160 PUNTOS DE CARGA Y 18 BATERÍAS REUTILIZADAS

Opel instala 160 puntos para estudiar cómo influye la recarga de coches eléctricos a la red

Opel participa en un proyecto que estudiará la influencia de la recarga de vehículos eléctricos en la red con la instalación de una infraestructura de recarga inteligente compuesta por 160 puntos y un sistema estacionario de baterías reutilizadas del Ampera.

Opel participa en un estudio sobre la sobre la influencia de la recarga de coches eléctricos en la red en su centro de I+D de Opel en Rüsselsheim.
Opel participa en un estudio sobre la sobre la influencia de la recarga de coches eléctricos en la red en su centro de I+D de Opel en Rüsselsheim.

Opel instalará más de 160 puntos de recarga para vehículos eléctricos en su centro de I+D de Rüsselsheim, en Alemania, como parte de un proyecto de investigación para estudiar el comportamiento de la red eléctrica en un escenario dominado por la electrificación del automóvil. Paralelamente se instalará, en el centro de pruebas de Rodgau-Dudenhofen, un sistema de almacenamiento de energía a base de baterías reutilizadas procedentes de vehículos eléctricos.

El proyecto E-Mobility-Lab Hesse tiene prevista una duración de tres años y cuenta con la financiación del ministerio de economía, energía y transporte de Hesse gracias al Fondo Europeo para el Desarrollo Regional (EFRE). “En Hesse, casi la mitad de la demanda de energía puede atribuirse al transporte. Por esta razón estamos impulsando la transición energética a la movilidad eléctrica mediante el apoyo generalizado a la infraestructura de carga”, ha declarado Tarek Al-Wazir, ministro de Economía, Energía, Transporte y Desarrollo Regional de Hesse. Para el desarrollo de la investigación, Opel cuenta con la colaboración de la Universidad de Kassel y los especialistas en infraestructura de carga Flavia IT y Plug'n Charge.

Sistema de energía inteligente del proyecto E-Mobility-Lab Hessen

Sistema de energía inteligente del proyecto E-Mobility-Lab Hesse.

En los próximos meses, Opel instalará una infraestructura de carga inteligente para vehículos eléctricos en las instalaciones de Rüsselsheim, basada en un concepto desarrollado en el centro de estudios local House of Energy. Estará compuesta por 160 puntos de carga que generarán, durante tres años, una serie de datos reales sobre su uso. A partir de ellos, se realizarán simulaciones exhaustivas basadas en varios escenarios y se analizarán las implicaciones y problemáticas que la recarga de vehículos tiene sobre la red eléctrica. Finalmente se ofrecerán las soluciones apropiadas para resolver estos problemas.

Paralelamente, en el centro de pruebas de Rodgau-Dudenhofen se instalará un sistema de baterías modular que se utilizarán para el almacenamiento de energía. Las baterías reutilizadas procederán de 18 unidades del Opel Ampera antiguos, ofreciéndoles así una segunda vida como parte de un sistema estacionario. La instalación mitigará las puntas de demanda de energía y contribuirá a la estabilización de la red eléctrica. Según los investigadores, la capacidad de almacenamiento total será la suficiente como para alimentar la vivienda de una familia de cuatro personas durante un mes.

Conversaciones: