Híbridos y Eléctricos

RESTOMOD OFICIAL

Un Mini clásico y eléctrico es posible, y la transformación la hace la propia marca

El proyecto 'MINI Recharged' pretende convertir el Mini clásico en un coche eléctrico y recibir una "nueva vida" que le permita circular en cualquier zona de bajas emisiones. Mantiene la estética original pero es más potente y mucho más rápido.

mini-recharged-classic_portada
Un Mini clásico y eléctrico es posible, y la transformación la hace la propia marca

La modernización de coches clásicos, también conocido como restomod, está de moda. En nuestra página os hemos traído ejemplos de ello en bastantes ocasiones, pero la mayoría de las veces son preparadores externos que nada tienen que ver oficialmente con la marca. Hasta ahora. Y es que Mini ha tomado las riendas del proyecto 'MINI Recharged' en el que quiere transformar los Mini clásicos en coches eléctricos con un propulsor a la última.

Dice la marca británica que si Alec Issigonis pudiera volver a diseñar hoy el Mini clásico, el coche tendría un motor eléctrico. Y seguramente no les falta razón pues, al fin y al cabo, el Mini original se concibió como consecuencia de una crisis de petróleo surgida tras la guerra del Sinaí, que redujo la oferta el suministro de petróleo hasta el punto de que en Reino Unido se racionó la gasolina durante un tiempo. Es decir, el Mini tenía como premisa el ahorro de combustible, un coche capaz de transportar a cuatro ocupantes con el menor gasto energético posible. Una búsqueda de la eficiencia que hoy no se entiende sin los propulsores eléctricos.

mini-clasico-electrico-recharged_3

El motor de gasolina se sustituye por uno eléctrico de 122 CV de potencia.

Aunque aún faltan unos años, Mini ya ha anunciado que dejará de lanzar modelos con motor de combustión interna, algo que ya han hecho otras tantos fabricantes. Lo que quizá no habíamos visto venir es la reconversión de los Mini clásicos en coches eléctricos de la mano del propio fabricante. La idea surgió en 2018, cuando se construyó un Mini eléctrico clásico que se presentó en el Salón del Automóvil de Nueva York. Por entonces no lo supimos, pero la buena acogida recibida provocó que un equipo de la planta de Mini en Oxford se pusiera a trabajar y a desarrollar un plan para poder ofrecer eso mismo a los clientes que ya tuvieran un Mini clásico.

Dicho y hecho. El proyecto MINI Recharged combina el pasado con el presente y el futuro, la estética tradicional del coche con la tecnología más moderna. Y todo ello con el sello de calidad del propio fabricante. Para ello, el motor de gasolina original del Mini clásico se sustituye por un moderno motor eléctrico con 122 CV (90 kW) de potencia. Esto le permite ser mucho más rápido que el modelo original y hacer el 0-100 km/h en nueve segundos. La batería que alimenta el motor eléctrico proporciona 160 kilómetros de autonomía y puede cargarse a 6,6 kW de potencia máxima. 

mini-clasico-electrico-recharged (1)

La instrumentación mantiene el diseño original pero con indicaciones actualizadas como la autonomía restante.

La toma de carga va situada en la parte trasera izquierda del coche y la insignia de la marca se modifica adaptándola a la del MINI eléctrico moderno. Además, cada Mini clásico eléctrico se equipa con el característico cuadro de instrumentos central del Mini original, que ahora muestra la temperatura del motor eléctrico, la marcha seleccionada, la autonomía restante y la velocidad.

La conversión permitirá alargar la vida útil de los coches en determinadas zonas con restricciones para los vehículos más contaminantes donde ya tienen prohibida su circulación. El Mini clásico eléctrico puede circular por el centro de Londres sin tener que pagar el impuesto medioambiental, volviendo a formar parte del paisaje urbano de la capital británica, otrora plagada de estos pequeños coches. Todo ello, lógicamente, con una experiencia de conducción muy diferente al modelo original: en silencio y con una aceleración prácticamente instantánea.

mini-recharged-clasico

Entre los cambios, todos reversibles, también se incluye un nuevo logo adaptado a los modelos eléctricos.

No obstante, por si acaso existen clientes arrepentidos, la conversión tiene modificaciones reversibles. Esto hace posible que el Mini clásico en cuestión pueda volver a su estado original más adelante. Durante la conversión, que se lleva a cabo en Reino Unido, el motor original de cada vehículo se marca y se almacena para poder reutilizarlo en caso de una futura reconversión del coche. A la marca solamente le ha faltado hablar de un detalle: el precio de la conversión, cuya cuantía desconocemos.

Conversaciones: