAC. La batería que lo alimenta funciona a 36 V y 7 Ah lo que significa que tiene una capacidad energética de 252 Wh. La autonomía que anuncia el fabricante es de aproximadamente 60 kilómetros. Está integrada en el cuadro lo que significa que para recargarla es necesario acercar la bicicleta a un enchufe doméstico donde precisará de aproximadamente 2,5 horas para recuperar toda su energía. La transmisión de una sola velocidad se apoya en una correa de carbono Gates que apenas precisa de mantenimiento, es completamente silenciosa y además ofrece un pedaleo suave y sencillo.

Bicicleta electrica Scrat S2-interior
La bicicleta eléctrica Scrat S2 cuenta con una batería integrada en el cuadro que obliga a acercar la bicicleta a un conector doméstico para recargarla.

El cuadro de la Scrat S2 integra un conjunto de luces LED. En la parte delantera un faro Supernova Mini 2 de 235 lúmenes que se sitúa justo debajo del manillar y en la parte trasera una tira de luces LED rojas LightSKIN que se monta sobre la tija del sillín.

En el manillar se sitúa una pantalla OLED de 1,3 pulgadas montada sobre la potencia que permite elegir entre los diferentes modos de asistencia eléctrica. Una aplicación instalada en el móvil da acceso a informaciones como la velocidad, la distancia recorrida o el nivel de carga de la batería.

Todo el cableado queda enrutado a través del cuadro. Los frenos de disco con accionamiento hidráulico son unos Tektro R290, los neumáticos los Schwalbe G-One Bite Performance 700 x 40c, e incluye soportes en el cuadro para una pata de cabra, guardabarros y portabultos trasero. Todas estas características dan como resultado un peso final para la Scrat S2 de 12,8 kilogramos.

La bicicleta eléctrica Scrat S2 puede reservarse a través de la plataforma de microfinanciación Indiegogo. En caso de lograr su objetivo, todos aquellos que han contribuido a ella podrán hacerse con una unidad por la mitad de precio, por aproximadamente 1.613 euros. El precio final, cuando salga a la venta será de unos 3.200 euros. Estará disponible en varios colores: negro mate, blanco metálico, naranja/negro y rojo/negro.

Conversaciones: