Híbridos y Eléctricos

ASÍ VA LA ELECTRIFICACIÓN DE LA INDUSTRIA

Las emisiones siguen subiendo y los fabricantes se enfrentan a multas millonarias

Los constructores de automóviles se enfrentan a multas por valor de 34.000 millones de euros si no llegan a los objetivos marcados para 2021. Por el momento, las emisiones de los vehículos están aumentando en lugar de reducirse.

Las emisiones de CO2 han remontado y alcanzan niveles de 2014.
Las emisiones de CO2 han remontado y alcanzan niveles de 2014.

Los fabricantes de automóviles deberán pagar multas por varios miles de millones de euros cuando entre en vigor el nuevo límite de emisiones a partir del año 2020. Estas es la conclusión a la que han llegado diversos analistas tras analizar la situación actual, donde los niveles de CO2 han alcanzado los máximos establecidos en el año 2014.

En total, según un informe de JATO Dynamics, el monto de las sanciones ascenderá a 34.000 millones de euros. La agencia se ha basado en los datos de CO2 del pasado año para realizar esta estimación. Según JATO, el Grupo Volkswagen y el Grupo PSA, los dos mayores fabricantes europeos según su volumen de ventas, podrían perder hasta la mitad de sus beneficios debido a las mencionadas multas.

La Comisión Europea establece una sanción equivalente a 95 euros por cada gramo de CO2 que exceda el límite, multiplicado por cada uno de los coches que se vendan entre 2020 y 2021. Así pues, el límite establecido será de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, aunque durante 2020 el 5% de los vehículos más contaminantes no se tendrán en cuenta como medida de adaptación.

Según los datos de JATO publicados el pasado mes de marzo, la media de emisiones de los 23 mercados que conforman la Unión Europea ascendía a 120,5 g/km. Esta cifra, comparada con los 118,1 g/km de 2017, supone un alarmante aumento de las emisiones a tan solo dos años de que entre en vigor el límite de 95 g/km.

Los analistas consultados por AutoNews atribuyen este incremento a múltiples factores. Entre ellos destacan la creciente popularidad de los vehículos tipo SUV en el mercado, que además de ser más pesados, tienen un peor rendimiento aerodinámico y consecuentemente un mayor consumo; así como la caída de las ventas de motores diésel, ya sea por el descenso de la confianza por parte del consumidor o por las prohibiciones establecidas en algunas ciudades.

Michael Schweikl, un experto en automoción autor del informe anual sobre el progreso de los fabricantes de automóviles hacia los objetivos de emisiones de PA Consulting, afirma que “las empresas tendrán que pisar el acelerador para cumplir con los objetivos". "Creo que han subestimado el esfuerzo que supone cambiar los motores de combustión interna por otras alternativas", agregó. "El mercado está tirando en una dirección y no han calculado correctamente el tiempo que tomará conducirlo hacia una nueva dirección", los vehículos eléctricos y de bajas emisiones.

La importancia del factor peso en las emisiones

A pesar de que la norma de la UE dice que el límite para 2021 se establecerá en 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, cada uno de los fabricantes tiene un límite distinto, determinado mediante la ponderación del mencionado límite y la masa media de sus vehículos. Cuanto más pesados son los coches que fabrican, más alto será el límite de emisiones. En el caso de Fiat Chrysler, que vende un gran número de vehículos pequeños (el Fiat 500 es uno de los coches más vendidos en Europa), su límite será de 91,8 g/km, mientras que el de Daimler, cuyos vehículos son más grandes y pesados, está establecido en 102,8 g/km.

Esta circunstancia estaría desincentivando a los fabricantes de automóviles a la hora de mejorar la eficiencia de combustible por la vía de la reducción de emisiones, dejando la electrificación de los propulsores como la opción más factible. El caso de Ford es bien distinto, pues ha anunciado que apostará por vehículos de mayores dimensiones, como los SUV, los todoterreno y las furgonetas. Esta circunstancia, por un lado se traducirá en un aumento de sus emisiones medias, mientras que por el otro, al fabricar vehículos más pesados, su límite objetivo de emisiones podría crecer en igual medida.

Cómo afectarán las emisiones a los beneficios

El banco suizo UBS pronosticó este mes que, a pesar de que espera que todos los fabricantes lleguen a cumplir con el objetivo de emisiones, se dejarán en el camino 7.400 millones de euros en beneficios. En el caso de PSA, UBS estima que mermará sus beneficios en un 25%, mientras que en lo que a Fiat Chrysler se refiere la cifra será del 20%.

Conversaciones: