Híbridos y Eléctricos

EL OBJETIVO DE LA CEO MARY BARRA

Un coche eléctrico rentable y de bajo costo, los planes de General Motors para 2021

General Motors quiere reducir los costes de las baterías y vender los coches eléctricos masivamente en China para lograr la rentabilidad en el sector.

General Motors promete rentabilidad en sus coches eléctricos para 2021
General Motors promete rentabilidad en sus coches eléctricos para 2021

General Motors se ha planteado un objetivo ambicioso: hacer rentable la venta de coches eléctricos para 2021. Es la promesa que recientemente le hizo Mary Barra, CEO de GM, a los inversionistas.

¿Cómo pretende lograrlo? Combinando su tecnología patentada de baterías, un diseño de vehículos flexible y de bajo costo, y una producción de gran volumen en China, según le informaron a Reuters seis ejecutivos actuales y antiguos de GM, y seis expertos de la industria.

La promesa de Barra de obtener ganancias es una afirmación audaz en un mercado impulsado más por las políticas gubernamentales que por la demanda del consumidor, y donde Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, está invirtiendo más de 1.000 millones de dólares (837 millones de euros) en efectivo cada trimestre en la producción de sus coches.

Barra y GM han invertido mucho esfuerzo en la estrategia de electrificación, y se empeñaron durante el año pasado en persuadir a los inversores de que GM puede competir con Tesla aprovechando el éxito del último vehículo eléctrico del fabricante, el Chevrolet Bolt EV, y reduciendo los costos.

GM también trabaja en su propio servicio de taxi autónomo, con el objetivo de lanzarlo en el 2019.

GM reduce el coste de la batería

Un elemento clave del plan, según dos personas familiarizadas con la estrategia de la compañía, es recortar la cantidad de cobalto en el nuevo sistema de baterías EMC 1.0 de GM. El precio del cobalto, el ingrediente más costoso en las baterías de iones de litio actuales, se ha disparado en los últimos dos años.

El nuevo diseño de la batería de GM aumenta la cantidad de níquel, lo que permite a las baterías almacenar y producir más energía.

GM espera que este movimiento, y otros similares enfocados en la batería, reduzcan el costo de las celdas de la batería en más del 30%, de 145 dólares (120 euros) por kWh a menos de 100 dólares (84 euros) para el 2021.

Además de mejorar el diseño y rendimiento de la batería y el vehículo, GM está trabajando con su socio chino SAIC para reducir el costo de ensamblaje de los automóviles eléctricos. Las fuentes dijeron que GM y SAIC están diseñando fábricas en China dedicadas a los vehículos eléctricos que son mucho más pequeñas, menos complejas y más eficientes que una planta de automóviles convencional.

De igual forma, GM está desarrollando una nueva estructura flexible y modular para sus vehículos eléctricos de próxima generación, que podrá acomodar sistemas de baterías de diferentes tamaños, así como también pilas de combustible de hidrógeno.

GM tiene más capital para el desarrollo de vehículos eléctricos debido a las decisiones de Barra de vender operaciones europeas que perdían dinero, salir de otros mercados no rentables e invertir en una nueva generación de camionetas pickup impulsadas por gasolina, que se lanzarán más adelante en 2018.

El fabricante de automóviles ahora cuenta con más de 1.700 ingenieros, diseñadores e investigadores que trabajan con baterías y vehículos eléctricos, muchos de ellos en el Centro Técnico de GM en Warren, Michigan, donde la compañía abrió un centro de investigación de baterías en 2009.

 

Conversaciones: