Híbridos y Eléctricos

ACELERACIÓN EN EL CUARTO DE MILLA

Duelo de aceleración: ¿es más rápido un Tesla Model S 'Raven' que el Lamborghini Huracán?

¿Es suficiente la potencia de un Lamborghini Huracán con motor V10 de bramido impresionante para superar la brutal aceleración del Tesla Model S más potente del mercado? La respuesta, en el vídeo a continuación, se repite por partida doble para despejar dudas.

tesla-vs-lamborghini-aceleracion
Duelo de aceleración: Tesla Model S Performance 'Raven' contra Lamborghini Huracán

Las carreras de aceleración en el cuarto de milla son prácticamente una institución por sí mismas en los Estados Unidos. Y con la proliferación de coches eléctricos cada vez más potentes y rápidos, cada vez hay más de estos coches silenciosos intentando ser el más rápido en completar los 400 metros. El duelo que nos deja el vídeo a continuación tiene como protagonistas dos modelos de altos vuelos: el Tesla Model S más potente del mercado y un Lamborghini Huracán con un rabioso motor V10. Hagan sus apuestas.

El Tesla Model S es uno de los coches de producción en serie más rápidos del mundo en línea recta, y en este caso concreto tenemos un Model S Performance 'Raven', la versión más potente que existe -con permiso del Model S Plaid, que todavía no se fabrica-. Con sus 788 CV de potencia y un 0-100 km/h en 2,5 segundos, el Model S Performance 'Raven' habla de tú a tú con el Porsche Taycan Turbo S y no le tiene miedo (al menos en línea) a prácticamente ningún hiperdeportivo del mercado.

Por supuesto, tampoco al Lamborghini Huracán. Con un rabioso motor V10 atmosférico de 610 caballos ubicado en posición central-trasera, tracción total y un diseño espectacular, el Huracán es uno de los deportivos más rápidos e impresionantes que el dinero puede comprar. Eso sí, por los 250.000 euros que cuesta -como mínimo- la versión con tracción total, podrías comprar un par de Model S Performance y todavía tendrías un buen colchón para comprar neumáticos nuevos. ¿Tiene sentido comparar ambos coches en algún sentido? Ninguno, más allá de pasar un rato divertido.

Precisamente una de los puntos más interesantes de los coches eléctricos es su cuasi-inmediata entrega de potencia, lo que los hace auténticos mata-gigantes en las carreras de aceleración. Todo ello al mismo tiempo que son coches prácticos para el día a día, con espacio para toda una familia. La cuestión es: ¿cuál es más rápido en línea recta? ¿Un apacible coche eléctrico familiar o un espectacular deportivo italiano diseñado con el único fin de ser eso, un coche deportivo? 

El Model S comienza la primera carrera con un estado de carga del 85 por ciento y la segunda carrera al 80 por ciento. En el primer intento, en el vídeo da la impresión de que el conductor se anticipa ligeramente a la luz del verde, aunque los tiempos registrados hablan de una salida legal con un tiempo de reacción de 7 milésimas de segundo. 

Ambos coches consiguen su mejor resultado en la segunda carrera: el Tesla Model S Performance 'Raven' completa el cuarto de milla en 10,745 segundos, pasando por línea de meta a 198,51 km/h. El mejor registro del Lamborghini fue de 10,975 segundos, con una velocidad de 205,69 km/h al llegar a meta. Aunque el italiano llega a meta a mayor velocidad, la mejor aceleración del Tesla en los primeros metros acaba resultando crucial para imponerse -ligeramente, eso sí- en el resultado final.

El Modo Ludicrous Plus y el Cheetah Stance no aportan ventajas en todas las circunstancias

A modo de curiosidad, el propietario del Tesla asegura que realizó las carreras en el modo 'Ludicrous' normal, nada de 'Ludicrous Plus' ni Cheetah Stance, y argumenta varias razones de peso. Al parecer, y según las mediciones de este usuario, el modo 'Ludicrous Plus' utiliza entre 3-5 veces más energía por carrera para precalentar la batería, hacer la propia carrera y luego enfriar de nuevo la batería. Después de utilizarlo, se necesitan entre 5 y 20 minutos (dependiendo de la temperatura) para que pueda utilizarse de nuevo.

Además, el coche se prepara en la posición del guepardo solamente durante unos segundos, en los cuales no está garantizado que se encienda la luz verde del semáforo (depende de si está listo el coche rival). Si la carrera sale bien, se pueden ganar una o dos décimas de segundo, pero todas las complicaciones anteriores, dice este propietario, hacen que pierda un mayor de carreras. Y, por supuesto, no podemos olvidar un apartado importante: Tesla advierte que el uso reiterado del modo Ludicrous Plus desgasta prematuramente la batería y demás componentes del propulsor, debido al sobre esfuerzo necesario. 

Conversaciones: