Híbridos y Eléctricos

MODEL 3 LONG RANGE

Tras 160.000 km, este es el desgaste que acusa la batería de un Tesla Model 3 eléctrico

Un usuario estadounidense expone su experiencia con su Tesla Model 3 tras 160.000 kilómetros recorridos, señalando también la degradación que ha tenido su batería tras el kilometraje recorrido.

La degradación de la batería de este Tesla Model 3 es ínfima tras 160.000 km.
La degradación de la batería de este Tesla Model 3 es ínfima tras 160.000 km.

Un usuario estadounidense, dueño de un Tesla Model 3 Long Range, ha especificado cuál ha sido la pérdida de efectividad de su batería tras haber recorrido con su coche eléctrico más de 100.000 millas, que se traducen a 160.000 kilómetros en base a la métrica europea. Gracias al sumo cuidado que ha gastado el usuario del Model 3 en cuestión, la degradación de la batería apenas va más allá del 2 %.

A través de su canal de Youtube, Andy Slye expone en un detallado vídeo su experiencia con el coche eléctrico más popular del mundo, atendiendo a la que es uno de las mayores dudas en torno a la vida y el mantenimiento de los coches eléctricos.

Casi todos los coches eléctricos a baterías a la venta hoy día recurren a acumuladores de iones de litio similares, por ejemplo, a las de cualquier dispositivo, como puede ser un teléfono móvil. Y al igual que sucede con estos, a lo largo de su vida útil, y con el paso de los ciclos de carga y descarga, la batería pierde parte de su efectividad con una carga completa.

Una de las claves para preservar la efectividad de una batería de iones de litio es no cargarla recurrentemente a su máxima capacidad

Una de las claves para preservar la efectividad de una batería de iones de litio es no cargarla recurrentemente hasta su máxima capacidad.

El Tesla Model 3 que toma protagonismo en el vídeo es de las primeras unidades que fueron producidas del eléctrico estadounidense. Tiene casi cuatro años de edad, y más concretamente se corresponde con la versión Long Range. Cuando fue lanzada al mercado, esta variante del Model 3 tenía 79,5 kWh de capacidad de batería brutos, y con una carga completa podía recorrer (teóricamente) un total de 310 millas, que equivalen a 499 kilómetros.

Como curiosidad, y al contrario de lo que sucede con la versión Long Range que se encuentra a la venta actualmente, ésta gozaba de tracción al eje trasero al disponer de un sólo motor eléctrico de 192 kW (257 CV).

A día de hoy, y según las estimaciones que ha hecho el usuario sobre la autonomía con una carga completa, su Tesla Model 3 acusa una pérdida de efectividad de la batería de tan sólo un 2,2 %. No obstante, y tal y como detalla Andy Slye en el vídeo, el 94 % de los kilómetros que ha recorrido con su Tesla Model 3 han sido posibles gracias a cargas domésticas nocturnas a muy baja potencia de carga, lo que a buen seguro ha ayudado a mantener bajos los niveles de estrés de la batería, y con ello está alargando considerablemente la vida útil de la misma.

Además de alargar la vida útil de la batería, las cargas domésticas también conllevan una ventaja destacable, tanto si se compara con cargas en cargadores públicos como con respecto a coches diésel y gasolina. Y es que con un gasto medio de entorno a 7 céntimos de dólar por cada kWh que ha consumido su Tesla Model 3, Slye calcula que apenas ha desembolsado 1.800 dólares para cargas domésticas durante estos cuatro años con su Model 3.

Conversaciones: