PUNTO DE PARTIDA DE LA FAMILIA I.D.

Volkswagen I.D: así serán los coches eléctricos fabricados con la plataforma MEB

El fabricante alemán lleva años desarrollando la arquitectura MEB, que permitirá el desarrollo de la futura gama I.D., la primera familia de vehículos completamente eléctricos del grupo.

La plataforma MEB servirá para desarrollar la nueva familia Volkswagen I.D.
La plataforma MEB servirá para desarrollar la nueva familia Volkswagen I.D.

Desde su lanzamiento en 2012, el grupo Volkswagen ha construido el 80% de sus vehículos de combustión a través de la plataforma MQB. Tras el éxito de esta estrategia, el fabricante alemán dio un vuelco a sus planes a medio plazo después de anunciar que lanzaría 50 modelos electrificados hasta 2025 construidos sobre una misma plataforma. En este sentido, el conglomerado que incluye las marcas Volkswagen, Audi, Skoda y Seat desarrolló la plataforma MEB, un sistema que facilita la producción de los futuros modelos híbridos y eléctricos que saldrán al mercado en los próximos años.

MEB (la traducción aproximada sería kit de construcción eléctrico y modular) es un sistema que permite “generar un gran volumen de vehículos mediante el uso de las mismas partes”, según explicó Tino Fuhrmann, responsable del proyecto. “Todo lo que sabíamos gracias a la MQB lo implementamos en MEB”, argumentó el directivo del grupo alemán durante la presentación de la tecnología en la fábrica de Dresde (Alemania).

Modular electric drive kit (MEB) with two electric motors; lithium-ion battery integrated in the floor

Volkswagen pretende lanzar 50 modelos electrificados gracias a la plataforma MEB. Fuente: Volkswagen Press.

La plataforma MEB será usada por todas las marcas del conglomerado germano excepto Porsche, que tiene su propia arquitectura, la J1, en colaboración con Audi. La idea es que para 2022, Volkswagen, Audi, Skoda y Seat hayan lanzado 27 modelos basados en esta tecnología. Las estimaciones del grupo apuntan a que para el mismo año se hayan fabricado 10 millones de vehículos a lo largo del ciclo de vida de la primera generación de esta arquitectura.

El punto de partida: la gama I.D.

El primer vehículo basado en la arquitectura MEB será el Volkswagen I.D. Neo, un compacto que se lanzará al mercado a finales de 2019. El I.D. Crozz, por su parte, llegará un año después. Combinados, ambos vehículos pretenden alcanzar unas ventas anuales de entre 100.000 y 150.000 unidades. Más tarde llegarán los modelos basados en los conceptos I.D. Buzz e I.D. Vizzion, ambos previstos para 2022. El fabricante ya ha anunciado que los precios de partida serán equivalentes a los de un vehículo diésel, es decir, por debajo de 30.000 euros.

Rolling Chassis with the Modular Electric Drive Kit (MEB) - First pure EV platform for high volume

El modelo estándar es de tracción trasera y utiliza un motor síncrono de imanes permanentes. Fuente: Volkswagen Press.

En cuanto a su sistema motriz, estos modelos tienen como estándar un motor síncrono de imanes permanentes y propulsión trasera situado sobre el eje posterior. Opcionalmente, los modelos basados en el I.D. Crozz ofrecerán tracción integral repartida entre los dos ejes al 50-50. Además, en el interior se gana espacio respecto a sus equivalentes de combustión gracias a que la batería está alojada en el suelo. Esta característica provoca que los asientos ofrezcan una posición de conducción ligeramente más elevada. Otro elemento distintivo de la gama I.D. será el uso de llantas de aleación más grandes de lo habitual, con diámetros que oscilarán entre 18 y 21 pulgadas.

La producción europea de estos vehículos se certificará al completo con huella de carbono neutral, incluidas las celdas. Las baterías, que detallaremos en profundidad más adelante, ofrecerán inicalmente entre 330 y 550 kilómetros de autonomía bajo el nuevo estándar europeo WLTP. El motor eléctrico, ensamblado en la factoría del grupo en Kassel (Alemania) tendrá una potencia de 125 kW (168 CV). La aceleración de estos modelos será de 0 a 100 km/h en menos de 8 segundos, con una velocidad máxima de 160 km/h.

Novedades en el paquete de baterías

Los paquetes de baterías iniciales tendrán una capacidad de 48 kWh y 62 kWh, dependiendo de si se trata de la versión de 7 o 9 módulos. También puede llegar una variante con 80 kWh de capacidad energética, aunque se desconocen por el momento los detalles. La capacidad de recarga rápida de la nueva generación de eléctricos de Volkswagen partirá de 50 kW de potencia como estándar, aunque la inclusión de un sistema de carga a 125 kW facilitará la recuperación de entre 250 y 300 kilómetros de autonomía en tan solo 30 minutos.

En cuanto a su composición, las celdas utilizadas para la fabricación de los primeros modelos de la gama I.D. emplearán cátodos con la química NCM 622: 60% níquel, 20% manganeso y 20% cobalto. La densidad energética que se puede conseguir con esta composición es de 650 Wh por litro o 280 Wh por kilo.

Battery production unit for the e-Golf.

Los paquetes de baterías iniciales tendrán una capacidad de entre 48 y 62 kWh. Fuente: Volkswagen Press.

Conversaciones: