Híbridos y Eléctricos

SEGURIDAD AL VOLANTE

Los botones físicos son más fáciles de usar que las pantallas táctiles, según esta comparativa

Un estudio realizado por Vi Bilägare ha confirmado que derivar todas las funciones básicas hacia las pantallas táctiles es mucho más complejo de usar que los botones físicos.

volvo-c40-recharge-2_1_1000x575
Las pantallas táctiles pueden ser menos fáciles de usar, según afirma un nuevo estudio

Son muchas las marcas que en cada lanzamiento optan por derivar más funciones al sistema de información y entretenimiento central en detrimento del uso de botones físicos. Esto se traduce en una imagen interior mucho más limpia, tecnológica y minimalista; sin embargo, no todo es positivo a este respecto ya que un estudio realizado por Vi Bilägare atestigua que los botones físicos siguen siendo más seguros y fáciles en su utilización.

En Tesla, por ejemplo, hicieron desaparecer la práctica totalidad de botones físicos en sus coches eléctricos, algo que posteriormente fueron adoptando otras compañías del sector, insertando funciones tan cruciales como la climatización en la pantalla central. El uso de este método más moderno hace que el conductor, si no conoce bien cada menú de dicho sistema, se pierda entre las funciones y, finalmente, termine desviando la mirada hacia el panel central mucho más tiempo del que debería; tiempo que no empleará en mirar a la carretera.

bmw ix
El BMW iX, a pesar de tener ciertos comandos físicos, culminó la prueba en alrededor de 30 segundos

En la publicación sueca Vi Bilägare han comparado un total de 11 vehículos modernos, entre los que se encontraban varios eléctricos como el BMW iX, el IONIQ 5, el MG Marvel R o el Volkswagen ID.3, entre otros, contra un Volvo V70 del año 2005 que no contaba con pantalla central de info-entretenimiento y todas sus funciones estaban enmarcadas por una serie de botones físicos. En esta comparativa, sus integrantes quisieron probar en cuál de los coches era más fácil realizar una serie de operaciones básicas y muy sencillas.

Dichas pruebas fueron: activar la calefacción en los asientos, aumentar dos grados la temperatura del habitáculo, encender la radio y ajustarla en una emisora específica, restablecer el ordenador de viaje y, por último, disminuir la iluminación del panel de instrumentación a su nivel más bajo. Todo ello mientras se circulaba en cada uno de los vehículos a una velocidad de 110 km/h. De forma previa a su realización, cada uno de los conductores tuvo tiempo de conocer brevemente los sistemas de los coches que emplearían.

volvo v70
El vetusto Volvo V70 de 2005 fue el más fácil de usar

Inicialmente, el Volvo V70 del año 2005 estableció un tiempo de 10 segundos en realizar cuatro tareas, en los que el coche recorrió una distancia de 306 metros, posicionándose como el más fácil de operar. En el extremo opuesto de esta comparativa se situó el MG Marvel R, que precisó de un total de 44,6 segundos en completar las mencionadas tareas, en los que el vehículo recorrió 1.372 metros, ya que sus conductores afirmaron que su sistema era algo complejo de usar.

El resto de modelos se posicionaron mucho mejor, ya que, por ejemplo, el BMW iX o el Seat León funcionaron mucho mejor, aunque el tiempo que demoraron estos fue de alrededor de 30 segundos. En el caso del Tesla Model 3 fue de 23,5 segundos, mientras que el Volkswagen ID.3 estableció 25,7 segundos.

foto1
El Volvo C40 fue el mejor modelo eléctrico de esta comparativa con solo 13,7 segundos

El vehículo en segunda posición fue el Dacia Sandero, el cual demoró un total de 13,5 segundos en la realización de sus funciones, tan solo 3,5 segundos más que el V70 de 2005. De forma casi pareja, el Volvo C40 eléctrico culminó en un tiempo de 13,7 segundos. Esto se debe a que los sistemas centrales de información y entretenimiento en ambos modelos son mucho más sencillos de usar y sus menús no son tan complejos, según afirmaron sus ocupantes.

En el estudio también hicieron mención a la desviación en la mirada y de la cabeza que hay que realizar para mirar a la pantalla central. En este caso el MG Marvel R volvió a posicionarse en el último puesto con una desviación de 56 grados para el conductor, mientras que el Mercedes GLB salió victorioso con un máximo de 20 grados.

Conversaciones: