Híbridos y Eléctricos

AUTONOMÍA DE NIVEL 4

Baidu Apollo RT6, un auténtico coche autónomo y eléctrico con volante desmontable

El Apollo RT6 es la sexta generación de coches eléctricos y autónomos desarrollados por Baidu. Este cuenta con conducción autónoma de nivel 4 y un interior completamente personalizable.

Baidu Apollo
Baidu presenta el Apollo RT6, la sexta generación de su vehículo eléctrico y autónomo.

Baidu, más conocida como “la Google china”, ha presentado durante su la Baidu World 2022 el que será su modelo eléctrico y totalmente autónomo de sexta generación al que han llamado Apollo RT6. Este vehículo ya está preparado para iniciar su producción en serie, lo que se espera que suceda a lo largo del próximo 2023, para unirse así a la flota de robotaxis Apollo Go que ya presta servicio en varias ciudades chinas.  

La compañía china, inicialmente, se ha caracterizado por ser un importante motor de búsqueda en internet sobre el país asiático; sin embargo, en los últimos años han estado centrados en la tecnología automovilística, entre la que se encuentran los vehículos eléctricos y el desarrollo de la conducción autónoma. Esto ha comenzado a implementarse a través de su ecosistema denominado Apollo, el cual ya cuenta con asociaciones con marcas de destacado calado en el sector, tales como Toyota, Ford, Volkswagen o Geely. Con esta última posee un acuerdo de expansión de su software sobre los vehículos eléctricos producidos por la compañía. 

Baidu Apollo exterior
El Apollo RT6 realizará la labor de Robotaxi.

El programa Apollo Go lleva algo más de dos años ofreciendo transporte sobre vehículos totalmente autónomos gracias a la inclusión de la tecnología patentada por Baidu. Ahora, la compañía ha presentado la renovación de su coche eléctrico, siendo el primero que se construye completamente desde cero. 

Según los datos proporcionados por la compañía, gracias a nuevos avances en el desarrollo y fabricación de vehículos, han conseguido alcanzar un coste aproximado de 37.000 dólares por vehículo fabricado, esto, junto a la tecnología que equipa el mismo, lo convierten en una de las alternativas más asequibles del mercado actual. El propio cofundador y director ejecutivo de Baidu, Robin Li, mencionó que esta reducción en el coste de fabricación permitirá implementar grandes flotas de vehículos autónomos sobre el país chino, aunque por el momento no tienen visos a exportarlos a otros países del mundo. 

Estéticamente, el Apollo RT6 cuenta con un diseño particular en forma de monovolumen con ciertos rasgos de modelo SUV. Las puertas de acceso a las plazas delanteras poseen una apertura “normal”, mientras que las de entrada a las plazas traseras presentan una apertura horizontal. Con ello se quiere favorecer el fácil acceso a estas plazas, ya que son las más cómodas y ergonómicas de todo el habitáculo. Sobre el techo se ha acoplado un módulo de sensores, así como en todo el alrededor del coche. También se ha insertado una serie de luces interactivas con las que comunicarse a través de señales clave con otros vehículos y usuarios. 

Baidu Apollo interior
El habitáculo será enteramente personalizable.

El modelo equipa un total de 38 sensores alrededor de toda su carrocería. 8 LiDAR, 6 radares de ondas milimétricas, 12 radares ultrasónicos y 12 cámaras. Esto se combina con un sistema de computación de 1.200 TOPS (Tera Operaciones Por Segundo) de potencia para poder alcanzar el nivel 4 de autonomía. En comparación, el ordenador FSD de Tesla de 2019 ofrecía 144 TOPS.

Uno de los más destacados puntos del modelo será su habitáculo. En él se podrán alojar cómodamente sus ocupantes, pudiendo contar con hasta cuatro asientos totalmente regulables. En la primera fila se ha adaptado el salpicadero como mesa o escritorio en el que poder trabajar o realizar otras actividades. El volante se podrá ocultar bajo la estructura para poder aprovechar mucho mejor el espacio

En las plazas traseras es donde se incidirá más en los aspectos referentes a la comodidad y el confort, ya que la primera fila se podrá convertir en unas mesas en las que poder apoyar el ordenador o tablet y trabajar mientras el vehículo realiza el trayecto por sí solo. El piso del habitáculo es completamente plano, de manera que sus usuarios puedan combinar mejor la distribución de sus elementos.

Desde su lanzamiento en el año 2020, Baidu ha conseguido expandir su servicio de robotaxi a 10 ciudades chinas y ha cosechado más de un millón de viajes. En los próximos años esperan expandirse a un total de 65 ciudades para 2025 y a 100 entornos urbanos para 2030

Conversaciones: